Gran incertidumbre

Mercados le temen más a la Fed que a una posible recesión

Mientras el mundo sigue sumergido en una gran incertidumbre, hay señales de freno económico con chances de recesión

Los especuladores de Wall Street y la mayor parte del capitalismo global sólo le tiene miedo al joystick de Jerome Powell.
Los especuladores de Wall Street y la mayor parte del capitalismo global sólo le tiene miedo al joystick de Jerome Powell.
Luis Varela Luis Varela 29-04-2022
Compartir

Ayer ocurrieron dos situaciones altamente controvertidas, que permitieron un día si se quiere bastante aceptable en los mercados, a pesar de que los especializados en economía están haciendo advertencias ciertamente serias, con pronósticos que asustan y llenan de incertidumbre a todo el mundo económico.

Una de las dos situaciones que asustó provino de EE.UU. donde indicadores económicos reconocieron que la economía cayó 1,4% en el primer trimestre, en su primera contracción desde la pandemia, con algunos expertos que avizoran grandes chances de que la actividad norteamericana entre en recesión, algo que parece estar empezando a padecer China y que Japón sufre desde hace ocho meses.

Y la otra situación que hizo fruncir el ceño de los observadores surgió de la mismísima economía argentina, con un dólar más tranquilo, acciones y bonos con un día mediocre pero aceptable, pero con dos condiciones que asustan: el Banco Central volvió a perder reservas (ayer volaron otro US$ 92 millones de las arcas de Reconquista 266) y, además, la autoridad monetaria chupó de los bancos depósitos de la gente por otros $439.239 millones en Leliq cortas, con consultoras internacionales advirtiendo que los bancos argentinos están inundados de papeles del Estado hasta el techo.

La colocación de Guzmán

Al mismo tiempo, después de la enorme masa de dinero que tomó Guzmán el miércoles (la mayoría en papeles ajustables por inflación o por tipo de cambio) ayer el ministro de Economía realizó lo que llama la licitación revancha y con 16 ofertas, Guzmán colocó Ledes y Lepase por otros $14.117 millones, casi todo a tasa con una sobre tasa con un adicional de 14 puntos anuales. En detalle, sobre todo el dinero captado, el 50% de los fondos fue en una letra del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (s29l2 - reapertura), el 19% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2022 (s30s2 - reapertura), el 18% en una letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más 14% con vencimiento 16 de agosto de 2022 (sg162 - reapertura) y el 13% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura).

"¿Qué es lo que está pasando, no entiendo nada?", preguntaban los seguidores en las redes. Y la consulta surgía porque detrás del dato de contracción económica y de pronóstico de recesión en EE.UU. la Bolsa de Nueva York anotó un rebote muy importante, con una suba de hasta el 3% en uno de sus principales índices. Y, al mismo tiempo, mientras economistas de la talla de Orlando Ferreres ya calculan una inflación anual del 67%, o con Miguel Angel Broda pronosticando una suba anual de precios de tres cifras, el dólar se mantuvo tranquilo. ¿Cuál es la razón?, preguntaban.

Y la respuesta que más se repitió en todas partes tuvo que ver con la eterna discusión entre políticos y economistas cuando están en la cima del poder. Hubo decenas de casos en la economía y en el mundo: los encargados de llevar la economía le advertían a los presidentes "si seguimos haciendo lo que hacemos chocamos la calesita", y los presidentes les respondían "hagámoslo un poco más, hasta la elección". 

Palabras más palabras menos, mientras sigue en el mundo toda la incertidumbre por el Covid-19 en China y por la invasión rusa y todas las amenazas de Putin, los especuladores de Wall Street y la mayor parte del capitalismo global sólo le tiene miedo al joystick de Jerome Powell que moverá su varita dentro de diez días, cuando defina si este freno que se vio en la economía y esta chance de recesión es suficiente para parar la inflación, o si persistirá son su idea de subir 0,5 punto la tasa corta en mayo y elevarla seis escalones más, hasta fin de año.

Los inversores especulativos razonaron: "Un freno en la economía y la chance de recesión aplacará los precios, eso no le permitirá a Powell subir la tasa tanto como amenaza, por lo que la fiesta en Wall Street, siga siga el baile". Y eso empujó un rebote después de un mes ciertamente lamentable: ayer hubo en Nueva York una suba del 3,1% para el Nasdaq (con Facebook resucitando), un alza del 2,5% para el S&P y una mejora del 1,8% para el Dow jones. Mientras que hubo un repunte del 0,5% tanto en las Bolsas de San Pablo y de México.

Los papeles argentinos

Mientras que para los papeles argentinos las cosas no fueron tan mal. Los bonos en dólares estuvieron débiles, pero los bonos en pesos compensaron y el riesgo país quedó igual en 1.778 puntos básicos. Y en el mercado bursátil local, con $721 millones operados en acciones y $2.250 millones de Cedears, la bolsa de Buenos Aires subió 0,4%. Con las ADRs argentinas en NY mostrando subas de hasta el 4,8%, con papeles como Telecom, Bioceres, Loma Negra y Central Puerto, como los más beneficiados, aunque con bajas para Edenor y Despegar.

La contraparte de toda esa foto estuvo en el mercado cambiario. Los inversores conservadores del mundo, que en general le hacen más caso a los médicos y que le tienen terror a las placas y a lo que les ocurre en los pulmones, continuaron tomando posiciones cautelosas, por lo que continuaron viajando hacia el dólar, tanto que el billete estadounidense tomó alturas que no veía en años. En el exterior el dólar saltó 1,9% contra el yen (en un país donde los fumadores ya no tienen tanto tiempo),  en Chile escaló 1,3% y subió 0,7% contra la libra, 0,6% contra el euro y 0,3% en México, y sólo estuvo en baja en Brasil, donde el billete verde achicó 0,6%.

A nivel local, mientras el blue y el MEP (más controlables por el BCRA) estuvieron para abajo, con cierres de $204 en ambas posiciones, el dólar fuga o contado con liquidación se mantuvo firme, con una suba de otros 41 centavos, hasta colocarse algo por encima de los $211. Con todos los analistas calculando cuántos pesos se van a necesitar para pagar ganancias, bienes personales, sueldos y aguinaldos, ya que hasta ese momento el dólar será más o menos controlable.

Las reservas esquivos

De hecho, todos los expertos advierten que ya pasaron cuatro meses de 2022 y el BCRA sigue sin juntar reservas. Frente a eso llegó una sugerencia drástica desde el FMI: devalúen más rápido, frenen más las importaciones y compliquen aún más la compra de dólares. A cinco semanas de la primera auditoría del FMI, la advertencia viene por una realidad muy precisa, ciertamente preocupante.

En los primeros cuatro meses de 2021 el BCRA juntó US$ 1.045 millones de reservas, mientras que en los primeros cuatro meses de 2022 lleva perdidos US$ 3.345 millones. El FMI, por supuesto, está interesado en cobrar su propia deuda, pero también comprende que si Argentina no cambia sus números macro y no puede acumular reservas, no va a poder volver a los mercados voluntarios y no va a poder pagar la gigantesca deuda que está asumiendo Alberto Fernández.

Lo que de alguna manera esperanza a los funcionarios de la coalición oficialista es que el Banco Mundial acaba de decir que las materias primas seguirán con precios altos durante todo 2022, 2023 y 2024, por lo que habrá ingresos vía exportación de granos, y habrá tiempo suficiente para terminar con el gasoducto que viene de Vaca Muerta, por lo que se podrá empezar a exportar gas, algo que nos complicará mucho la vida en el segundo semestre.

La marcha de las commodities

¿Qué números mostraron ayer las materias primas? Con Putin complicando otra vez las cosas, hubo una nueva suba del 3,2% para el petróleo. Los metales preciosos se mostraron mixtos. Adelantándose a la recesión, hubo un fuerte descenso para los metales básicos. Los granos dieron malos números en Chicago, y una situación todavía muy sostenida en Rosario. Y lo mejor del día estuvo en las criptomonedas, con el Bitcoin recuperando 2,7%, y con aumentos similares en el resto de las monedas del panel.

Hubo dos declaraciones de políticos que pueden servir de manera elocuente para anticipar lo que viene. Gabriel Mariotto (vicegobernador bonaerense debajo de Daniel Scioli en la segunda presidencia de Cristina dijo: "El gobierno es un frente electoral, si no se transforma en un frente político la va a pasar muy mal en las próximas elecciones". Mientras que el exsenador del PRO Federico Pinedo adelantó: "Con el gobierno de Macri fracasamos porque atacamos la inflación de manera gradual y no de entrada, como va a tener que hacerse en 2023".
 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés