El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 9°C
Panorama

La importancia de los fundamentos de cara al cierre de 2023

Por el momento, la macroeconomía refleja un sistema que por ahora pudo sobrevivir los embates de la Fed.

La importancia de los fundamentos de cara al cierre de 2023
Federico Pablo Vacalebre 17 septiembre de 2023

Vemos suba de tasas largas debido a tres eventos que se registran: 

  1. El petróleo se escapa a la zona de los "85" (generando un salto en el breakeven de 30 años de aproximadamente 15 basis, involucrando una nueva suba que carga expectativas de inflación en las tasas largas). 
  2. Desde el suceso "Fitch" (con una baja de la calificación crediticia) se agregó una inesperada prima de riesgo sistémico. 
  3. Desde comienzos de 2023, se observa una economía que se "desinflaciona, sin recesionar". Si bien puede ser explicada porque estaría exhibiendo fuertes saltos de productividad, también sirvió para recargar a las tasas largas, tanto reales como nominales.

Lo cierto es que, de mayo a mediados de julio 2023, consideraría que la historia dominante fue la relacionada con shocks de productividad. Creería que el aumento de riesgo sistémico comenzó a dominar, produciendo la corrección que observamos en el mercado de acciones, en especial el equity tecnológico. 

La pregunta es si será lo suficientemente nociva como para ahogar al bull market. Habrá que ver cuál de los dos efectos termine dominando, si mayor riesgo sistémico o mayor productividad. 

El "evento Fitch" generó un salto en la parte larga de la curva y ha producido subas en tasas largas en todo el espectro de bonos soberanos del G10 y emergentes. Lo más seguro es que este efecto será uno vertical que culmine con tasas a un nivel mayor y en sobrerreacción. Independientemente de este evento, los fundamentos mandan y serán estas dos tendencias las que en definitiva decreten la supervivencia o no del tímido bull market. 

Esto sirvió para darle al mercado una excusa de toma de ganancias, desinflar al Nasdaq y volver a generar puntos de entrada razonables. No parecería que pueda doblarle el brazo a este bull market, que  sigue dependiendo de la macroeconomía. Con este escenario, siguen fijos los datos de empleo para una economía norteamericana resiliente. Todo volverá a revaluarse a partir de los datos de inflación.

El 2023 es data-driven y será influenciado por la desinflación y/o recesión. Los datos de empleo reportados a principio de agosto vuelven a describir a una economía con signos de resiliencia. 

Por el momento, la macroeconomía refleja un sistema que por ahora pudo sobrevivir los embates de la Fed. En el caso que los datos mensuales de CPI y PCE (inflación) sigan describiendo las tendencias actuales, el mercado seguirá contento. Para un mercado que intenta asimilar el "evento Fitch", los datos de empleo involucran que la primera vara fue saltada. Serán los datos de CPI y PCE los que ordenen la dinámica de Wall Street.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés