El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 25°C
Panorama

Delicado desfiladero entre la inflación y el caos bancario

Los mercados tuvieron ayer un buen día. Hubo rescates millonarios de los bancos en problemas. Hay huida del peso. Los dólares financieros pasaron los $ 400. Aunque acciones y bonos repuntaron.

El BCE igual no dudó y subió la tasa, tomando a la inflación como principal enemigo.
El BCE igual no dudó y subió la tasa, tomando a la inflación como principal enemigo. -
Luis Varela 17 marzo de 2023

Dos días después de difundir que el IPC anual de febrero fue del 102,5% anual, el Indec confirmó ayer que se dispararon las canastas para vivir en Argentina: con subas que en febrero llegaron al 11,7%, una familia tipo necesitó el mes pasado $177.063 para no ser pobre y $80.483 para no ser indigente.

Con la entrada de marzo, las listas de precios están anotando actualizaciones de manera cada vez más seguida. Las variables macro se desestabilizan aún más, crece la presión sobre los dólares libres, con eso la brecha cambiaria vuelve a acercarse al 100%.

Esto está generando en la población un mayor rechazo por mantenerse en pesos, por comprar cosas o directamente buscar algún refugio de valor, que a nivel local por uso y costumbre es siempre el dólar, por lo que ayer los billetes financieros saltaron, con el dólar fuga superando por primera vez en la historia la psicológica barrera de los $400, algo que el Gobierno procuraba evitar desde hace varios meses.

El BCRA tuvo que mover 

Ayer, en medio de todo este movimiento, obligado por el goteo de depósitos que sigue en desarrollo, el Banco Central se vio obligado a subir la tasa de los plazos fijos para ver si frena la huída hacia el dólar, y el incremento que realizó fue bien escaso, de apenas 3 unidades, de 75% a 78% anual. No puede elevarlo más porque su deuda en Leliq con los bancos ya supera los $ 12 billones, y con esta nueva tasa estará obligado a liberar por mes solo por intereses de estos títulos nada menos que casi $800.000 millones, que retroalimentarán la inflación y la corrida cambiaria.

Esta débil posición argentina se dio ayer con movidas también importantes en Europa y EE.UU., que sufrieron en los últimos días fuertes sustos con algunos bancos. A pesar de las turbulencias bancarias, el BCE aumentó ayer su tasa corta en medio punto hasta 3,5% anual, ya que considera que la inflación es más peligrosa que el temblor bancario, pero este nuevo costo del ha puesto en vilo a los veinte países que lo utilizan.

Esta movida del BCE llegó horas después de que el Banco Central de Suiza le otorgara un crédito de US$ 54.000 millones al banco Credit Suisse, por lo que la cotización de esta entidad se recuperó en la Bolsa. Tras caer de US$ 2,26 a US$ 1,56 el miércoles, ayer terminó con un repunte del 19%, en US$ 2,02, en la apertura subía bastante más pero luego la autoridad monetaria suiza precisó que el dinero prestado va a estar direccionado a sostener a los depositantes, no a los accionistas ni a los que tienen bonos del banco.

Rescate en EE.UU.

Mientras tanto, en EE.UU. también hubo otro rescate. Un conjunto de bancos grandes decidieron darle un respaldo por US$ 30.000 millones al First Republic Bank, que luego de haber caído de US$ 38 a US$ 19 dólares finalizó ayer con una suba de casi 10%, en US$ 34,27, con un ambiente general bancario algo más tranquilo que se tradujo en un día positivo para Wall Street y otras bolsas, aunque analistas especializados advierten que este tipo de eventos van a seguir ocurriendo, por lo que se aconseja seguir tomando posiciones de alta prudencia.

La suba de la tasa del BCE, que le dio más importancia a la inflación que al temblor bancario, hace que ahora todos tengan los ojos puestos en el miércoles próximo, día en el que la Reserva Federal norteamericana resolverá cual es su movida siguiente. Jerome Powell hasta ahora viene repitiendo que basará la estrategia de la Fed en base a datos. Y ayer aparecieron dos datos, uno laboral y otro de vivienda, que generaron una mueca en los inversores. Se conoció que las solicitudes de ayuda por desempleo cayeron a 192.000 desde los  212.000 de la semana pasada. Y también se informó que el inicio de construcción de viviendas nuevas fue de 1,45 millones, cuando todos esperaban un número de 1,31 millones. Lo que demuestra que la economía norteamericana sigue muy firme.

Esos datos se conocen a seis días de que la Fed decida qué hacer con la tasa corta. Pero, sin embargo, la Bolsa de Nueva York no reaccionó mal: los inversores altamente especulativos juegan sus cartas a que Powell se vea obligado a caminar por un estrecho desfiladero, entre la inflación y los problemas bancarios, por lo que pocos esperan que la suba de tasas, si se hace, sea tranquila, de 25 puntos básicos, hasta 5% anual, y que probablemente haga una pausa o que directamente termine bajando las tasas antes de fin de año.

Más allá de toda esta especulación, el claramente menor nivel de tasas largas que tuvo EE.UU. con toda esta crisis mejoró la condición de los bonos emergentes. Y con eso los bonos argentinos también repuntaron ayer, ya que mejoraron 0,4%, por lo que el riesgo país cedió 63 unidades hasta 2324 puntos básicos.

Ahora, todas las fichas están jugadas al miércoles próximo, día en el que se definirá cuánto sube la tasa la Fed. Ayer las tasas largas norteamericanas apuntaron apenas hacia arriba: se pagó 4,5% anual a 1 año de plazo, 3,7% a 5 años, 3,6% a 10 años y 3,6% a 30 años. Y con este premio, y el lío bancario que hay en EE.UU. el dólar tuvo ayer un día global mixto. En el exterior el billete verde subió 0,3% contra el yen y el chileno pero bajó 0,1% en China, 0,3% contra el euro, 0,5% contra la libra, 1,1% en Brasil y cayó 1,2% en México.

Suba del dólar en Argentina

En el mercado argentino, sin embargo, la alta debilidad de todos los parámetros económicos hace que el mercado cambiario entre en un nuevo hervor. El dólar blue saltó $4 hasta $383, el dólar Qatar subió $1,18 hasta $420,42, el Senebi saltó $5,14 hasta $402,06, el MEP  brincó $6,07 hasta $388,76 y el contado con liquidación saltó $4,32  hasta $400,62. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 82% y la del CCL con el mayorista saltó hasta el 97%.

Y atención que los dólares no subieron más porque el Banco Central hizo un gran gasto. Ayer vendió en el Mulc casi US$ 100 millones, y en el balance comercial del día la autoridad monetaria terminó perdiendo otros US$ 58 millones, con caras de preocupación en el directorio, mientras decidía lo que no quería: subir otro peldaño la tasa de interés.

A nivel global, el sostén a los bancos le puso un piso a las bolsas y hubo repunte general de cotizaciones, con firme repunte en la Bolsa de Nueva York: con suba del 1,2% para el Dow, del 1,8% para el S&P y del 2,5% para el Nasdaq. Mientas que la Bolsa de San Pablo subió 0,7% y la de México lo hizo 0,8%.

Y luego de varios días a la cola de todas las caídas, ayer la Bolsa de Buenos Aires se destacó con el mayor repunte de todos. Con 5.134 millones de pesos operados en acciones y 6.733 millones en cedears, el índice S&P Merval subió 6,5%. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York anotaron una suba en bloque del 1% al 8%, con Macro, Central Puerto, Francés, Galicia, TGS, Supervielle, Telecom, Pampa E, Bioceres e IRSA como las más beneficiadas del día.

Las commodities sin dirección

Debajo de los valores bursátiles, las commodities siguen danzado, mixtas, como sin dirección definida. Hubo una nueva baja del 0,4% para el petróleo, un cierre mixto para los metales preciosos y para los metales básicos. Mientras que los granos estuvieron mixtos tanto en Chicago como en Rosario. Y hubo un repunte del 2,5% para el Bitcoin, con mejoras de hasta el 3,5% para el resto de las criptomonedas.

La próxima gran prueba será el miércoles 22, pero no únicamente por lo que mueva Powell desde la Fed. Ese día se realizará una nueva licitación de bonos en pesos. 

Se sabe, después del último mega-canje, con el que Massa le pasó al gobierno que viene una montaña de deuda en pesos, aún quedan sin renovar, por vencer, $ 644.000 millones en marzo, $ 1,04 billones en abril, $ 0,95 billón en mayo y $ 0,81 billón en junio. Todos esos títulos están en manos de privados que rechazaron el último canje y que esperan cobrar e irse. Irán a comprar cosas (más inflación) o al dólar (más presión cambiaria). Y, por si fuera poco ayer mismo la Bolsa de Cereales de Buenos Aires salió a decir que estas lluvias que llegaron no alcanzan para mejorar la situación actual. Y proyecta una cosecha total de granos de 84 millones de toneladas, el nivel más bajo de la serie que se lleva desde el año 2000. Y ratificó que proyecta una caída del 48% en la exportación de granos, una pérdida de US$ 20.800 millones en ventas al exterior y una merma en la recaudación de US$ 7.836 millones.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés