El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 12°C
Panorama

Un "cisne negro" en las primarias puede cambiar todo

Los inversores creen que JxC pondrá al nuevo presidente. Pero todo está en movimiento. Si Massa o Milei aparecen con chances, el 14 de agosto el mercado puede cambiar.

Un "cisne negro" en las primarias puede cambiar todo
Luis Varela 31 julio de 2023

La semana pasada hubo dos eventos que hicieron sombra sobre la tendencia de las variables financieras. En el exterior se aplicó un nuevo aumento de 25 puntos básicos en tasa tasas base de los principales bancos centrales de occidente (la Fed y el BCE). Y a nivel local el viernes el cuerpo técnico del FMI confirmó que en agosto enviará DEG para que Argentina del virtual presidente Sergio Massa no entre en default.

Estos dos elementos, que en otro momento habrían provocado un impacto sobre los negocios, apenas movieron las agujas. Y esto indica que tanto los inversores globales como los internos ya están colocados en una tendencia que sólo podrá ser modificada por nuevos eventos, pero que sean completamente inesperados.

De hecho, a pesar de subir las tasas base, el viernes pasado las tasas largas de EE.UU. se colocaron con tendencia bajista: se pagó 4,5% anual a 1 año de plazo, 4,2% a 5 años, 4% a 10 años y 4% a 30 años. Y esta variación se concretó a pesar de que la cotización de las materias primas está, a nivel global, otra vez empinadas, poniendo a prueba el convencimiento de muchos inversores especulativos que creen que la inflación global ya fue vencida.

Commodities para arriba

Hoy termina julio y, hasta ahora, principalmente el precio del petróleo (ajustado por menor oferta de la Opep) mantiene a muchos valores cabalgando. En lo que va del mes, la soja de Rosario sube 21,60%, el petróleo avanza 14,6%, el níquel trepa 9,3%, la onza de plata gana plata 6,9%, el maíz rosarino mejora 4,70%, el cobre se sostiene 4,3%, el girasol de Rosario suma 3,7%, el aluminio 3,5% y el oro tiene un alza del 2%. Hay pocas cosas que bajan: el sorgo rosarino achica 1,7%, el Bitcoin pierde 3,7%, la soja de Chicago cae 4,5% y el trigo rosarino se desploma 4,8%.

En respuesta a estos movimientos de tasas y de commodities, el dólar global estuvo mixto en la semana: subió 1% contra el euro, 0,8% en Chile y 0,5% contra el franco suizo, no cambió contra la libra y cayó 0,4% en Japón, 0,5% en China y 0,8% en Brasil, que sigue con el real enarbolado porque tiene tasas de interés ultra positivas contra una inflación completamente en baja.

El dólar en Argentina

dolar dólar
 

El caso argentino, por supuesto, siempre es un fenómeno aparte. Durante la semana pasada el dólar blue saltó 4,2%, el contado con liquidación trepó 2,6% y el dólar MEP tuvo un alza del 2,2%. Por lo que a pesar de las "movidas desesperadas" (según sentenció el economista Ricardo Arriazu), la brecha cambiaria volvió al 100% (algo totalmente inviable según advirtió desde Fiel el economista Daniel Artana).

Tragando una bocanada de oxígeno para llegar competitivo a las PASO que se celebran dentro de 13 días, el ministro candidato realizó una devaluación impositiva, que ya provocó un salto del dólar, una remarcación del 10% en los precios (que puede llevar al IPC de agosto al 8% o 9% mensual). Y el horizonte es inquietante porque la inclusión del maíz en el dólar agro permitió sumar reservas por US$ 441 millones en la semana (algo que tranquiliza en un momento en el que hay reservas líquidas negativas por unos US$ 8.000 millones), pero que ya hizo saltar el precio de la hacienda en Cañuelas y que llevará un salto del 20% a la carne en las carnicerías.

Todo esto, obviamente, tiene alto impacto en la composición del Indec. Con eso, ya se negocian paritarias con subas del 120% y desde Economía se instruyó al Banco Central para que esta semana no se realice, como se hace siempre el primer viernes de cada mes, el Relevamiento de Expectativas de Mercado. El último dio una tasa de inflación esperada muy alta, y es preferible que ese dato se conozca después de las PASO, con los votos ya en las urnas, sin que la gente sepa qué pasa.

El acuerdo con el FMI

fmi
 

Desde hoy, como la parte técnica del FMI dice que liberará unos US$ 7.500 millones en DEG una vez que el board del organismo vuelva de sus vacaciones y vote, Argentina pagará los dos vencimientos (de hoy y mañana, por US$ 3.440 millones) con yuanes o con más deuda, gracias a un crédito de la CAF. Por lo que se pagará deuda más barata con deuda más cara; se cambia de un acreedor que cobra menos por otro acreedor que cobra más.

Esta promesa de que finalmente llegarán los DEG después de las PASO fue vendida por el Gobierno afirmándose que "el cierre de la revisión con el FMI no trajo novedades y ayuda a contener el escenario financiero en el corto plazo". Pero sí hubo novedades, y contundentes: el impuestazo a las importaciones generó remarcación en los precios. Y la incorporación del maíz al dólar agro permitió sumar reservas pero impactó en el precio del ganado en Cañuelas y esta semana la carne entrará con subas del 20% a las carnicerías. Además, tal como pasó con la aplicación del SIRA, una vez que los importadores se acomoden, esta ola volverá a darse vuelta, y la suba de reservas volverá a aplacarse. Lo cual sumará más desaceleración a una actividad económica que viene bajo presión desde hace casi cuatro meses.

Y hay nubes negras que muchos operadores prefieren no mirar. Por ejemplo, la dura advertencia de Moody's de "pérdidas eventuales" para los bancos argentinos por la creciente exposición de las entidades a la deuda estatal. Y ni que hablar si se piensa en el fallo que dará de un momento a otro la jueza Preska de Nueva York, por el que la argentina deberá pagar una montaña de dólares por un número aún desconocido.

Lo concreto, en el vamos viendo argentino, en el "plan llegar", lo importante es que el acuerdo técnico con el FMI significaría que el Fondo no dejará caer en default a esta Argentina. Por eso, durante la semana pasada los bonos lograron subir 5,1%, permitiendo una reducción de 57 unidades para el riesgo país, hasta 1.960 puntos básicos, retornándolo al valor de hace tres semanas.

Avance de las bolsas

El viernes, tras el guiño técnico del Fondo, hubo un alivio tanto para bonos como para acciones, pero en el balance de la semana el resultado obtenido por la Bolsa de Buenos Aires fue durísimo: fue largamente los peores de todos. De hecho, durante las cinco ruedas de la semana que paso la Bolsa de México subió 2,3%, el Nasdaq avanzó 2%, Frankfurt 1,8%, Tokio 1,4%, Madrid 1,2%, el Dow Jones 0,7% y Chile 0,6%. En cambio, la Bolsa de San Pablo no se movió y, atención: la de Buenos Aires bajó 3,0% en pesos y se desplomó 7,1% en dólares, el trade electoral ha desaparecido.

Y a partir de ahora, con los pagos que se hacen hoy y mañana, más lo que pueda pasar en las elecciones primarias, hay que estar atentos a los depósitos: se están planchando y hay retiros. El BCRA fijó normas para que haya transferencias limitadas desde cuentas en dólares, ya que no queda ni fondo de olla. 

O sea, en campaña, Massa sigue con más de lo mismo. Son todos son manotazos para conseguir fondos para ahora, que quitarán ingresos mañana. Se sabe, el verdadero desarme de la bomba deberá ser ponerle un tope a los que viven del Estado, y revitalizar el negocio privado para que vuelva la inversión y el empleo. Y el candidato no tocó ningún interés de los que viven del Estado en un año de Gobierno, postergando todo. Por supervivencia mutua, el país sigue entubado al oxígeno del FMI, que presta, renueva y se le debe cada vez más.

El trade electoral en pausa

En el mercado, con el trade electoral ya colocado en una pausa, afirman que ahorristas e inversores tienen un mapa del resultado ya colocado en la cabeza. La idea es que, o con Bullrich o con Larreta, JxC será el que coloque al nuevo Presidente en la Casa Rosada. Si, en cambio, ocurre un "cisne negro", como por ejemplo la posibilidad de que Massa siga en el poder o que Milei se alce con la corona, todo el actual nivel de precios puede cambiar. Con el mapa esperado, el 14 de agosto será tranquilo. Con un "cisne negro" el desarme puede llegar a modificar todo, abruptamente, por lo que el consejo de los bancos de inversión sigue siendo el mismo: "hay poco para ganar y mucho para perder".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés