El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 17°C
Análisis

¿Hasta dónde llegará el impacto de la caída de Evergrande en China?

Pese a la gran crisis que atraviesa el sector inmobiliario chino, es difícil imaginar al gobierno haciendo ahora una fuerte intervención de rescate.

¿Hasta dónde llegará el impacto de la caída de Evergrande en China?
Patricio Giusto 09 octubre de 2023

Con el incumplimiento del pago de deudas a partir de 2021, el gigante inmobiliario chino Evergrande inició entonces un tortuoso proceso que ahora podría llevarlo al colapso definitivo. Pero el mayor problema es el efecto cadena que este caso ha desatado, no sólo para el sector inmobiliario, sino para la economía china en general.

Días atrás, asesores de los tenedores de bonos internacionales de Evergrande advirtieron sobre una posible liquidación después del fracaso de su último plan de reestructuración. En septiembre, la empresa admitió en una presentación en la bolsa de valores de Hong Kong que no podía proceder con el plan pautado. Lógicamente, las acciones del grupo y de otros gigantes del sector se hundieron.

El grupo de tenedores de bonos de Evergrande, representado por el banco de inversión Moelis y el estudio de abogados Kirkland & Ellis, criticó lo que llamó "esfuerzos fallidos de la empresa para obtener la aprobación regulatoria de la República Popular China". La lectura en el mercado fue que el gobierno le soltó definitivamente la mano a Evergrande.

Hoy por hoy, el escenario más probable es que se produzca una audiencia de liquidación en Hong Kong hacia finales de este mes, lo que significaría el final del grupo Evergrande, pero ahora en el marco de un colapso no controlado, que muchos temen. Nadie duda que esto tendrá un efecto inmediato e igualmente catastrófico en otras empresas que se encuentran en una situación similar, sin capacidad de honrar sus compromisos por falta de liquidez. En el caso de Evergrande, el gigante tenía más de US$ 300.000 millones en pasivos en el momento de su incumplimiento. Finalmente, en julio pasado reveló pérdidas de US$ 81.000 millones en 2021 y 2022.

La economía china alcanzó en 2021 un PIB de US$ 17,7 billones, según el Banco Mundial
l

La atención ahora ha virado hacia los pagos atrasados de Country Graden, el mayor desarrollador privado de China. El mercado entiende que Beijing buscará evitar a toda costa el colapso en simultáneo de estos dos gigantes, pero no hay nada seguro. Mientras tanto, Sunac, otro gran desarrollador inmobiliario de China, recibió la aprobación de un tribunal de Hong Kong para seguir adelante con su propio plan. Se trata de otro proceso que será seguido muy de cerca por autoridades y operadores.

La estrepitosa caída de Xu Jiayin

Xu Jiayin, fundador y presidente de Evergrande, se convirtió en una de las figuras más famosas y controversiales de China. Xu, de 64 años, tuvo orígenes muy humildes. En 2017, encabezó la lista de las personas más ricas de Asia con una fortuna estimada en US$ 42.500 millones. Fundó Evergrande en 1996, en Guangzhou, capital de la poderosa provincia sureña de Guangdong. 

La propia Evergrande se encargó de anunciar días atrás que Xu era "sospechoso de crímenes" por parte de las autoridades chinas, por lo que fue arrestado y puesto bajo "medidas obligatorias". La estrepitosa caída de Xu causó gran conmoción en China. En la previa, otros ejecutivos de la compañía también fueron detenidos. Cabe recordar que, en 2008, en el esplendor de su carrera empresarial, Xu había sido nombrado miembro de la prestigiosa Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. 

Incertidumbre sobre qué hará el gobierno chino

Paradojalmente, las acciones de Evergrande subieron tras la detención de Xu Jiayin, debido a que muchos operadores especulan que sería el paso previo a una adquisición estatal de la empresa. 

  • Sin embargo, la liquidación es, por ahora, es la única vía a la vista. La economía china atraviesa un momento de desaceleración muy complejo, que obedece a factores tanto estructurales como coyunturales. 

Es difícil imaginar al gobierno chino haciendo ahora una fuerte intervención de rescate de estos gigantes que se desploman, aunque está claro de que, en mayor o menor medida, se verá obligado a intervenir, por lo que significa en términos de actividad económica, nivel de empleo y crisis de vivienda para cientos de miles de ciudadanos.

Alrededor del 80% del sector de desarrollo inmobiliario de China sigue siendo de propiedad privada. Eso es lo que cambiaría a partir de ahora, tras los casos emblemáticos de Evergrande, Country Graden y tantos otros. Según expertos de la industria, algunas empresas están retrasando la construcción a gran escala, anticipando su disolución una vez que los proyectos estén completos. Más especulaciones que certezas y muchísima incertidumbre en el horizonte.

 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés