La oportunidad de las renovables

El Gobierno prepara una resolución que es favorable para el sector, según Abeceb

14-06-2017
Compartir

El borrador de la resolución oficial que regula la compraventa de energías renovables “es una oportunidad para los inversores que podrán diversificar su cartera de clientes y también para los grandes usuarios, a los que se les permitirá abastecerse en el sector privado y, eventualmente reducir sus costos de energía”, según opinó ayer el director de Mercados de Energía, Minería e Infraestructura de Abeceb, Mariano Lamothe.

De acuerdo al economista de la consultora, “esta regulación se aguarda con expectativas en el sector de energías renovables porque estimulará la llegada de nuevas inversiones y por otro lado, permite anticipar una eventual reducción de costos que podría favorecer a los grandes consumidores”.

La ley 27.191 de energías renovables, promulgada en 2015, estableció un requisito mínimo de consumo de energía proveniente de fuentes renovables, comenzando en 8% desde el 31 de diciembre de 2017 e incrementándose hasta 20% en 2025. De acuerdo a la ley, los grandes consumidores podían cumplir esa exigencia mediante la autogeneración, realización de contratos en el mercado a término (libre contratación entre privados) o bien trasladando la obligación a Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA), que compraría la energía y trasladaría el precio a los usuarios, en un mecanismo, denominado “de compra conjunta”.

No obstante, y a pesar de estar incluida como una posibilidad en la misma ley, hasta ahora la realización de nuevos contratos de compra venta de energía en el mercado a término no estaba autorizada. En ese sentido, recientemente, el Ministerio de Energía y Minería publicó un borrador de la regulación de contratos de compra-venta de energías renovables entre privados, que según Abeceb, “es importante porque permite a los grandes usuarios del mercado eléctrico realizar contratos libres para la compra de energía eléctrica renovable, es decir, sin tener a CAMMESA como intermediario y pudiendo negociar precios y plazos del contrato”.

“Esto permitirá el desarrollo de nuevos proyectos y permitirá reducir riesgos asociados a la excesiva dependencia de CAMMESA, hasta ahora el único comprador habilitado”, destacó Lamothe, ya que “establecer un contrato entre privados es una forma de evitar estos cargos y reducir los costos de la energía”. De acuerdo a un ejercicio de la consultora, estos nuevos contratos conseguirían valores de compra de la energía de alrededor de US$ 80 por Mwh.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés