El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 23°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 23°C

Estudio: consumir más pescado podría salvar al planeta del cambio climático

La revolución de la comida azul.

AdobeStock_109884883-816x520-1
17-09-2021
Compartir

Comer más pescado puede ser el secreto para salvar el medio ambiente, sostiene un nuevo estudio. Un equipo internacional dice que una "revolución de la comida azul", que implica duplicar el consumo mundial de productos acuáticos, podría vencer al cambio climático.

Los investigadores dicen que esta estrategia beneficiaría la salud humana, ya que algunos pescados son más nutritivos que la carne de res, cordero, cabra, pollo o cerdo. Las plantas y las algas de los ambientes marinos y de agua dulce también estimulan la dieta. Además, los piscicultores se beneficiarían económicamente ya que suministran pescado a la creciente población mundial.

El ambicioso plan Blue Food Assessment (BFA) fue elaborado por un equipo internacional de más de 100 expertos.

“Los alimentos azules son mucho más diversos de lo que normalmente se pensaba, y también lo son las muchas comunidades de pescadores en pequeña escala que a menudo se pasan por alto a pesar de proporcionar la mayoría de los alimentos azules que la gente come”, dice la copresidenta, la profesora Beatrice Crona del Centro de Resiliencia de Estocolmo en un comunicado de la universidad.

“Pocos países, si es que hay alguno, están desarrollando su sector de alimentos azules para brindar beneficios ecológicos, económicos y para la salud en todo su potencial”, agrega la copresidenta, la profesora Rosamond Naylor de la Universidad de Stanford. "Esta evaluación tiene como objetivo proporcionar la base científica para que los responsables de la toma de decisiones evalúen las compensaciones e implementen soluciones que harán de los alimentos azules una parte fundamental de un sistema alimentario mejorado desde la escala local hasta la global".

La dieta del marisco puede ser la más nutritiva para las personas.

La base de datos describió 3.753 tipos de alimentos, incluidos peces , crustáceos y algas. Los investigadores también evaluaron los niveles de omega-3, vitaminas A y B12, calcio, yodo, hierro y zinc en alimentos que van desde las algas hasta el salmón. El análisis encuentra que las siete categorías principales de alimentos de origen animal ricos en nutrientes son acuáticos, incluidos el atún, el arenque, los mariscos, el salmón y la trucha.

En comparación con el pollo, la trucha tiene aproximadamente 19 veces más ácidos grasos omega-3. Las ostras y los mejillones tienen 76 veces más vitamina B-12 y cinco veces más hierro. Las carpas tienen nueve veces más calcio. Las algas y los mariscos de cultivo como las almejas y las ostras obtuvieron mejores resultados.

Un modelo matemático mostró que un aumento del 8% en la producción de productos del mar para 2030 reduciría los precios en una cuarta parte. También mejoraría las dietas de hasta 166 millones de personas, con beneficios tres veces mayores para las mujeres en los países de bajos ingresos. Las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación también se reducirían drásticamente.

En promedio, las principales especies producidas en la acuicultura, como el salmón y la carpa, tenían huellas ambientales comparables a las del pollo, la carne terrestre de menor impacto. Las sardinas, las anchoas, los mariscos y las algas ya ofrecen menos factores estresantes que el pollo. La investigación también revela que los sistemas alimentarios azules que enfrentan el mayor riesgo del cambio climático se encuentran típicamente en lugares donde las personas dependen más de ellos y son menos capaces de hacer frente a los cambios ambientales.

El estudio aparece en la revista Nature .

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés