El Economista - 70 años
Versión digital

jue 29 Feb

BUE 25°C
Panorama

Mucha confusión, sin que nadie sepa dónde está parado

Expertos y novatos van siguiendo las migas que deja Milei, sin tener ninguna confirmación todavía. El blue se sostuvo, pero el MEP y el CCL se hundieron.

Los bonos cedieron y el riesgo subió, con variaciones notables. Y lo peor fue en la Bolsa: aquí cayó 8% y en NY los ADR subieron en bloque.
Los bonos cedieron y el riesgo subió, con variaciones notables. Y lo peor fue en la Bolsa: aquí cayó 8% y en NY los ADR subieron en bloque.
Luis Varela 28 noviembre de 2023

Mientras el Presidente electo Javier Milei, acompañado por sus altamente posibles jefe de Gabinete Nicolás Posse y ministro de Economía Luis Caputo, se encuentran en EE.UU. para mantener conversaciones con representantes del Gobierno norteamericano y del Fondo Monetario Internacional, el mercado financiero argentino entró ayer en una suerte de pausa, un tanto desquiciante, tras la suba vertical que experimentaron los papeles nacionales públicos y privados la semana pasada, después del triunfo en el balotaje sobre el todavía ministro Sergio Massa.

Confirmaciones demoradas

Nicolás Posse, Luis "Toto" Caputo y Javier Milei
 

Con nombramientos que van y vienen, pero con las confirmaciones suspendidas hasta que se concrete la asunción el 10 de diciembre próximo (dentro de 12 días y solo 8 ruedas porque hay otro feriado en el medio), ahorristas e inversores tienen la sensación de que Milei tiene un rumbo económico bien definido, hacia una economía libre, mercado abierto y equilibrio fiscal vía recorte del gasto. Pero los operadores sintetizaron ayer que "en realidad, nadie sabe muy bien dónde estamos parados, ya que habrá mucha resistencia, un Congreso con mucha oposición, y el nuevo Presidente tendrá que desactivar la bomba que le dejan con muchísimo cuidado, como si se tratara de un complicadísimo mecanismo de relojería".

A lo largo del fin de semana agregó todavía más inquietud el "sí pero no" de Demian Reidel, que parecía número puesto para el Banco Central, donde está el agujero más grande que deja la actual administración. Pero según se dijo en el mercado a Reidel no le dieron seguridad los movimientos que está preparando Caputo para resolver el abismo de $23 billones que el BCRA le debe a los bancos en Leliq. Y según explicó de manera bastante gráfica el propio Milei, a Reidel le dio algo así como miedo escénico, como le puede ocurrir a un jugador que está por debutar en un Mundial y el técnico le dice "ponete los botines que entrás".

Estos titubeos en torno al timón del barco generó muchísimo vértigo en los inversores y ayer hubo notable diferencia entre los más experimentados y los más novatos, tanto que los que más conocen el paño siguieron jugando muy a favor de lo que significa dejar al kirchnerismo atrás, mientras que los pequeños ahorristas están con inquietud, y prefieren seguir optando por inquietud. Dicho de otro modo: los que saben piensan que como ocurrió entre 2002 y 2003, cuando se pasó lo peor de la crisis de 2001, se puede haber superado el dólar pánico y nos podemos estar encontrando en un momento en el que haya una revaluación del peso, algo que no se ve desde hace dos décadas.

Y el temor no es sonso: a lo largo del fin de semana la gente vio en las estaciones de servicio que las naftas pegaban otro salto, se vieron fuertes aumentos de hasta el 15% en la carne y del 10% en el pan, luego de las remarcaciones que se anotaron en los últimos dias en los supermercados. Y ahora, paradójicamente, algunos comerciantes intermedios expresaron que "estamos bastante mareados, porque entre lunes y miércoles pasado hubo incrementos que se estiraron al 50%, pero como la venta se congeló con esos precios, ahora están planteando hacer descuentos del 35%".

La inflación que viene

2400x1600-inflacion-subyacente
 

Sin que haya modificaciones en lo que se espera, las consultoras siguen hablando de un fogonazo inflacionario por venir, con una suba otra vez cercana al 13% en el IPC de noviembre y un diciembre que puede superar el 20%, pero hay muchas empresas que están suspendiendo gente, hay algunos telegramas de despido y apareció algún gobernador poniendo en duda el pago del aguinaldo, por lo que todo es una especie de tómbola con los precios que giran a alta velocidad sin que nadie sepa con exactitud hacia dónde van las cosas.

E, increíblemente, después de seis meses con el nivel de actividad en retroceso, ya empiezan a aparecer sindicalistas y hasta empresarios que ya culpan a Milei de despidos por ejemplo en la industria de la construcción, e incluso se divulgó que ya aparecieron telegramas de despido en algunos organismos oficiales, cuando no hay nadie de LLA en el Ejecutivo que pueda emitir semejante cosa. 

Con nombre y apellido, el mismísimo presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, describió ayer que "hay envío preventivo de telegramas de despido en algunas empresas del sector porque estamos en un limbo, Milei dijo que habrá cancelaciones de obra pública y muchos empresarios del sector creen que la obra realizada en noviembre, se facturará en diciembre y se cobrará en febrero, y tenemos una casi total certeza de que esos trabajos no se cobrarán". Frente a todo eso, los valores de casi todo empezaron a operarse en un "ida y vuelta", con muchísima confusión.

Los indicadores globales

En el mundo, mientras tanto, las cosas estuvieron muy tranquilas a la espera de que se difunda el próximo índice de inflación de EE.UU., para entender qué puede llegar a hacer la Reserva Federal norteamericana con su tasa base en diciembre. Ayer, por lo pronto, las tasas largas estadounidenses siguieron declinando lentamente: se pagó 5,3% anual a 1 año de plazo, 4,4% a 5 años, 4,4% a 10 años y 4,5% a 30 años. Y detrás de eso, en el exterior el dólar subió 0,4% en Chile, 0,3% en México y 0,1% en China, no cambió en Brasil, pero bajó 0,1% contra el euro, 0,2% contra la libra y achicó 0,6% en Japón.

El mercado local

dolar tormenta
 

Lejos de esa tendencia relativamente estable, el mercado cambiario local fue un verdadero desquicio. Alimentado por presión compradora de las personas con menor conocimiento financiero, el dólar blue subió $4 pesos hasta $999, pero los conocedores hicieron que el Senebi cayera $28,50 hasta $961,90, con un derrumbe de $56,22 en el MEP, hasta $916,53, y con el contado con liquidación hundiéndose $70,86 hasta $859,87. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 165% y la del CCL con el mayorista fue del 140%.

Es de tal grado la falta de brújula, que, con menos negocios, los bonos argentinos terminaron con leves bajas, por lo que el riesgo país subió 46 unidades, hasta 2.006 puntos básicos, pero en realidad el nivel de selectividad fue extremo, con subas del 24% en algunos papeles (GD41X) y con derrumbe del 10% en otros (GD41), en un claro movimiento de pinzas que nadie sabe dónde puede llegar a terminar en el momento en el que Milei termine recibiendo la banda presidencial y confirme, o no, a Caputo como ministro de Economía y vaya a saberse quién al mando del Banco Central.

Mientras tanto, con una quietud marcada, hubo una leve baja en la bolsa de Nueva York: con descenso del 0,1% para el Nasdaq y baja del 0,2% para el Dow y el S&P, en tanto que la Bolsa de San Pablo subió 0,1% y la Bolsa de México cayó 1,3%.

Pero lo más desquiciante del día estuvo en los papeles privados, porque el volumen local fue récord en compañías nacionales, con precios absolutamente hundidos, al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York volaron con una suba en bloque que llegó hasta un aumento alocado. En detalle, con $41.764 millones operados en acciones y $24.714 millones en Cedears, hubo un derrumbe del 8,1% en la Bolsa de Buenos Aires (del 8,4% en dólares). Mientras que los ADR anotaron subas del 1% al 14% para Galicia, IRSA, Telecom, Francés, Macro, Supervielle, Mercado Libre, TGS, Pampa E, Central Puerto, YPF y Cresud.

Commodities tranquilas

mercados inversiones
 

Particularmente, toda esta movida bursátil se dio en un día en el que las commodities estuvieron bastante tranquilas. Hubo suba del 0,2% para el petróleo, los metales preciosos estuvieron en alza (más la plata que el oro), los metales básicos actuaron hacia abajo, hubo un importante retroceso para los granos tanto en Chicago como en Rosario, y después de la fuerte suba de las últimas semanas las criptomonedas se tomaron un respiro: el Bitcoin bajó 1,8%, y hubo descensos de hasta el 3,5% en el resto de los valores del panel.

Hay muchos interrogantes por delante. Hoy, por ejemplo, el Gobierno hará un nuevo llamado a licitación para colocar Boncer, bono dollar linked y Bono temático sostenible. No se debe cubrir un vencimiento muy grande, se necesitan unos $50.000 millones para los títulos nominados en pesos y unos US$ 100 millones para un bono atado al dólar a valores nominales. A los denominados creadores de mercado se les ofrecerá cuatro bonos: un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 4% vencimiento 14 de octubre de 2024 (t4x4 - reapertura), un bono del Ttesoro nacional en pesos ajustado por CER 4,25% vencimiento 13 de diciembre de 2024 (t5x4 - reapertura), un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 4,25% vencimiento 14 de febrero de 2025 (t2x5 - reapertura) y un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,50% con vencimiento 31 de marzo de 2025 (tv25 - reapertura). Y también saldrán a colocar un bono temático sostenible del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 4,25% vencimiento 23 de mayo de 2025 (t4x5 - reapertura).

En realidad lo que está generando todas estas distorsiones tiene que ver con un elemento central. Milei llegó al poder con gran apoyo de los votos de la mayoría de la población en casi todos los distritos. Pero hay dudas por lo que hará el Congreso, donde el Presidente electo puede encontrar mucha resistencia, y también se duda sobre su gobernabilidad. Por lo que por el momento se lo ve como a un audaz equilibrista que va caminando por arriba de una soga elevada, y sin red.

Por supuesto, los que tienen altísimas sumas jugadas van moviéndose para buscar resguardo y ventaja. Los bancos por ejemplo van modificando sus posiciones, saliendo de las Leliq que son a 28 días de plazo, para pasarse a pases que son a un día de término, algo que los deja libres, listos para desensillar si algo se descarrila. Y el tema no es menor: hoy vencen Leliq por $ 1,54 billones (52% está en manos privadas y 48% en el sector público), el jueves vencen leliqs por $ 2,1 B (62% en sector público y 38% en sector privado), el 5 de diciembre, también antes de que asuma Milei, hay otro gran vencimiento de $1,6 billones en Leliq y el 7 de diciembre también terminan Leliq por $ 1,7 billones. 

Según el nuevo Presidente vaya avanzando con el gobierno norteamericano y con el FMI, según la confirmación de Caputo en Economía y según el nombre del que se hará cargo del Banco Central, los bancos irán tomando decisiones, manteniéndose en pases a un día, o cancelando. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés