El Economista - 70 años
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 30°C
Versión digital

mie 07 Dic

BUE 30°C

Miércoles negro no cambia proyecciones para la economía

La corrección ante la expectativa frustrada de no ingresar al club emergente será temporal, y no altera los fundamentals

Compartir

Por Alejandro Radonjic

Los desplomes bursátiles pueden ser un indicio o un disparador de crisis económicas a venir. O no. Lo segundo parece ajustarse mejor a la realidad que se vivió ayer en la plaza vernácula, con un Merval ajustando 4,81%, el peso devaluándose y los bonos soberanos ajustando. Las cercanías con la temporada alta electoral exigen un creciente esfuerzo para mantener la objetividad y separar la paja del trigo.

El “efecto MSCI” no fue más que una típica corrección ante valuaciones que habían incorporado una expectativa que, finalmente, no se concretó. Esa fue la visión que expresaron los diversos expertos a los que consultó El Economista. “El Miércoles negro no cambia proyecciones para la economía impacto en el Merval será pasajero”, dijo un avezado trader. “Pronto retomará la tendencia alcista”, completa. “Esto terminará siendo oportunidad de compra una vez que el mercado vomite lo suficiente”, dijo Germán Fermo vía Twitter. Será cuestión que aparezca un nuevo driver alcista para que el mercado “tradee” un nuevo relato, como se dice en la jerga. Y lo mismo parece ocurrir con el “billete”.

“Los activos financieros reflejan en su valor expectativas futuras y había una expectativa de reclasificación de Argentina que no se dio”, explica Sebastián Galiani, secretario de Política Económica, en diálogo con El Economista. “Se pospuso, pero se va a dar”, dice, y agrega: “Y no es que no ocurrió ahora porque no se hicieron los deberes sino porque hay incertidumbre porque un Gobierno de distinto color dé marcha atrás”. En efecto, eso quedó muy claro en el comunicado de MSCI que aludió, como motivo central de la frustrada noticia, a las dudas sobre la “irreversibilidad” de los cambios positivos que Cambiemos trajo consigo.

Sobre el dólar, Galiani opinó: “Los determinantes del tipo de cambio de equilibrio de mediano plazo no han cambiado por esto. Puede ser que se esperaba un mayor flujo de capitales financieros y eso impacte en el corto plazo”. Amplía: “Tampoco hay un cambio en los fundamentals sobre el rumbo hacia dónde va el país”.

Econviews, la consultora que dirige Miguel Kiguel, mantiene una proyección de un dólar a $18 para Navidad aunque, admite, con algo más de volatilidad en el corto plazo.

El mejor anticipo sobre lo que vendrá lo dio el Indec, y no el Merval. La economía creció 1,1% en el primer trimestre y, como dice Galiani, lideraron las exportaciones y la inversión, los famosos drivers virtuosos que, ahora sí, el Gobierno logró encender. “El dato fue mucho mejor a lo esperado”, reconocieron desde LCG. “Seguimos manteniendo nuestra proyección de crecimiento en torno a 3% para 2017”, agregaron. Sería el crecimiento más alto desde 2011. No es una mala historia para el mercado.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés