El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

Revuelo político tras la detención de López

El Gobierno mostró su satisfacción mientras el peronismo osciló entre los repudios al exfuncionario y la incomodidad.

16-06-2016
Compartir

El hecho sucedió en la madrugada del martes y todavía es difícil establecer las consecuencias posibles y los alcances políticos que tendrá el caso. Lo que sí perdura es la conmoción, luego de que el exsecretario de Obras Pública durante las gestiones de Néstor Kirchner y Cristina Fernández fuese detenido en un convento de la ciudad de General Rodríguez con 8.982.047 dólares, 153.610 euros, 425 yuanes, 49.800 pesos y dos reales de Qatar en su poder.

Por caso, el presidente Mauricio Macri volvió a referirse al tema, en Colombia, y lo consideró que es “un escándalo” para el país que “un señor que ejerció la función pública sea hallado con bolsos que tenían millones de dólares”. De alguna manera, sintetizó el estado de ánimo del Gobierno, que obtiene, de esta forma, un poco de aire político en un momento de cierta dificultad. Muy temprano, durante la mañana de ayer, referentes de primer y segundo orden del Gobierno salieron en cadena a señalar el hecho como directamente ligado a la corrupción del mandato anterior.

En cuanto a la dirigencia kirchnerista hubo coincidencias en el repudio y también incomodidad manifiesta respecto a un exfuncionario de peso. El denominador común también fue desligarlo de la expresidenta Cristina Fernández y el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido. E incluso algunos referentes solicitaron “tener mucho cuidado en la utilización partidaria” de este caso para evitar el “que se vayan todos”.

El jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria (FpV), Héctor Recalde, reconoció que la detención de López fue “un baldazo y un garrón”, y eligió defender a De Vido, quien era su superior en el Ministerio de Planificación Federal. “Utilizar la corrupción manifiesta y flagrante de López para descalificar a un diputado no me parece bien”, dijo.

Por su parte, el titular del partido Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, calificó de “chorro” a López, aunque remarcó que su accionar “no tiene por qué llevarse puesto un proyecto popular, nacional y democrático”, al aseverar que “pone las manos en el fuego” por Fernández de Kirchner y “la inmensa mayoría de la dirigencia y funcionarios de los doce años” de gestión. En tanto, la diputada Nilda Garré dijo estar “indignada” por el caso de López, de quien dijo que actuaba con “mucha autonomía”, aunque admitió que De Vido tiene que dar “explicaciones” en la Justicia.

El diputado bonaerense del FpV Fernando “Chino” Navarro también manifestó su repudio. Pidió que a López “le caiga todo el peso de la ley” y “vaya preso”, aunque desligó a Fernández de Kirchner, al considerar que “es ajena a esto”. Además, recordó que la ex presidenta “no tiene fueros” y está “a disposición de la Justicia”. El legislador expresó su “bronca y vergüenza” por tener que “explicar lo inexplicable”, al referirse a la detención, y sentenció: “Tener que hablar de un ladrón es un hecho que nos avergüenza”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés