El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 7°C
Ícono

Rápidos y Furiosos: cómo se construyó una de las franquicias más exitosas del cine

Las ventas de entradas de Rápidos y Furiosos X parecen indicar que el interés por la saga en dos de los mercados más grandes del mundo (EE.UU. y China) estaría agotado.

whatsapp image 2023-05-18 at 2.35.30 pm
whatsapp image 2023-05-18 at 2.35.30 pm
Pablo Planovsky 21 mayo de 2023

Muy atrás, lejos en el camino, parece haber quedado el concepto original de Rápido y Furioso. 

Desde que se estrenó la primera, en 2001, cambió mucho fuera y dentro de la pantalla. De carreras ilegales a coches que tiran cohetes y son capaces de derribar aviones o combatir contra submarinos mientras los personajes recorren el mundo como si fueran James Bond, casi nada queda de la visión original de la primera película, más allá de la musculosa blanca que usa siempre Vin Diesel y el crucifijo plateado. Pero si la franquicia quiere seguir juntando millones, quizás deba volver a reinventarse.

La primera sorpresa en las salas fue Rápido y Furioso, una película que recaudó más de US$ 200 millones con un presupuesto de US$ 38 millones. La historia era sencilla: un policía encubierto (Paul Walker) que forjaba una extraña amistad con Dominic Toretto (Vin Diesel), un sospechoso de traficar electrodomésticos caros, como televisores y reproductores de DVD. Otra época. Había carreras ilegales, autos tuneados y la estética que empezaba a asomar en los albores del nuevo siglo. De hecho, era una copia de Punto Límite (Point Break, 1991) el clásico con Patrick Swayze y Keanu Reeves donde, en vez de ladrones en autos, eran surfistas.

Con un presupuesto mayor (US$ 76 millones) no tardó en llegar la secuela, Más Rápido Más Furioso (2003), de nuevo con Paul Walker, pero sin Vin Diesel (reemplazado por Tyrese Gibson) y Eva Mendes. El resultado fue aceptable (US$ 236 millones), pero la franquicia ya empezaba a señalar que el poder residía en las nuevas estrellas. Vin Diesel, que no había tenido el éxito esperado como estrella de acción en xXx (2002), no participó en la secuela ni en Rápido y Furioso: Reto Tokio (2006). La más cara hasta entonces (US$ 86 millones) al borde de ser un fracaso taquillero (US$ 158 millones en todo el mundo). 

 

Con menos presupuesto que Reto Tokio, Rápidos y Furiosos (2009) recaudaba más de US$ 360 millones para convertirse, hasta entonces, en la más exitosa de todas. Estaba comprobado: las estrellas de Rápido y Furioso, más que los autos, eran Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodriguez y Jordana Brewster. Con Rápidos y Furiosos: 5in Control (2011) aumentaron el presupuesto (US$ 125 millones) y la apuesta salió bien. Recaudó más de US$ 620 millones a nivel global. 

El equilibro entre lo camp y lo kitsch

Ambientada en Brasil, Fast Five (es el título original), sumaba a Dwayne "The Rock" Johnson al grupo en una película que también reunía, por primera vez, a casi todos los actores: Tyrese Gibson, Ludacris, Gal Gadot, Eva Mendes y hasta Sung Kang, de Reto Tokio. Con actores y extras de toda América Latina, la saga por primera vez se lanzaba de lleno con la cultura iberoamericana, sumando además a la actriz española Elsa Pataky. Fast Five era pasión de multitudes en los cines argentinos; incluso con caravanas y desfiles de autos tuneados yendo a los cines para el estreno de la película que terminaba como una fiesta al ritmo de Danza Kuduro, la canción de Don Omar.

Aunque Rápidos y Furiosos nunca gozó del visto bueno de la crítica de cine, Fast Five pareció dejar contentos a todos. Es, hasta la fecha, la que mejor promedio goza para los críticos (65/100 en Metacritic) y los usuarios (tanto en IMDb como Letterboxd, es la mejor puntada de todas). Una "película de atracos" que combinaba, en dosis justas, el disparate camp de ver a unos autos revolear una bóveda gigante por las calles de Brasil con los personajes que hablaban sobre los valores de la amistad y la familia.

Rápidos y Furiosos 6 (2013) era la primera que apostaba por cambiar la esencia de la franquicia. Como si fuera 007 o Misión: Imposible, ahora "la familia" se veía involucrada en planes para salvar al mundo del villano de turno, Jason Statham con un auto con forma de rampa. Costó US$ 260 millones y recaudó US$ 788 millones.

Éxito y señales de agotamiento

La tragedia se ciñó sobre una franquicia que no paraba de crecer cuando, en mitad del rodaje de Rápidos y Furiosos 7, falleció en un accidente de autos - casualmente trágico - Paul Walker. La película se completó (costó US$ 250 millones) y finalmente se estrenó en 2015. El éxito fue masivo en todo el mundo. Es, hasta hoy, la más taquillera de todas: más de US$ 1500 millones ese año, solo superada por El Despertar de la Fuerza y Jurassic World. 

La balada See You Again, de Whiz Khalifa con coros de Charlie Puth, y Ride Out, de Tyga, canciones que eran parte de la banda sonora, también reventaron los charts. Las audiencias, quizás por morbo, quizás movilizadas por la situación, quizás por curiosidad, llenaron los cines.

Las películas que siguieron fueron exitosas, pero mientras los costos crecían, las ganancias disminuían. La novena, estrenada cuando los cines se recuperaban de la pandemia, recaudó apenas arriba de los US$ 700 millones y las críticas fueron demoledoras. Los autos ya iban al espacio, en una saga ya autoconsciente de que se había convertido en una parodia de sí misma. Las rispideces de egos entre Dwayne Johnson y Vin Diesel hicieron que el primero optara por hacer un spinoff, Hobbs y Shaw (con Statham), al que tampoco le fue muy bien.

Rápidos y Furiosos X es una de las películas más caras de la historia del cine (se estima un presupuesto de US$ 340 millones, sin contar publicidad). Si las preventas son un indicador confiable, el interés de Estados Unidos y China por la saga se habría agotado. En China, las preventas son apenas del 10% comparado con la anterior. 

Quizás el as bajo la manga, ahora que los cines operan a plena capacidad, pueda ser el mercado iberoamericano. Habrá que ver qué sucede en el taquilla con Fast X: si la audiencia decide seguir acompañando a estos personajes unos kilómetros más (Vin Diesel dijo que esta película es la primera de una trilogía donde concluye la serie, aunque Hollywood no conozca finales para nada que sea exitoso) o, en cambio, prefieren bajarse ya de la montaña rusa.

María Becerra, la argentina que triunfa en Hollywood

Para la banda sonora de Rápidos y Furiosos X fue convocada María Becerra, la estrella argentina de 23 años, nacida y criada en Quilmes.

¿Qué siente una de las artistas más exitosas del país, reconocida en los Premios Gardel, por participar en esta película? La nena de Argentina le respondió a El Economista que "se siente increíble porque hay todo un mundo armado, todo un revuelo que no lo puedo creer. Estoy feliz y honrada por formar parte de esto. Fue un desafío, realmente, porque sabiendo que se trata de una película tan grande, de una saga tan importante, hubo muchos filtros en cuanto a la canción (se refiere al proceso creativo: la canción la compuso con la película en posproducción), muchos idas y vueltas, muchas decisiones que tomar, pero quedó un resultado increíble, así que feliz".

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés