El Economista - 70 años
Versión digital

dom 14 Abr

BUE 19°C
Panorama

Herencia y "bomba" de $20 billones condiciona a JxC a ir al superávit desde el minuto cero

Más allá del golpe fácil al Gobierno, en Juntos por el Cambio creen que esta vez tienen que ser más enfáticos con el mensaje a la sociedad

"Si nos callamos seríamos cómplices de la crisis económica que se heredará", dice un sector del PRO
"Si nos callamos seríamos cómplices de la crisis económica que se heredará", dice un sector del PRO
Leandro Gabin 09 febrero de 2023

Aún sin candidatos definidos, la campaña ya empezó. La oposición decidió golpear donde más le duele al Gobierno, en lo económico. Cualquier asesor político hubiera indicado lo mismo: con inflación del 100%, brecha del 100% y pobreza entre 40-50%, el desastre económico de la dupla Fernández-Fernández hace que todo intento opositor se centre en eso. De manual. 

Sin embargo, más allá del golpe fácil al Gobierno, en Juntos por el Cambio creen que esta vez tienen que ser más enfáticos con el mensaje a la sociedad y de alguna manera abrir el paraguas antes de que la lluvia inunde el bote (si es que sucede). Lo dijo muy claro Luciano Laspina, el economista de cabecera de Patricia Bullrich: "Si nos callamos seríamos cómplices de la crisis económica que se heredará".

El concepto de "crisis económica" es más amplio que la "bomba" de la deuda (sea en pesos o dólares) que tendrá que afrontar la próxima administración (posiblemente, algún candidato de JxC). 

"Nosotros calculamos cuánto nos van a dejar para el 2023 y para el 2024, y 2025 y 2026 y así. En los próximos cuatros años tenemos vencimientos por más de US$ 75.000 millones. Esto es difícil de resolver porque nos dejan con un Banco Central sin reservas y endeudado, con muchas importaciones sin pagar y con probablemente un programa con el Fondo que no se va a cumplir al menos en términos de acumulación de reservas", dice Juan Carlos Sánchez Arnau, uno de los economistas que apareció en la carta "incendiaria" de Juntos por el Cambio. 

Sánchez Arnau sumó que ahora tampoco estará el financista de último recurso que es el Fondo luego de que Macri (a quien criticó) agotara esa alternativa. "Lo que tenemos para adelante es deuda con el Fondo y pocos recursos. Es una situación mucho peor que la del 2015. ¿Como se sale? Hay que explicarle al país y a la sociedad con palabras claras el grave estado en el que estamos", apuntó. 

Y advirtió que la receta tiene como condición excluyente un tema tabú en la Argentina. "Hay que ir con un presupuesto superavitorio desde el primer día, no plantear un sendero paulatino. Hacerlo sin generar más daño en la sociedad ni en lo más desprotegidos", señaló. 

Eso mismo plantean todos los economistas de la oposición, sin distinción: Eduardo Levy Yeyati, Lacunza y Laspina repiten a fondos y empresarios que no habrá plata y que hay que reforzar la creatividad para recortar. "Nos desvela cómo llegaremos al superávit fiscal", dicen. 

¿Se puede? Según Emmanuel Alvarez Agis, otro que se metió en la polémica (para el lado oficialista) el ajuste fiscal para tener déficit cero es imposible socialmente. "Equilibrar el presupuesto total del sector público sin afectar gastos que podrían implicar un alto nivel de conflictividad político-social es complejo", advirtió. 

En el medio, el Gobierno se espantó por la carta de JxC y los acusó de querer generar un "golpe económico" en la deuda en pesos. Sergio Massa envió a Gabriel Rubinstein, la cara visible ante el mercado, para refutar los dichos de la oposición. "Si el problema son los vencimientos 2023, ¿por qué no cambian el discurso? ¿Qué tal si dicen que de ninguna manera piensan reperfilar?". 

Y así nos ayudan a diluir, ahora, las torres (de vencimientos) y a bajar tasa de interés, para 2025, 2026, 2027, 2028, 2029, 2030...Si ganan, será bueno para ustedes. Y en todo caso será bueno para el país", escribió Rubinstein en Twitter, a quien varios usuarios le recordaron su "pasado" no tan lejano (en 2021) cuando posteaba gráficos mostrando que el gobierno de Alberto Fernández era el que más venía aumentando la deuda. 

Sea como fuere, la discusión del endeudamiento en pesos se coló temprano en la campaña. Pero, ¿quién tiene los bonos de la discordia? Según EcoGo, el total de pasivos en pesos alcanza a $19,9 billones. De ese total, unos $7 billones -el 35,2%- se encuentran en poder de inversores privados. El restante 64,8% ($12,9 billones) está distribuido en la cartera de organismos y bancos del Estado Nacional.

  • De los $19,9 billones de deuda en pesos, "sólo" $7 billones se encuentra en poder de inversores privados (bancos privados, aseguradoras y fondos comunes de inversión), o sea el 35% del total. Y de esos $7 billones, 5,5 billones (el 78,6%) son papeles que vencen antes de las próximas PASO (la mayoría incluso entre marzo y abril). 
  • Los principales tenedores de bonos en pesos en el sector público son FGS ($6,5 billones, o el 50%), BCRA ($3,7 billones o el 28%), resto (municipios, BNA) con $2,8 billones (o el 22%). Y dentro del sector privado se destacan los bancos privados ($2,3 billones, o el 33%), aseguradoras ($1 billón o el 15%), y banco públicos (ex BNA) con $2,5 billones (o sea el 35%).

¿Son un problema sí o no? Agis dice que son números manejables y chicaneó con que  "es un chiste de mal gusto que JxC hable de deuda". De hecho, el ex vice de Axel Kicillof le pasó factura a JxC por una supuesta "ayuda" que él y Alberto Fernández tuvieron con el macrismo cuando luego de la corrida post PASO, el actual presidente salió a "calmar el mercado" diciendo que el dólar a $60 "estaba bien". 

Esa historia fue desmentida por Hernán Lacunza quien le recordó (a Agis) que él mismo llamó a Fernández después de una desafortunada entrevista con The Wall Street Journal donde casi habló de defaultearle al FMI y de acusarlos de "cómplices". "Tengo US$ 16.000 millones de reservas, me gustaría dejar lo máximo posible si nos toca irnos, pero cada declaración de este tipo cuesta US$ 2.000 millones, así que, si van a ser 8 entrevistas así, nos quedamos en cero", le advirtió Lacunza a Alberto. 

¿Y cómo ve Wall Street toda esta pelea? Javier Timerman, director de Adcap y uno de los argentinos que más conoce a los fondos de Nueva York afirma que "todo esto genera más ruido". "El debate si la deuda es sustentable o no...depende. Si me financian todo es sustentable hasta el infinito, pero si no tengo financiamiento no. Son discusiones de macroeconomía que no miran los mercados", señala. 

Para Timerman, Argentina tiene una historia peculiar con los inversores que vieron cómo en 2015 la oferta electoral, que era bastante más marketfriendly que lo que estaba hasta ese momento, terminó en default. "Los inversores ya no creen tanto en la Argentina. Esa cosa impulsiva del inversor de salir a comprar porque se viene el cambio no la vamos a ver este año. Y creo que toda esta discusión genera un ruido que al final se traduce en más desinterés de los inversores", remarcó. 

¿No habrá rally electoral? No es que Timerman lo pone en duda completamente, pero repite que no será ni de cerca lo que fue en 2015. No sólo porque los fondos están marcados con Argentina, sino porque -dice- ahora muchos de ellos le corren el arco al próximo Gobierno y quieren ver mucho más. "Hay un grupo de inversores que se cansó de Argentina y si no hay superávit fiscal no quieren saber nada, porque hay países que se les exigió eso y cumplieron. Quieren ver eso y hasta que no pase no van a invertir", advirtió. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés