La economía no resultó motivo de “voto castigo” (y se renovó el crédito)

Los economistas creen que, más allá de los problemas actuales, la ciudadanía renovó su voto de confianza a la espera de mejoras a futuro

Compartir

Por Alejandro Radonjic

Finalmente, la economía no fue motivo de un “voto castigo”, como temían algunos en el Gobierno porque los “brotes verdes” habían llegado más tarde y más débiles de los inicialmente pensado y como especulaba Unidad Ciudadana, y también 1País, porque su campaña reposaba, casi exclusivamente, sobre el “plan de ajuste” de la Casa Rosada y el supuesto creciente malestar económico de la población.

Los HT

#AsiNoSePuedeSeguir fue el hashtag que intentó resumir ese sentimiento general, pero los grandes números dijeron otra cosa. Por el contrario, el hashtag oficialista #SigamosCambiandoJuntos parece haberse impuesto, aunque estuvo lejos de configurar una mayoría a lo largo del país.

3 M en PBA

La gran elección de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, superando los tres millones de votos y superando (aunque por poco) a Cristina Kirchner, quizás sea el principal reflejo de que ese discurso opositor no tuvo la adherencia esperada. Menos aún en la “madre de todas las batallas”, el distrito más complicado, ahora y siempre, y el menos beneficiado, hasta el momento, por la aún tímida recuperación en curso.

El debate

¿La gente cree que los problemas económicos son responsabilidad de “la pesada herencia”, se han comenzado a sentir los “brotes verdes”, se acabó la tesis del “voto económico” o la ciudadanía decidió renovar el crédito a Cambiemos a la espera de un futuro más promisorio?

Finalmente, la economía no fue motivo de un “voto castigo”, como temían algunos en el Gobierno porque los “brotes verdes” habían llegado más tarde y más débiles de los inicialmente pensado

“Todavía sigue primando el hecho de que el trabajo que está haciendo el Gobierno es de largo plazo, y ese mensaje está llegando”, expresa Gabriel Zelpo desde Elypsis, una de las consultoras que estuvo más finita a la hora de arrimar al bochín encuestológico. “Si bien los índices de confianza del consumidor no están muy bien, hay algo más y tiene que ver con una mejora más estructural y eso, como decía, está entrando en el electorado”, agrega Zelpo. “Y eso es clave porque, sin la parte política y social, la agenda no se puede llevar adelante”, concluye.

“Se renovó el crédito”, explica Matías Carugati desde Management & Fit, una consultora que también estuvo muy cerca de los resultados finales. “Sigamos apostando por el cambio que eso nos va a llevar hacia un futuro mejor”, dice Carugati, interpretando el espíritu del voto dominical. “El kirchnerismo apostó todo a una economía destruida, y la verdad es que no es así”, amplía.

Con el crédito renovado y abierto, el Gobierno cuenta con un apoyo clave para la etapa que se inicia luego de octubre. Como dice Jorge Vasconcelos, “con las PASO del domingo puede decirse que está arrancando también la segunda etapa del actual mandato presidencial”. Y, con apoyo, todo es más fácil. O, cuanto menos, no tan difícil.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés