Acciones y bonos a la baja antes de que asuma Trump

20-01-2017
Compartir

Por Luis Varela

Como si se tratara de patitos que se ponen rápidamente en fila a último momento, los mercados de todas partes actuaron ayer con llamativos ajustes de sintonía un día antes de la asunción del multimillonario Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos.

En general todo actuó en dirección de la moderación, abandonando los movimientos excesivos que habían registrado muchos valores entre el 8 de noviembre y el 6 de enero, días en los que Trump le ganó la elección a Hillary Clinton y en dio su primera conferencia de prensa.

O sea, en la primera etapa hubo movimientos estruendosos, con fuertes subas para las acciones y gran consolidación del superdólar, pero en los últimos días, con Trump ya mucho más cerca de tener la batuta del poder en la mano, el trueno naranja se aplacó, empezó a decir que el dólar estaba demasiado fuerte y que no se podrá aplicar una política de protección tan agresiva.

Sin que se hayan eliminado todos los temores porque eso se irá viendo a medida que vaya tomando medidas durante su mandato, los valores de ayer desandaron algunos de esos movimientos estridentes, a pesar de que la OMC realizó un apocalíptico pronóstico por la llegada de Trump a la Casa Blanca.

El dato más distintivo fue un retroceso del dólar contra casi todas las monedas. Ayer el billete verde bajó a 3,19 reales en Brasil, también achicó contra el euro y la libra esterlina y cedió incluso en el convulsionado México, donde el dólar retrocedió de 22 a 21,91 pesos. El único llamado de atención fue contra el yuan, con China aplicando medidas para que su moneda pueda servir para competir comercialmente con EE.UU.

En Buenos Aires, sin embargo, el dólar tuvo otra dirección: siguió subiendo. Ganó otros dos centavos, hasta $ 16,27en el canal oficial y $ 16,89 en el blue, pero con el dólar mayorista orientado a la baja, hasta $ 15,92 pesos, debido a que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, se aseguró el ingreso de gruesos dólares para los compromisos que tiene que afrontar el país en los próximos meses.

De hecho, Argentina colocó ayer en Nueva York deuda por US$ 7.000 millones, pagando tasas del 5,625% anual a cinco años y 7% anual a diez años de plazo, luego de recibir ofertas por nada menos que US$ 22.000 millones. La presencia de muchos inversores interesados fue muy tranquilizadora, aunque debe advertirse que hace un año, con Macri recién estrenado, los inversores que se presentaban eran bastante más que los que se anotaron ayer.

Frente a esta toma de deuda, a nivel local se dio la aparición de algunos datos económicos preocupantes. Según informó la Universidad Di Tella, la expectativa de inflación vuelve a estar para arriba: de medir 21% anual ahora se mide nuevamente 25%. Y eso llega con datos oficiales que vuelen a mostrar una fuerte caída en el consumo: en noviembre, ventas en supermercados y shoppings crecieron otra vez bien por debajo de la inflación.

Con esa realidad, los inversores decidieron desensillar de algunas posiciones argentinas. Por eso, la Bolsa de Buenos Aires pedió 1,25% en el índice Merval y los bonos argentinos anotaron retrocesos de hasta el 1,5%.

En los extremos hubo subas del 1% al 2,3% para los bonos DIPO Y BPMD, y bajas del 1% al 2,2% para los bonos TVPA, PARYD, PARP, PARY, AA46, PARA, AA26, AA26D, TO26, PMG18 y PAY0.

Para las acciones casi todo fue en descenso: se anotaron subas del 1% al 2,2% para Molinos, Introductora, Camuzzi e Indupa, pero bajas del 2% al 5,3% para Mirgor, Costanera, Semino, Transener, Ledesma, Petrolera Pampa, Juramento, Garovaglio, Boldt, Longvie, Ferrum, Colorín, TGS, Banco Patagonia, Hipotecario, Cresud, Oeste, San Miguel, Ausol, Domec y TGLT.

En Nueva York, mientras Wall Street y otras Bolsas latinoamericanas cedían 0,3%, los ADR argentinos mostraron bajas generales, del 1% al 4,5% para Nortel, Ternium, Cresud, Francés,TGS, Pampa E, Petrobras Argentina, IRSA Inv., Bunge, YPF y Macro.

En Buenos Aires el Banco Central sigue trabajando para llevar todo el movimiento monetario con operaciones de pases a siete días, alejándose de los plazos fijos y las Lebac, que con rendimientos del 16% al 23% atraen cada vez menos a los inversores.

Toda la atención estará concentrada hoy en el discurso de inauguración de Trump en Washington. A partir de los dichos concretos del nuevo Presidente, y de su impacto en el Capitolio, los inversores empezarán a moverse a gran velocidad, veremos en qué dirección.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés