El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 7°C
Jornada

La guerra gremial no afectó al dólar, pero sí a bonos y acciones

El movimiento sindical para debilitar al Gobierno no afectó al dólar, ni al BCRA, que compró más reservas. Pero sí hizo bajar el precio de las acciones y los bonos, con más volumen y con riesgo país otra vez en alza.

Gita Gopinath, la influyente N°2 del FMI
Gita Gopinath, la influyente N°2 del FMI .
Luis Varela 21 febrero de 2024

En una jornada repleta de caras largas por el paro de trenes decidido por La Fraternidad, cuya conducción es la misma de hace treinta años y acusa a Javier Milei de querer implementar un reinado, con dos meses en el cargo, además del millón y medio de personas perjudicadas con horas de demora para poder viajar, en el sistema financiero también hubo impacto: los dólares libres no se inmutaron y el BCRA siguió comprando reservas, pero las acciones y los bonos cambiaron de dirección, perdieron precio con alto volumen y el riesgo país volvió a subir.

A nivel local estuvo también en el centro de la atención de los agentes de negocios la reunión que mantuvo la número 2 del FMI, Gita Gopinath, que llegó sorpresivamente a Buenos Aires, para reunirse primero con Luis Caputo y luego con Milei, para ver de cerca cómo marcha el duro proceso de ajuste que viene aplicando el Gobierno. 

  • Muchos piensan que este nivel de esfuerzo no es sostenible y los gremios, de manera escalonada, lanzaron un plan de lucha sucesivo: primero fue el paro de trenes, ahora viene paro en Sanidad, luego vendrá paro en los docentes y el objetivo final es que la CGT lance otro paro nacional, para seguir empujando a Milei, como se hizo con Raúl Alfonsín  o con Fernando de la Rúa.

Se produjo, además, la difusión de algunos datos que también sumaron desaliento: según la Cámara de Comercio, el consumo anotó en enero una suba del 1,1% ante diciembre pero una caída anual del 1,7% contra enero del año pasado. Y según la consultora FIEL la actividad industrial anotó en enero un violento derrumbe del 6,3% en enero contra diciembre. Esos indicadores, más la guerra gremial, más la intención de tumbar el DNU en la Bicameral ya armada en el Congreso pone en duda todas las decisiones de inversión que puedan aparecer en Argentina, y la transformación que se buscaba vuelve a caer en una nebulosa.

Mientras esta tensión inunda a la Argentina, en EE.UU. el día se partió en dos partes bien definidas. El arranque de negocios fue pesimista, con expectativas de fuerte baja en los papeles vinculados a la inteligencia artificial, por considerarlos con precios de burbuja. Pero a media tarde se conocieron las minutas de la Fed, y allí se conoció que varios miembros del organismo piensan que la tasa base probablemente ha llegado a su pico y que, además, ven riesgos de mantener el costo del dinero en un nivel tan alto de manera prolongada. 

Hay sectores, como el inmobiliario, que tiene mucha mora por las altas cuotas de las hipotecas, y eso está complicado a los bancos. Y el Gobierno norteamericano está con deuda récord, y no es conveniente seguir pagando tanto interés, sobre todo a nueve meses de que Biden intente conseguir la reelección presidencial.

Toda esa cantidad de señales pareció apaciguar las aguas, pero igualmente durante todo el día volvieron a subir las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,5% a 30 años. Y con eso en el exterior el súper dólar global se mantiene, ya que subió 0,7% en Chile y 0,2% en Brasil y Japón, no cambió contra el euro y la libra, y bajó 0,1% en México y China.

En el mercado cambiario argentino, sin embargo, a pesar del paro de trenes, y de todos los paros programados de manera escalonada para que haya tensión con el Gobierno de manera permanente, la situación con el dólar estuvo por demás tranquila. Con un dólar exportador de $929,75, el Banco Central logró comprar US$ 118 millones en el mercado y al final del día la autoridad monetaria sumó reservas por US$ 64 millones. Y detrás de eso, el dólar blue no cambió y siguió a $1.115. El Senebi cayó $17,72 hasta $1.117,61, el MEP achicó $10,83 hasta $1.072,17 y el contado con liquidación cayó $17,75 hasta $1.117,58. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 26% y la del CCL con el mayorista fue del 33%.

Sin ningún tipo de problemas con el dólar, porque el cobro de la cosecha gruesa ya está muy cerca, sí hubo impacto de la guerra de los gremios tanto en acciones como en títulos públicos. Con volumen récord, los bonos argentinos bajaron 1,2%, y el riesgo país subió 24 unidades hasta 1.786 puntos básicos.

Nvidia no decepcionó y las acciones volaron en el after market.
Nvidia no decepcionó y las acciones volaron en el after market.

Y en cuanto a los papeles privados, Wall Street arrancó el día con números muy en rojo, con el foco de la tormenta sobre el stress sobre la inteligencia artificial. Se repetía que el valor de Nvidia, empresa clave en el sector, ya tenía precio de burbuja: hace una semana había llegado a tocar US$ 738, a media rueda se desplomó hasta US$ 668, pero después de que se conocieron las minutas de la Fed recuperó algo y volvió casi a US$ 675, igual 8,5% menos que la semana pasada. Pero el mensaje de la Fed bastó para que finalmente hubiera cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow y el S&P subieron 0,1%, pero el Nasdaq bajó 0,3%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó 0,1% y la de México cedió 0,4%.

La situación bursátil en Argentina fue mucho más débil por todos los problemas de gobernabilidad que van surgiendo. Con $26.946 millones operados en acciones y $26.967 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 1,8%. En tanto que los ADR argentinos en Nueva York terminaron mixtos, con subas del 2% al 3% para Macro, Loma Negra e YPF; con bajas del 1% al 2,5% para IRSA, Edenor, Cresud, Francés, Supervielle, mercado Libre y Central Puerto.

De fondo, un tanto aislados de lo que va pasando con monedas, acciones y bonos, las commodities siguen danzando según las señales que vienen sobre todo desde los conflictos geopolíticos. Así, hubo una suba del 1,3% para el petróleo, los metales preciosos actuaron débiles, los metales básicos evolucionaron mixtos, hubo otro día con fuertes bajas para los granos en Chicago, y las criptomonedas no tuvieron un buen día: el Bitcoin bajó 1,4%, con caídas de hasta el 7% en el resto de los valores del panel.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés