El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 10°C
Panorama

Con 3 razones a favor y 1 en contra, alza de títulos locales

La semana se inició con una nueva suba para los titulos argentinos, con el mercado cambiario bajo control. Las PASO están a 40 días y los candidatos con chances hacen que los inversores ganen confianza.

El domingo vencen los cupones de los bonos del canje, y es esperan los DEG del FMI.
El domingo vencen los cupones de los bonos del canje, y es esperan los DEG del FMI.
Luis Varela 04 julio de 2023

A apenas cuarenta días de las PASO del 13 de agosto, surgieron en las últimas ruedas tres razones a favor y una en contra que provocaron ayer otro fuerte salto en el valor de los títulos argentinos, con un mercado cambiario que sigue totalmente anestesiado, con el dólar libre congelado en el mismo precio que tenía hace diez semanas, a costa de una gran quema de reservas y de bonos, que se transforman en una inquietante hipoteca a futuro.

El trade electoral

dolares urnas
 

Sumergidas en un claro trade electoral, las acciones han tenido un tremendo salto del 60% en dólares desde mediados de marzo a esta parte y los bonos se han acoplado con una mejora también muy importante del 40% desde fines de abril hasta ahora, con un escenario argentino que está planteando un marcado cambio de ciclo, que puede derivar en un país con una conducción con mucho más sentido común, que no provoque alergia absoluta en los inversores, como viene ocurriendo desde hace cuatro años.

El primero de los factores que terminaron de consolidar en los últimos días estas subas tuvieron que ver con el sorpresivo cierre de listas, en el que Sergio Massa apareció haciendo una diagonal desde último momento, dejando fuera de juego a Wado de Pedro, y finalmente quedaron plantados cuatro candidatos que tienen clásicas posiciones capitalistas, amigables con el mercado, que ubicarán a la  Argentina que viene en Occidente, esfumando casi por completo la posibilidad de caer en una suerte de "Argenzuela", como creían algunos hasta hace muy poco.

Tuvo también mucho que ver la decisión que tomó Massa el viernes pasado, de pagarle US$ 2.700 millones por la deuda atrasada con el FMI, con un conejo de la galera, ya que no entregó dólares líquidos que no existen, sino que devolvió DEG y consiguió que el Fondo aceptara los yuanes que China le autorizó a Argentina a utilizar como reservas de libre disponibilidad.

Esperando a los DEG

FMI confirmó el acuerdo con Argentina y adelantó que se reducirán los subsidios a la energía
 

De igual modo, mientras se espera con gran ansiedad que el FMI termine liberando al menos los DEG por US$ 4.400 millones que hay trabados desde marzo (por no cumplir con ninguna de las metas acordadas), también cayó muy bien ayer un informe de la Bolsa de Cereales de Rosario, que adelantó que a esta altura del año  pasado se llevaba vendida el 41% de la cosecha de trigo, mientras que ahora, de las 16 millones de tonelada que se esperan de trigo para diciembre y enero apenas se comercializó el 3%. Y esto sucede porque el precio actual del cereal es US$ 100 más bajo que hace un año, no se sabe efectivamente si las lluvias alcanzarán para un buen rinde, y mucho menos se conoce qué hará el Gobierno que asuma a partir de diciembre.

Además, otro de los elementos que impulsó claramente ayer al mercado fue la derrota peronista en San Juan, tras veinte años de hegemonía peronista. Es apenas el 3% del padrón electoral total, pero al estar el peronismo dividido internamente (los Uñac por un lado y  Gioja por el otro) Marcelo Orrego de JxC terminó consolidando un dominio opositor, que ya se concretó en todo Cuyo, esencialmente en Mendoza desde hace rato, y últimamente también en San Luis, finalizando con el imperio de los Rodríguez Saá.

Mejoran los bonos

mercados
 

De ese modo, los bonos lograron ganar otro 2% ayer, con un riesgo país que no se movió demasiado: se mantuvo en 2.029 puntos básicos porque está variando la base de los bonos norteamericanos. Y lo destacable del día es que continuó la tranquilidad cambiaria, que sólo fue empañada por una mala noticia. Según confirmó la consultora Abeceb, en junio hubo un récord histórico en el rojo comercial bilateral con Brasil: se pendieron US$ 1.042 millones, porque el tipo de cambio argentino está artificialmente atrasado, cuesta cada vez más exportar y las importaciones fluyen. Y, en este caso, el salto de las importaciones desde el país más grande del Mercosur sin dudas estuvo explicada por el boom de compra de soja para molienda (+3.247% i.a.) que alcanzó un récord de nada menos US$ 542 millones en un contexto de escasez interna de la oleaginosa producto de la sequía.

El contexto global

A nivel internacional, mientras tanto, hubo algunos elementos que generaron alguna sorpresa. Causó extrañeza la baja del petróleo, que cedió 0,5%, a pesar de que los árabes ampliaron su nivel de oferta, pero evidentemente un mundo que plantea un segundo semestre con menos actividad genera expectativa de que las compras de crudo no serán sostenidas. Y también hizo girar la cabeza de muchos el nuevo incremento del Bitcoin, que terminó nuevamente arriba de US$ 31.000, con su mejor precio en un año, producto de que muchos inversores globales desconfían de los movimientos que están haciendo los principales bancos centrales con las tasas de interés, dejando en la lona a muchos endeudados.

Por lo demás, como hoy es feriado en EE.UU. por el día de la Independencia de ese país, ayer hubo una rueda corta en Wall Street. Y los analistas están absolutamente concentrados en las minutas de la última reunión de la Fed que se difundirán mañana. Pero sobre todo quieren ver como aparecen este viernes los datos de empleo de ese país, la información más importante del mes, ya que terminará por definir qué hará la Reserva Federal en unos días con su tasa de interés corta, que por ahora se espera 25 puntos básicos arriba, pasando de 5,25% a 5,5% anual.

En base a eso, ayer hubo una fuerte suba en las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,5% anual a 1 año, 4,2% a 5 años, 3,9% a 10 años y 3,9% a 30 años. Y con ese resultado, en el exterior el dólar subió 0,3% en Brasil y Japón y 0,1% contra la libra, no cambió contra el euro, y bajó 0,1% contra el yuan, 0,2% en México y 0,4% en Chile.

El dólar en Argentina

dolar
 

A nivel local, el mercado cambiario siguió con la misma música. El BCRA logró compró US$ 10 millones en el mercado, con el dólar agro aportando liquidaciones por US$ 17 millones. Pero al final del día igualmente el BCRA terminó perdiendo otros US$ 29 millones en las reservas, por lo que este año la fuga anual es récord del siglo, casi 38% más abultada que el último año de Macri.

Así, con el BCRA vacío de dólares, la gente tiene en la cabeza todo lo que sucedió en Argentina en los últimos años. Está el Plan Bonex de 1989, el corralito y la pesificación asimétrica de 2001/2, la incautación de las AFJP, la guerra con el campo... Y ahora que se sabe que las reservas líquidas son negativas, muchos temen que se termine metiendo mano en los depósitos en dólares que tiene la gente en los bancos, y que están encajados en el BCRA.

Sin embargo, con todos los movimientos que se siguen realizando, el mercado cambiario siguió ayer bajo control, con gasto de reservas, pero estable. El dólar blue subió $1 hasta $495, el dólar Qatar saltó $2,78 hasta $543,10, el Senebi bajó 58 centavos hasta $496,80, el MEP bajó $1,18 hasta $483,51 y el contado con liquidación bajó 42 centavos hasta $475,21. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 82% y la del CCL con el mayorista se ubicó en 93%.

Evidentemente, causó gran tranquilidad que el FMI terminó aceptando el pago mitad en DEG mitad en yuanes. Esto quiere decir que los dólares líquidos que tiene el BCRA son más de lo que se pensaba, eso sí al ser usados se utilizan fondos que en realidad son deuda. Y, además, sin conocerse con claridad cuál es el costo de esos fondos. Se sabe que por los DEG se está cobrando una tasa del orden del 4% anual, pero en el contrato que se hizo con China por el swap no hay números claros: en el mercado se supone que cuestan 8,2% anual, pero en el equipo económico nadie confirma ni niega nada.

Camino a las PASO

massa
 

A partir de esto, en el mercado se teme que se siga con el plan llegar, con más emisión y más plan platita, sobre todo  ahora que apareció la derrota en San Juan. Y queda como gran duda que haya una sorpresa con Grabois, que le robe muchos votos a Massa porque los kirchneristas consideran que votar a Massa es tragarse otro sapo, como pasó con Alberto. De ahí que en las últimas horas sobresalió la actitud de Máximo Kirchner, pidiéndole a "la compañera" Cristina que participe, porque hay encuestas que dicen que Kicillof a lo mejor no gana. Y, si eso sucede, habrá menos sillas en el Congreso para los K, y no se podrán detener las reformas que impulse el Gobierno entrante.

Así, aunque es todo con bajo volumen, con operaciones más bien locales, que no son de capitales internacionales, los bonos argentinos siguieron recuperando precio en pesos ayer, con una nueva suba del 2%, con un volumen total moderado. Y en el mercado los operadores afirmaron que "vuelve el atractivo de la tasa en pesos y de la renta fina en pesos porque se espera una desaceleración de la inflación al menos en junio". Aunque los que llevan mediciones de alta frecuencia adelantan que los índices seguirán al alza el resto del año. Ramiro Castiñeira, de Econométrica, pronosticó que el próximo Gobierno recibirá esta economía que deja Alberto con una inflación anualizada del 200%, y con mucho por hacer: "va a tener que salir de los controles de precios, del control cambiario, de las tarifas pisadas, del control de importaciones...".

Con todo ese marco local, anticipándose a una inminente suba de tasas en la Fed, hubo otro día en alza en la Bolsa de Nueva York aunque muy tímida: con suba del 0,1% para el Dow y el S&P, y avance del 0,2% para al Nasdaq. Mientras que hubo un aumento del 1,3% en la Bolsa de San Pablo y un alza del 1,6% en la de México.

A nivel local, con volumen también algo más apagado, de $9.980 millones de pesos operados en acciones y $10.475 millones en Cedears, hubo una suba del 2,4% en la Bolsa de Buenos Aires. Al tiempo que los ADR argentinos que operan en Nueva York estuvieron mixtas, con suba del 1 al 2% para Cresud y Bioceres, con bajas del 1% al 2% para Telecom, Central Puerto y Pampa E.

Commodities mixtas

Dólar soja
 

Finalmente, en commodities, los movimientos fueron diversos. El petróleo bajó 0,5%, los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos fueron al alza, en Chicago los granos estuvieron repartidos, pero hubo una muy fuerte suba en la Bolsa de Rosario, con salto del 9,6% para la soja, del 7,1% para el trigo y del 4,7% para el maíz. En tanto que el Bitcoin subió 2,9% pero hubo resultados mixtos en el resto de las criptomonedas.

Evidentemente, creó otro clima el triunfo de JxC en San Juan. No es mucho, ya que significa el 3% del padrón. Y el foco de todo el mercado estará esperando esta semana los DEG (el directorio del FMI vota el viernes), con lo que quedará confirmado que el domingo se pagan sin problemas los cupones por US$ 1.050 millones de los bonos que surgieron del canje que hizo Guzmán en agosto de 2020. Si eso se logra, esta administración terminará sin entrar en default. Y sería difícil que el próximo gobierno abra su turno con un default el 9 de enero, que es la fecha del próximo pago de cupones.

Por supuesto, el gran interrogante es saber qué pasará con el cepo y con la ley de alquileres. En campaña, ninguno de los candidatos habla sobre ninguna de esas dos cosas. Y si eso no se cambia, la encrucijada financiera argentina se mantendrá con una puerta giratoria, sin poder sacar dólares del país, pero también sin que haya dólares que entren.

Además, nadie sabe quién será el próximo Presidente. Massa se acaba de agregar, pero ya gobierna desde hace un año y no hizo nada, solo postergar. Antes se decía que había tres tercios para la elección, que luego fueron tomados por cuatro cuartos, por los indecisos. Pero ayer en San Juan quedó confirmado que hay cinco quintos, ya que hay una gran parte de gente que no tiene intenciones de ir a votar por nadie. Además, todos descuentan que 2024 será un año ciertamente durísimo, por lo que la incertidumbre como base es lo que continúa.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés