El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 6°C
Escenario

El riesgo país en el mayor nivel de las últimas tres semanas

El Gobierno gasta más reservas y se endeuda para frenar una corrida que no tiene techo. Los bonos volvieron a bajar y el riesgo subió.

La Bolsa local y los ADR también cayeron. Duros test el martes y el miércoles.
La Bolsa local y los ADR también cayeron. Duros test el martes y el miércoles.
Luis Varela 10 febrero de 2023

Tal como viene ocurriendo en las últimas ruedas, cada día se inicia con demanda sin fin de dólares de parte de ahorristas e inversores, y el Gobierno se ve obligado a vender más dólares escasos del BCRA, endeudando a la vez todavía más a la autoridad monetaria, y todos los números macro continúan empeorando.

Ayer, con intervención, vendiendo dólares en el mercado de cambios y perdiendo dólares en el comercio total, y aumentando de manera notable del BCRA con los bancos (es decir con los depositantes), lograron frenar la suba inicial de los dólares libres internos blue y MEP, pero el dólar fuga saltó. Al tiempo que se anotó una fuerte baja para los bonos, con caída dura y en bloque para los ADR argentinos en Nueva York.

Toda esta fuerte inestabilidad interna se profundiza con números malos también a nivel internacional. Ayer se conoció que en EE.UU. hubo un aumento en la cantidad de gente que está pidiendo ayuda por desempleo (se pasó de 183.000 personas de la semana anterior a 196.000 casos ahora), pero el dato de crecimiento del empleo y de bajo de desempleo anotados el viernes pasado fueron tan fuertes, que no alcanzaron para entibiar las cosas.

El mercado mira a la Fed

Desde el lunes pasado el consenso de los inversores fue creciendo, a la espera de que el pico de la tasa corta que aplicará la Fed este año no sería del 5% anual (como se esperaba) sino que se pasó primero al 5,5% y ahora un 20% de los analistas cree que ese indicador puede llegar incluso al consistente 6% anual, lo cual deja fuera de juego a las acciones y a muchos bonos privados, incluso los de alta calificación.

A esto se agregó una duda en muchos inversores: hay muchos bonos basura, de empresas norteamericanas con calificaciones menores, que están cerca de solicitar insertarse en el artículo 11 (proceso para manejo de bancarrota) y muchos papeles fueron inesperadamente deslistados de la posiciones de muchos inversores que estaban convencidos que esos papeles iban a ser pagados.

Inmediatamente, a pesar del dato que puede dar una muestra de cierto enfriamiento en el empleo, ayer siguió la suba de las tasas largas en EE.UU.: se pagó 4,9% anual a 1 año, 3,9% a 5 años, 3,7% a 10 años y 3,7% a 30 años. Pero como Biden no baja el gasto y quiere subir impuestos, en el exterior, el dólar subió 1,3% en Brasil y 0,1% en Japón, pero bajó 0,1% en Chile y China, 0,2% contra el euro, 0,5% contra la libra y cayó 0,9% en México. O sea, ni con tasas más altas logró seguir repuntando contra una canasta de monedas significativa.

El BCRA sigue vendiendo  

Y lo que sucedió en el mercado local fue todavía más preocupante. El BCRA vendió en el mercado de cambios otros US$ 59 millones para que la corrida no lleve al dólar a $400 pesos, y al final del día la autoridad monetaria perdió reservas por otros US$ 92 millones, por lo que las caras de preocupación esperan el oxígeno del FMI, que ahora está con una auditoría presencial. Pero además de eso el accionar de Reconquista 266 fue todavía más allá: chupó de los bancos depósitos por otros $ 1,1 billones en Leliq cortas, por lo que el sistema financiero argentino se sigue estatizando, sin que muchos ahorristas lo perciban.

Así, con intervención, y con el mercado totalmente encepado, el dólar blue terminó con una baja $2 hasta $379 (luego de estar muy para arriba en la apertura), mientras que el dólar Qatar subió 50 centavos hasta $394,36, el Senebi saltó $5,41 hasta $372,12, el MEP cedió 59 centavos hasta $354,36 y el contado con liquidación saltó $5,73 hasta $371,11. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 92% y la del CCL con el mayorista fue del 95%.

Mientras tanto, a pura intervención, el Gobierno lo logró sostener el precio de los bonos, que anotó una caída cercana al 2%, por lo que el riesgo país subió en otras 16 unidades, hasta 1.930 puntos básicos, el mayor nivel de las últimas tres semanas, desde que Massa dijo que lo iba a hacer bajar. Pero si se quiere lo ciertamente desconcertante es que en la presente situación los bonos de un país como Turquía, que acaba de enfrentar un terremoto absolutamente destructivo, prometen pagar una tasa a 10 años del 10% anual, mientras que los bonos argentinos prometen 30%, el triple.

Pero más allá de toda esta coyuntura, lo que moverá realmente el amperímetro de todos los mercados será el súper martes, día en el que se difundirá el IPC de EE.UU., que chocará contra el dato notable de empleo que se difundió el viernes pasado. Y en la Argentina el Indec difundirá el índice local, que como incluye precios justos que nadie encuentra empieza a ser para la gente una especie de radio FM que casi nadie escucha.

Bolsas para abajo

Entendiendo que el dato de inflación norteamericana puede ser duro, ayer la Bolsa de Nueva York volvió a terminar en rojo: el Dow bajó 0,7%, el S&P cedió 0,9% y el Nasdaq bajó 1%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo cayó 1,6% y la de México cedió 0,6%. La  Bolsa de San Pablo es la única del mundo que está abajo del agua en 2023 (tiene resultado negativo), con el dólar subiendo al conocerse las medidas de Lula. 

Así, el mercado local de titulos privados también se sigue apagando. Con $3.115 millones operados en acciones y $5.770 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,9%. Al tiempo que hubo una baja en bloque para los ADR argentinos en Nueva York, con caídas del 1% al 5,9% para Telecom, Bioceres, Cresud, IRSA, Edenor, Pampa E, Macro, Despegar, TGS, Galicia, Loma Negra, Supervielle, YPF, Francés, Mercado Libre y Central Puerto.

Y, además de todo esto, empieza a verse que tras el terremoto en Turquía y Siria, y con la expectativa de una Fed más agresiva, los precios de las materias primas están rotando. Ayer hubo una baja del 0,6% para el petróleo. También hubo un descenso para los metales preciosos. Los metales básicos actuaron sostenidos. En Chicago y en Rosario los granos mostraron una baja, con la Mesa de la Sequía, integrada por el Inta y el Servicio Meteorológico, avisando que las proyecciones de cosecha siguen a la baja, con 172 millones de hectáreas afectadas en todo el país, con Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Buenos Aires, como las provincias más afectadas. Y la verdadera novedad del día es que aparecen más exchange del sistema cripto con dificultades, por lo que hubo una caída del 3,8% para el Bitcoin con desplomes de hasta el 6% en el resto de los valores del panel.

¿Será el súper martes la próxima gran posta que debe enfrentar el mercado argentino, o hay eventos adicionales? Este domingo se celebra la interna abierta de Juntos por el Cambio en la provincia de la Pampa y puede mover el amperímetro. Y el próximo miércoles Massa tendrá que salir a buscar más pesos para cubrir este mes un vencimiento cercano al medio billón de pesos (contará con otro llamado el viernes 24). Y en este momento los tenedores de bonos en pesos están completamente de salida, se pasaron a money market, posiciones a un día, a la espera de resolver para dónde pueden ir las cosas, más dispuestos a desensillar que a seguir en el juego.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés