El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 30°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 30°C
Escenario

El peso se hunde, pero los bonos y las acciones suben

Los inversores locales huyen de los pesos y se refugian en el dólar, que va a nuevos récords. Pero hay algunos inversores incluso internacionales que aumentan la demanda de acciones y bonos, los hacen saltar y el riesgo país cae a menor nivel en 8 meses

Tal como sucede desde hace varias semanas, la rueda de ayer fue un calco.
Tal como sucede desde hace varias semanas, la rueda de ayer fue un calco.
Luis Varela Luis Varela 18-01-2023
Compartir

Varios expertos en finanzas que han seguido el mercado local desde hace años calificaron lo que está ocurriendo en estos días más o menos de la misma manera: "Estamos ante una verdadera paradoja, casi inexplicable, tenemos una corrida cambiaria, el peso se hunde pero los bonos y las acciones argentinas están experimentando una suba vertical, y con buen volumen operado".

La interpretación se manifestó ayer, después de que el dólar blue alcanzara un valor récord histórico de $378 en la Ciudad de Buenos Aires ($384 en el interior), al tiempo que los bonos argentinos anotaron un salto superior al 4%, con el menor riesgo país en ocho meses, y con un aumento también del 4% en la Bolsa de Buenos Aires, también con buena cantidad de negocios, mientras el mundo bursátil se debate en zonas de duda.

De hecho, la Bolsa de Nueva York tuvo ayer cierre mixto (el Nasdaq subió 0,1%, pero el S&P bajó 0,2% y el Dow cayó 1,1%) con un clima hiperselectivo porque siguieron entrando balances trimestrales, con resultados diversos, y con cada vez más inversores globales convencidos de que buena parte del mundo va en este 2023 directo a una recesión, que por ahora no parece ser profunda, pero -como todo- hay que ver para creer.

Tratando de sacarles una respuesta casi con un tirabuzón, los analistas locales se animaron a decir que la fuerte suba que está experimentando el dólar a nivel local, con gran suba de bonos y acciones argentinas puede tener que ver con que los precios atrasados se van equilibrando y con que, además, todo viene mezclado con el rally electoral: el 12 de febrero (dentro de tres semanas y media) se abre el dominó de las urnas con las PASO en la provincia de La Pampa. Y habrá otras 12 elecciones provinciales antes de la PASO generales del 13 de agosto, y eso provocará gran vibración.

Desinflación a nivel global

A nivel global los mercados internacionales parecen estar convencidos de que la desinflación ha llegado y que iremos a una recesión suave. De ahí que ayer el petróleo subió otro 2,1%, los metales preciosos estuvieron débiles, los metales básicos actuaron mixtos, los granos subieron en Chicago pero bajaron en Rosario porque su puerto está bloqueado por un gremio y la suba de las criptomonedas se aplacó: ayer el bitcoin mejoró apenas 0,2% con precios igualmente sostenidos para el resto de los valores de ese panel.

Los centros de análisis ya estaban bastante convencidos de que tanto Europa como EE.UU. y Japón irán a una recesión. Pero ayer se agregó un susto desde China: Xi Jinping anunció que el gigante asiático terminó con un crecimiento anual de solo 2,9%, el menor en varios años (aunque por supuesto todos los datos que vienen de Beijing son siempre tomados con la punta de los dedos, porque no da espacio para que especialistas vayan y confirmen nada).

De ese modo, especulando con el tamaño de suba de tasas cortas que aplicará la Fed el 2 de febrero (casi todos esperan un escalón alcista del 25 puntos básicos, hasta 4,75% anual, y otro similar en marzo), la tasas largas norteamericanas no se movieron mucho y el dólar global continuó sin fuerza. Ayer por títulos de la Fed se pagó 4,7% anual a 1 año, 3,6% a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,6% a 30 años. Y detrás de eso, en el exterior el dólar subió 0,6% contra el yuan y 0,3% contra el euro, pero bajó 0,2% contra el yen, 0,6% contra la libra y el mexicano, achicó 0,8% en Chile y descendió 0,9% en Brasil.

El dólar en Argentina

Particularmente, tanto Massa como Pesce utilizaron todos los cañones para que el dólar no se siga escapando, porque rompe por completo la idea de que el esquema de precios justos puede funcionar. Ayer varios comercios advirtieron que si reciben presión de gremios o movimientos sociales se bajarán del acuerdo. Y, además de eso, el BCRA gastó ayer reservas, se endeudó más en leliqs, y sin embargo no pudo frenar la corrida, que provocó otro récord histórico tanto para el blue como para el dólar fuga.

Tras 19 ruedas invicto, el BCRA tuvo que vender US$ 23 millones en el mercado de cambios, pero la pérdida de reservas fue mucho mayor (llegó a US$ 100 millones) y creció fuerte la bola de nieve de deuda de leliqs: mientras Reconquista 266 mantuvo las tasas de Leliqs y plazos fijos clavada en el 75% anual, la autoridad monetaria chupó de los bancos depósitos por otros $832.671 millones en Leliq cortas.

Pese a tanto esfuerzo, ahorristas e inversores se llevaban todos los dólares que ofrecían manos amigas: el 62% de todo lo operado en bonos se transó en los papeles GD30 y AL30, en un clásico movimiento de manos amigas, pero todo fue en vano. El dólar blue brincó $8 hasta un récord histórico de $378. El dólar Qatar subió 54 centavos hasta $379,48, el Senebi saltó $11,16 hasta $363, el MEP cedió $2,14 hasta $341,89 pesos y el contado con liquidación brincó $7,11 hasta $362,80. Por lo que la brecha tanto entre el dólar oficial y el blue como entre el CCL y el dólar mayorista fue de 99%. 

Con estos precios, los que venían surfeando haciendo el carry trade (operaciones con tasas de interés) sintieron que esa especulación fue velada en un féretro. En medio enero el blue sube 9,2% más del doble de lo que paga la tasa. Y en los últimos cuatro meses el blue sube 38%, de $274 a $378, al tiempo que la tasa pagó 20%, casi la mitad.

Hubo dos datos que hicieron bastante estruendo. Por un lado, el especialista cambiario Salvador Vitelli dije que "el dólar venía muy retrasado respecto de la inflación de 2022, y no es descabellado pensar en un dólar de más de $ 400; el año pasado con intervenciones lo aplastaron mucho y hoy para equiparar las variables debería estar al menos en $ 420". Pero claro, el valor no tiene techo, mientras no paren de emitir pesos sin cesar.

Los datos de la canasta

Y el otro dato que provocó mucho impacto surgió del Indec: apagó el festejo del Gobierno, que se había mofado de las consultoras y de los medios pesimistas porque habían anunciado una inflación de tres dígitos y que fue de menos del 95%. Sin embargo, Marco Lavagna anunció ayer que la canasta básica que mide la pobreza aumentó más que la inflación en 2022; 100,3% frente a 94,8% del IPC. Y una familia tipo necesitó en diciembre $ 152.515 para no ser pobre y $ 67.187 para no ser considerado indigente.

¿Qué hacer en este momento tan complicado para lograr que el dólar tenga un techo, ya que los ahorristas se desprenden de los pesos a gran velocidad? El economista Miguel Kiguel, de la consultora EconViews dijo que "en situaciones como estas no hay muchos instrumentos posibles, hay que subir la tasa de interés; de fondo se requiere un programa integral, pero en este contexto no le pidamos peras al olmo".

Inversiones en bonos argentinos

Sin embargo, de manera inexplicable, con algunos analistas diciendo que hay algunos capitales externos que se están metiendo, el mercado de bonos argentinos tuvo ayer doble volumen operado, y los precios de los títulos públicos tuvieron ayer un salto de más del 4%´. Fueron a su mejor precio de los últimos nueve meses y el riesgo país cayó 99 unidades hasta 1.881 puntos básicos, el menor nivel en ocho meses. Eso sí, sobre el 100% operado en bonos, el 55% fue en GD30 y el 7% en AL30, los dos papeles que más se usan para hacer puente con el dólar.

A nivel papeles privados, la entrada de balances trimestrales en Wall Street, con diferencias notables entre diferentes empresas, determinó un cierre mixto en la bolsa de Nueva York: hubo saltos importantes en papeles como AMC, Bed Bath & Beyond, Tesla y Morgan Stanley, pero bajas ruidosas para Goldman Sachs, Barrick Gold y Pfizer. Aunque no está todo dicho porque los balances trimestrales de las tecnológicas entrarán entre el 24 y el 26 de enero, y esas serán fechas decisivas. Mientras tanto, ayer la bolsa de San Pablo subió 2,1% y la bolsa de México bajó 1%.

La Bolsa sigue subiendo

Y lo ciertamente notable es que siguió la suba vertical en la Bolsa de Buenos Aires. Con $6.856 millones operados en acciones y $10.318 millones en Cedears, el índice S&P Merval saltó otro 4%, a su récord histórico en pesos y al mayor valor en dólares desde las PASO de 2019. Mientras que los ADR argentinos en Nueva York estuvieron mixtos: con subas del 1% al 9% para YPF, Telecom, Supervielle, Macro, IRSA, Cresud, Galicia, Francés, Central Puerto y Loma Negra; pero con bajas del 1% al 3,2% para Edenor, TGS, Bioceres, Mercado Libre y Despegar.

Por encima del resultado de ayer, hoy hay un nuevo test para Massa. Hoy hará otra licitación para captar casi $400.000 millones y entre los privados no hay mucho entusiasmo porque la deuda gigantesca del Tesoro crece de modo exponencial, con indexación asegurada sobre todo a través de los bonos duales que vencen en junio, julio y septiembre.

La colocación de Massa

Massa saldrá hoy a intentar colocar más bonos en pesos a fondos de inversión, a creadores de mercado, a inversores independientes y a importadores: les presentará Lelites, Ledes, Lecer, una Letra dollar linked, un bono dollar linked y un Bonte, que es el único papel que intentará pasar pasivo al próximo Gobierno.

A los fondos comunes de inversión les ofrecerá una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 17 de febrero de 2023 (nueva) 

A los denominados creadores de mercado les ofrecerá tres letras: una del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 28 de abril de 2023 (s28a3 -reapertura); otra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 19 de mayo de 2023 (x19y3 -reapertura) y otra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2023 (s31y3 -reapertura)

A los inversores independientes les ofrecerá dos instrumentos: una letra del Tesoro nacional vinculada al dólar estadounidense con vencimiento 31 octubre de 2023 (nueva) y un bono del Tesoro nacional en pesos a tasa Badlar privada por 0,70 con vencimiento 23 de noviembre de 2027 (tb27p - reapertura)

Y en algo que hasta ahora no se había hecho, a los importadores registrados en Afip y Aduana les ofrecerá un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense vencimiento 28 de abril de 2023 (t3v3d - reapertura).

Según los operadores, se espera que Massa rolee hoy la deuda sin problemas porque el BCRA emite sin parar, le compra bonos a organismos oficiales, y estos luego toman lo que ofrece Massa. Pero hay una luz amarilla: hasta ahora ni esos organismos amigos quieren saltar las PASO; se colocan incluso los aliados en corto, es decir en papeles que vencen antes de las primarias. Pero un dato central de este llamado saldrá de la tasa que tendrá que pagar la Secretaría de Finanzas para seguir procrastinando la pared de vencimiento. Además, casi todo está indexado. Y hay vencimientos mensuales con cantidades que en algunos casos superan los $2 billones al mes, valores que no entran en la cabeza de nadie

"Tres riesgos ven los inversores privados que no entrarán en esta licitación -aseguraban en las mesas ayer- sabe que la inflación licúa, temen un reperfilamiento que postergue pagos o, lo peor, que ocurra algo inesperado, provocando alguna sorpresa electoral que no esté en el escenario que todos imaginan. Según lo que vayan marcando los domingos electorales la presente corrida cambiaria podrá tranquilizarse o fundir biela".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés