El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 17°C
Panorama

Todo sube y la devaluación del lunes se licuó en dos días

El dólar volvió a saltar. Los comercios se quedaron sin precios de referencia, y hubo congelamiento de operaciones en algunas fábricas. Sin embargo, las acciones pudieron defenderse. El BCRA sigue perdiendo reservas,

Argentina sufrió ayer otro día envuelto en histeria.
Argentina sufrió ayer otro día envuelto en histeria.
Luis Varela 17 agosto de 2023

Mientras los tres candidatos con chances para llegar al balotaje en noviembre siguen concentrados en sus estrategias puramente electorales, el pueblo argentino volvió a vivir otro día enloquecido, con caos de precios en los comercios, con muchos productos sin valor, con góndolas vacías, con la oferta desaparecida y con miles de familias que se van hundiendo en la pobreza minuto a minuto.

Con una velocidad pasmosa, que no se veía desde la hiperinflación desde 1989, ayer se concretó un nivel de remarcación en todo tipo de comercios que terminó licuando por completo la devaluación que hizo Massa el lunes para recibir los DEG del FMI, al punto que el viernes pasado la brecha cambiaria entre el oficial y el blue era del 101,7% y ayer llegó al 112,6%, alcanzando por momentos los niveles que dejaron fuera de la cancha al ex ministro de Economía Martín Guzmán.

Más incertidumbre

Mecon
 

El nivel de incertidumbre que provocó el práctico triple empate en la PASO del domingo, más la devaluación sin plan del lunes, con la idea de seguir llenando al país con múltiple emisión de pesos para ver si se pueden rasguñar algunos votos, determinaron que ayer los ahorristas huyeran con mayor velocidad del peso, sin pensar ni un segundo en el premio del 118% anual que entrega ahora la tasa de interés de los plazos fijos.

En medio de este incendio de precios, la sensación de la sociedad es que hay total acefalía, nadie en el poder, el mercado está en una licuadora, Massa está colgado del tubo de oxígeno del FMI, y con eso volvió a volar el dólar blue, con un día en el que tanto las acciones como los bonos tuvieron una actuación mucho mejor que el lunes, ya que las caídas fueron tomadas como algunos como una oportunidad de compra por la simple razón de que en la PASO la suma de los votos por Milei y por JxC da 58,5%, lo cual deja completamente fuera de juego al peronismo y mucho más al kirchnerismo.

Pero lo grave del caso es el aquí y ahora. Muchas personas de bajos recursos intentaron realizar las compras diarias de alimentos mínimos, y se encontraron con subas de más del 20%. Y hubo casos que anticipan un desafío complejo: fábricas sin insumos que están suspendiendo a su personal. O pymes que requieren determinados productos para seguir funcionando, los encontraron con precios ridículos y no solo los terminaron pagando, sino pidiendo dos o tres unidades más que siempre por temor a un inmediato desabastecimiento.

Complicaciones externas

Mercados-tras-las-PASO
 

Mientras este colapso se vive en Argentina, en el mundo también se ven complicaciones. Se conocieron las minutas de la Fed, se advierte que la chance de que siga subiendo la tasa base del banco central norteamericano es concreta y, por eso, se aplanaron más las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,4% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,4% a 30 años, con los plazos más largos cada vez más caros. Así, en el exterior el dólar subió 0,7% en Chile, 0,5% en Japón y 0,2% contra el euro y en China, no cambió en México y bajó 0,1% en Brasil y 0,2% contra la libra.

La sensación en casi todas las economías del planeta es que el mundo va a un menor crecimiento económico, con una inflación todavía resistente. Por lo que ayer se produjo un resultado mixto en los commodities. Hubo una caída del 2,2% para el petróleo, los metales preciosos siguieron débiles, los metales básicos actuaron mixtos, hubo una baja del 0,2% para el Bitcoin con caídas de hasta el 6% en el resto de las criptomonedas y, con todo muy atado al factor climático, se dio un día mixto para los granos tanto en Rosario como en Chicago, en el que el maíz, la soja y el girasol tuvieron mejoras, pero el trigo mostró precios a la baja.

A nivel local, mientras Tucumán anunciaba una suba del 45% para los empleados públicos, que seguramente serán cubiertos con fondos aportados por la coparticipación federal, en las redes sociales ardían los mismos mensajes: "Alberto está callado, Cristina está callada, Massa está callado, y desde el BCRA gritan: Digan algooo". Esto sucedió porque durante todo el día se repitió el rumor de que el lunes por la mañana las autoridades de Reconquista 266 se enteraron de la devaluación disruptiva y de la suba de tasas, y ahora se están comiendo críticas de todas partes.

A nivel cambiario el día comenzó con alta tensión desde muy temprano, ya que cientos de empresas no creen que Massa pueda cumplir con que el tipo de cambio oficial pueda quedar clavado en $350 hasta la elección. Incluso llegó a decirse que funcionarios del FMI ponían en duda que se liberaran los DEG si el dólar mayorista sigue en ese valor, con un agosto que viene ahora con una inflación estimada que orilla el 11%.

Operaciones en el Rofex

dolar
 

Y esa estimación se comprobó en la firma de contratos de dólar futuro que se hacen en el Rofex. Lejos de un dólar a $350 hasta el 22 de octubre, ayer se firmaron operaciones con una suba del 2,7% para fin de este mes, con un aumento del 8,3% en septiembre, del 19,4% en octubre, del 11,6% en noviembre y del 22,4% en diciembre, llevando al dólar oficial imaginado para fin de año en nada menos que en $635, 81,4% por encima del precio actual.

Con ese termómetro, ahorristas e inversores querían huir del peso a como diera lugar y pagaron el dólar a cualquier precio, tanto que el dólar blue saltó $50 hasta otro récord de $780, el dólar Qatar bajó $72,86 hasta $660,40, el Senebi subió $19,80 hasta $709,80, el MEP bajó $15,75 hasta $651,42 y el contado con liquidación subió $20,33 hasta $725,49. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 112% y la del CCL con el mayorista fue del 107%. Y la situación no fue peor porque, si bien el BCRA compró US$ 117 millones en el mercado, sin datos sobre yuanes ni dólar agro, al final del día perdió otros US$ 53 millones en las reservas, y además chupó de los bancos depósitos por $1.275 millones en Notaliqs a seis meses.

Suba del riesgo

milei
 

En el panel de títulos públicos, tras una potente baja inicial, con el correr de las horas los bonos repuntaron, con mucha selectividad, y el riesgo país igual subió 15 unidades, hasta 2.187 puntos básicos, ya que muchos inversores especulativos hacen cuentas y están convencidos de que no hay ninguna posibilidad de que Massa termine en la Presidencia de Argentina, ya que la cantidad de gente que votó por Milei y JxC supera con amplitud a UxP, pero sobre todo porque para octubre la inflación estará volando y el nivel de actividad caerá tanto que la quimera de caer en una depresión es una certeza cada vez más posible.

A nivel papeles privados, la posibilidad de que la Fed siga con tasas más altas, o por lo menos muy altas por bastante tiempo, sobre todo con la tasa a 10 años en 4,3% anual, mas la agencia Fitch reiterando que le bajará la nota a varios bancos, determinó nuevas bajas en la bolsa de Nueva York: el Dow perdió 0,5%, el S&P cedió 0,8% y el Nasdaq cayó 1,2%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,5% y la de México subió 0,5%.

Y en el mercado bursátil local se volvió a vivir una verdadera ilusión. Con volumen récord, $20.091 millones operados en acciones y $26.775 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió otro 6,2% en pesos, pero bajó 0,6% medida en dólares. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York mostraron un resultado mixto con subas del 2% al 6% para Telecom, TGS, Cresud, YPF, Edenor, Central Puerto, Despegar, Galicia, IRSA y Loma Negra; y con bajas del 2% al 3% para Mercado Libre y Bioceres.

A lo largo del día recorrieron el espinel todo tipo de rumores. Volvió a repetirse, como ocurre desde marzo, que Massa está por viajar a Washington para terminar de firmar el acuerdo con el FMI. Pero desde UxP le sugieren que, ni bien consiga los DEG por US$ 7.500 millones para pagarle al Fondo, a la CAF, a Qatar y a los chinos, se baje del triple ministerio, y se enfoque directamente en la campaña electoral, ya que por delante se ve alta inflación y más tensión cambiaria, algo que le quitará mucho plafón si lo sigue encontrando como ministro de Economía.

Nadie puede decir con certeza qué va a pasar. Sorprendió ayer que desde Wells Fargo pronosticaran con seguridad absoluta que Javier Milei ganará las elecciones presidenciales. Frente al presente estado de cosas, los consejeros de inversión siguen sugiriendo prudencia. Advierten que estamos en estado de pánico. Reiteran que Argentina no termina en diciembre. Que esta crisis va a ser superada y que es altamente probable que el próximo Gobierno sea mucho mejor que el actual. De ahí que el peso siga cayendo sin parar, porque el BCRA está quebrado, pero los bonos y las acciones se defendieron un poco mejor, tienen precios muy bajos, y de largo plazo tienen más para subir que para bajar.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés