El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 16°C
Mercados

Tocaron los plazos fijos y se despertó el dólar

La Bolsa subió en pesos pero quedó neutra en dólares. Y los bonos bajaron, con el riesgo de Javier Milei otra vez en el nivel de Sergio Massa.

Billetes De 100 Dólares Estadounidenses
Billetes De 100 Dólares Estadounidenses Pexels
Luis Varela 29 diciembre de 2023

La decisión del BCRA de estirar los plazos fijos UVA desde 90 a 180 días hizo que muchos ahorristas decidieran bajarse del barco. Así, todos los dólares libre subieron fuerte, con aumentos de hasta $42 en un día y con el blue volviendo a $1.025. Esto no fue bueno para los títulos argentinos. La Bolsa subió en pesos pero quedó neutra en dólares. Y los bonos bajaron, con el riesgo de Milei otra vez en el nivel de Massa.

Con muchos de los que votaron a Javier Milei haciendo muecas, de alguna manera entendiendo sus decisiones pero muy enojados porque los privados vuelven a recibir gran parte del peso de ajuste, el mercado financiero argentino volvió a ponerle una mala nota a la actual conducción económica.

Esencialmente, lo que más molestó a ahorristas e inversores fue el "corte de manga" que vino directamente desde el Banco Central, extendiendo de manera obligatoria los plazos fijos ajustables por inflación (UVA o CER) pasando de un plazo mínimo de 90 a 180 días, con un tope de $5 millones por persona física. Esa movida significó que muchos de los que volaban de los plazos fijos tradicionales o de los fondos "money market" a un día, que están pagando menos del 7% mensual, con una inflación estimada en más del 30%, decidieran abandonar el barco y volver a posicionarse en dólares.

Por eso, la novedad de la última rueda del año fue cancelación de plazos fijos tradicionales y salida de fondos de inversión, para comprar sobre todo dólar mep, que anotó un notable salto de más de $42, al tiempo que el siempre sensible dólar blue escaló de $1.000 a $1.025 pesos. Todo con un gran volumen en acciones nacionales en una Bolsa de Buenos Aires que subió en pesos (no en dólares), con ADR argentinos mixtos en Nueva York. Y con otra rueda bajista para los bonos, que llevó al riesgo país otra vez arriba de 1.900 puntos, por lo que Milei vuelve a tener el mismo riesgo que tenía Sergio Massa.

La medida, que apunta a que los pesos se licúen dramáticamente en el banco, o que los ahorristas o inversores se animen a inmovilizar pesos en los bancos durante eternos seis meses, llega con un cúmulo de aumentos, en transporte, en prepagas, en expensas, en peajes y en otros valores esenciales, que están generando rápido descontento en mucha gente que votó al Presidente y sigue apoyándolo en su esfuerzo por buscar un equilibrio macro.

Esta situación llegó con una novedad doble que viene desde el campo, una buena y una mala. Para apretar a los productores de soja, para que sigan liquidando granos a partir de enero, con el nuevo cuadro de retenciones, para sumar reservas en el BCRA, se determinó que los que retengan en silos bolsas más del 5% de su producción deban pagar créditos bancarios con penalidad, 20 puntos más caros que los que vendan todo. Y como parte positiva, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que viene con un muy buen rinde la producción de cebada del sur del territorio bonaerense, por lo que desde allí quizás también lleguen algunos dólares para el BCRA, que pudo comprar en el mercado US$ 270 millones en el mercado (con un dólar exportador más alto de $873,31), pero al final del día la autoridad monetaria no tuvo buenas noticias, ya que terminó perdiendo reservas por US$ 52 millones.

Mientras Argentina sigue sometida a esta presión de tratar de poner en orden los números macro, a costa de un esfuerzo descomunal de la población, los mercados externos siguen navegando en la duda de si los grandes bloques económicos irán a una zona de recesión o a un aterrizaje suave en sus niveles de actividad. Así, el último día hábil del año tuvo otra jornada con tasas largas de EEUU aún sostenidas: se pagó 4,8% anual a 1 año de plazo, 3,9% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4% a 30 años. Así, en el exterior, el dólar subió 0,2% contra el euro y la libra, subió 0,1% en Brasil, bajó 0,1% contra el yuan y en México, bajó 0,3% contra el franco suizo y el yen y bajó 0,7% en Chile. Y en el balance anual, la gran particularidad de este 2023 que termina destaca al franco suizo y al real brasileño como las dos mejores monedas mundiales del año, sacándole al dólar una ventaja de casi 10%, notable.

Esta debilidad global del billete verde, que viene abandonando su trono de súper dólar desde que la Fed dejó de subir su tasa base en setiembre, no mueve las decisiones del argentino medio, que sigue eligiendo a la moneda de EE.UU. como refugio preferido. De ese modo, la traba a los plazos fijos CER despertó a todos los dólares libres. El dólar blue saltó $25 hasta $1.025, el Senebi saltó $25,25 hasta $1.000, el MEP trepó $42,49 hasta $996,72 y el contado con liquidación saltó $33,55 hasta $978,09. Por lo que la brecha cambiaria, que se había acercado al 10%, se duplicó en un pestañeo: la brecha entre el oficial y el blue subió al 21% y la del CCL con el mayorista fue del 21%.

Esta compra de dólares del BCRA pero con pérdida de reservas y con decisiones de Milei que desconcierta a propios y ajenos, tampoco está generando un tablero positivo para los títulos públicos, que volvieron a estar débiles. Con menos negocios, los bonos argentinos bajaron otro 0,7% y el riesgo país subió 14 unidades hasta 1.906 puntos básicos.

En cuanto a papeles privados, para 2024 los analistas esperan que la Fed realice al menos tres bajas de 25 puntos básicos cada una, pero el gran tema es que el tecnológico Nasdaq acumuló en todo 2023 una increíble suba del 43,4%, contra solo 13,7% del industrial Dow Jones. Esto significa que los papeles tecnológicos acaban de tener gracias a la inteligencia artificial el mejor resultado anual desde 1999, por lo que algunos analistas afirman que "los precios de la economía inteligente son exuberantes, y no vaya a pasar lo que pasó en el año 2000 con las "punto.com", de ahí que plantean dudas para 2024.

Así, hubo un viernes con baja en la bolsa de Nueva York: el Dow bajó 0,1%, el S&P bajó 0,3% y el Nasdaq perdió 0,6%, mientras que la Bolsa de San Pablo cerró sin cambios y la de México cedió 0,1%.

A nivel local, el mercado bursátil tuvo mejora en esos, precios neutros en dólares, pero lo que destacó fue el volumen en empresas nacionales. Con $31.151 millones operados en acciones y $18.015 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 2,8%. En tanto que los ADR estuvieron mixtos, con subas del 1% al 3% para Central Puerto, Pampa E e IRSA; con bajas del 2% al 4% para Telecom y Supervielle.

Finalmente, en commodities, la diversidad de cotizaciones sigue mandando. El petróleo bajó otro 0,4%, los metales preciosos actuaron débiles, los metales básicos estuvieron mixtos, en Chicago todos los granos estuvieron para abajo, en Rosario se salvó la soja pero bajó el trigo. Y siguen las dudas en el panel de criptomonedas: la autorización de la SEC para el ETF de BlackRock se demora, por lo que el bitcoin bajó 1,1%, con resultados mixtos para el resto de los valores de ese panel.

Con este cuadro de situación, con pesos que se licúan ante un fogonazo inflacionario de proporciones, sin que los inversores tengan una posición refugio donde resguardarse, ahora se acaba de despertar el dólar, que como siempre activa remarcaciones inflacionarias, y eso sin dudas terminará complicando los planes de crawling peg del 2% que estuvo relatando Caputo hasta ahora, tratando de tranquilizar los ánimos desde el punto de vista cambiario, en un verano que sin dudas será caliente.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés