El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 7°C
Management

Las cinco estrategias para ayudar a los equipos a culminar tareas

Todo líder debe estar en una continua búsqueda de alternativas para que los integrantes de sus equipos de trabajo puedan brindar el máximo de su potencial y culminar sus tareas.

Cinco estrategias para mejorar el rendimiento y el dinamismo en los ámbitos empresariales.
Cinco estrategias para mejorar el rendimiento y el dinamismo en los ámbitos empresariales. .
POST By Santander 13 diciembre de 2023

En espacios de trabajo donde aflora la competitividad y los roces cotidianos, los jefes o coordinadores de equipo tienen la responsabilidad principal de encauzar esos posibles conflictos para que prime el desarrollo colectivo y los egos queden de lado. Para eso es imprescindible contar con herramientas cuyo objetivo primordial sea la finalización de las tareas en curso en ambientes más amenos. 

"Hay que apuntar a minimizar las tensiones, motivar a los empleados y evitar los malentendidos", apunta Anton Budon, especialista en marketing de Bitrix24 para España y LATAM.

Parámetros para seguir al pie de la letra

  • Proponer un vínculo de confianza y mejorar el feedback con los empleados

La comunicación es un aspecto clave para entender los momentos de cada integrante del equipo. El jefe debe apostar a canales fluidos y sin obstáculos, evitar las mediaciones, para que la relación directa incremente los valores de confianza. "La idea es disminuir los malentendidos y facilitar el intercambio de opiniones. Mantener reuniones regulares con los empleados ayuda a comprender qué sucede con cada uno y cómo motivarlos", añade Budon.

Por otra parte, la devolución de desempeño o "feedback corporativo" llevará a las personas a saber en qué aspectos deben mejorar. Como líder, será trascendental brindar el apoyo necesario para que el empleado alcance sus metas. "Los jefes son el modelo a seguir, quienes tienen que mostrar el ejemplo y utilizar los soportes de ayuda, sobre todo en lo emocional", agrega Ailín Tomio, psicóloga y especialista en Ciencias del Comportamiento, en diálogo con POST.

  • Permitir que los empleados trabajen de manera autónoma

Más allá de la responsabilidad del jefe o coordinador, de estar cerca de sus empleados para generar redes de contención, también es determinante que cada trabajador tenga el espacio para tomar sus propias decisiones. "Así, se sentirán más comprometidos con su trabajo, que si sólo cumplen órdenes. Demuestra que el líder les tiene confianza, lo que mejorará la productividad del equipo y de la compañía, en general", menciona Budon.

En ese sentido, Tomio desglosa una serie de pequeñas técnicas para que los empleados utilicen en sus jornadas e incrementen su desarrollo laboral: "Una muy utilizada es el mindfulness, que entrena a las personas a focalizarse en el presente, a tener la atención centrada. Asimismo, bajar las tareas al papel, para liberar la memoria de trabajo. Por último, lo que se llama intención de implementación: escribir los objetivos del día, cuándo, dónde y con quiénes llevarlos a cabo. Aisladas pueden cambiar poco, pero en conjunto son muy eficaces".

  • Conocer a los miembros del equipo

Estar al tanto de los defectos y virtudes de cada integrante le dará al coordinador la posibilidad de sacar el máximo rédito: qué se debe mejorar, qué otros aspectos potenciar, en cuáles acompañar con mayor énfasis. "No hay que pensar que las técnicas genéricas se pueden aplicar a cualquier persona o contexto. La empresa debe hacer el esfuerzo por tratar de mejorar las condiciones adversas, desde el acompañamiento y abordaje integral, que abarque tanto la salud física como psicológica", explica Tomio a POST.

  • Implementar herramientas de productividad y técnicas de colaboración grupal

La planificación previa es fundamental, inclusive, con el apoyo que hoy brindan los recursos tecnológicos (por ejemplo, utilizar algún software organizativo para plantear las tareas, sus procesos y tiempos). A la vez, el trabajo en conjunto representa una oportunidad para aumentar el sentido de pertenencia, la colaboración y el fortalecimiento de los lazos entre las partes de un equipo.

"Los juegos y demás técnicas contribuyen a crear camaradería entre los miembros, a partir de un conocimiento más profundo de cada persona. Así, se colabora a mejorar el ambiente laboral y, en última instancia, la productividad", señala Budon.

  • Gestionar los problemas

"En contextos difíciles, no se le puede depositar toda la responsabilidad a los empleados, sino que la empresa debe realizar un esfuerzo en dos de mejorar esas condiciones", comenta Tomio, a lo que Budon refuerza que, a la hora de la aparición de los inconvenientes, "es determinante reaccionar rápidamente y tomar decisiones para salvar el curso de un proyecto". 

Las empresas deben estudiar qué iniciativas son las mejores para sus empleados

Todas las estrategias descritas no tendrían sentido si no son fomentadas por las propias compañías. Los responsables, sean directores, gerentes o jefes, deben pensar en los horarios y capacidades de los trabajadores, para aplicar las técnicas de acuerdo a las posibilidades de los receptores.

"Las personas reciben bien las alternativas para mejorar sus entornos. Si uno está bien, con menor nivel de estrés, es posible rendir mejor en menos tiempo", cierra Tomio, con un especial ahínco en la importancia del rol de los líderes: "Es menester customizar las iniciativas de acuerdo a cómo es cada grupo de empleados: de esa manera, se disminuye el burnout, se reducen problemas complejos y se lleva un seguimiento más fiel del rendimiento", concluye.

La columna fue publicada por POST By Santand

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés