El Economista - 70 años
Versión digital

lun 04 Mar

BUE 18°C
Panorama

La calle hierve, pero con paz temporal en el mercado

La semana inaugural de Milei tuvo traslado inmediato de la devaluación a los precios, pero los dólares libres no se movieron y hubo suba de reservas. Los bonos se beneficiaron, con baja del riesgo país.

La Bolsa estuvo planchada, mientras el mundo bursátil sube, por expectativa de tasas más bajas.
La Bolsa estuvo planchada, mientras el mundo bursátil sube, por expectativa de tasas más bajas.
Luis Varela 18 diciembre de 2023

Terminó la primera semana con Javier Milei de presidente, y ocurrió algo inédito. Se concretó finalmente la devaluación más preanunciada de la historia: fue del 114%, mayor a la esperada, y el "pass-through" a los precios de las cosas en los comercios fue casi total, con un salto de hasta 100% en lo que valen las cosas. Pero hubo una gran diferencia: no pasó nada con los dólares libres, ya que el mep tuvo una imperceptible suba semanal del 1,5%, el CCL tuvo un alza del 0,6% y el blue no solo no subió, sino que bajó 2%.

Con el nuevo dólar exportador (que el viernes cotizó a $870,16), alentando a las exportaciones y desalentando a las importaciones, el BCRA sumó reservas: nada menos que US$ 207 millones el viernes y US$ 727 millones en la semana completa, algo que no sucedía desde hacía mucho tiempo. Esto alienta la posibilidad de cubrir las deudas inminentes.

Los pagos que vienen

Ministerio de Economía (Mecon)
 

En paralelo, el astuto ministro de Economía Luis Caputo, recorrió el mismo sendero que Sergio Massa y consiguió que la CAF (Corporación Andina de Fomento) le realice un préstamo por US$ 950 millones para pagar lo que vence esta misma semana con el FMI. Hay avances con el Fondo, vía respaldo de EE.UU. (con conversaciones con el mayor fondo de inversión del mundo BlackRock en el medio) y todo parece encaminado para que se cumpla en tiempo y forma el pago por US$ 1.450 millones que se necesitarán el 9 de enero próximo por el vencimiento de los cupones de los bonos que canjeó Martín Guzmán en agosto de 2020.

Con este contexto, luego del dólar pánico que llegó a los $1.200 hace unas semanas, el viernes, con el dólar oficial a $838,16, el dólar paralelo se agachó hasta $ 970 y de manera notable la brecha cambiaria que superaba el 150% con la política económica sin destino de Massa, y el repartir pesos indefinidamente que pedía Cristina Kirchner, determinó que Argentina finalizara el viernes con una brecha cambiaria del 15,7%, por lo que un tipo de cambio único ahora ya no está tan lejos.

Viento de cola externo

dolar tormenta
 

Esta vertical baja del dólar llega, además, con un fuerte viento de cola desde el exterior. Por menos inflación y datos económicos mejores a los esperados, las tasas de EE.UU. se siguen planchando: desde una banda que iba del 5 al 5,5% anual hace un mes, el viernes se pagó 4,9% anual a 1 año de plazo, 3,9% a 5 años, 3,9% a 10 años y 4% a 30 años.

Eso provocó una baja general del dólar global contra casi todas las monedas del mundo. En el balance de la semana pasada, el billete verde sólo subió 0,3% en Brasil, pero luego bajó en todas partes: cedió 0,7% en China, 0,8% en Chile, 0,9% en México, 1% contra la libra, 1,2% contra el franco suizo, 1,3% contra el euro y cayó nada menos que 1,9% contra el yen, gracias a una nueva política monetaria del BoJ.

Y para que se ponga más en blanco sobre negro lo que pasó en el debut cambiario de Milei, mientras los pesos de las cosas vuelan, obligando a mucha gente a vender el "canuto" para cubrir gastos, con Caputo llevando el dólar oficial de $390,97 a $838,18, el blue bajó de $990 a $970, el MEP fue de $986 a $1001,03 y el CCL pasó de $991,66 a $998,06.

En estas condiciones, con los precios de las cosas subiendo casi 1% por día, la gente que tenía no solo vendió dólares, sino que también retiró pesos de sus cuentas bancarias, ya que la tasa de interés de los plazos fijos es claramente negativa: paga 10,6% mensual contra una inflación de diciembre que puede estar entre 20% y 30%, veremos qué pasa con el consumo y con góndolas ahora llenas, que están esperando que los compradores convaliden precios de locos.

Al cierre de esta edición aparecía insólitamente como no disponible el dato de stock de depósitos en los bancos, pero esa ceguera en sí misma refleja que la salida de los pesos de las entidades es vertical. Se va porque la licuación es gigantesca, y lo particular de este momento es que el dinero no va a compra de dólares, sino esencialmente a una apresurada compra de cosas por temor a una hiperinflación, la gente adelanta compras por si llega a sobrevenir un posible desabastecimiento.

Mejoraron los bonos

mercados inversiones
 

Y, por lo que se vio en la primera semana con el líder libertario al mando, los pesos tampoco fueron a acciones de empresas argentinas, ni a cedears, porque los volúmenes operados no crecieron y porque sus cotizaciones no reaccionaron, con un viernes con rojo casi total.

Pero muchos pesos sí fueron a los bonos, que duplicaron su monto operado, con subas increíbles, sobre todo en los papeles que ajustan por CER o los atados al dólar. Casi sin intervención oficial, con operaciones genuinas, en promedio los bonos subieron 5%, pero los bonos en dólares que armó Guzmán en la reestructuración de hace tres años y tres meses subieron de US$ 28 a US$ 34, y hay expectativa de que vayan arriba de US$ 50. Por esa razón, el riesgo país de Argentina cayó hasta 1.854 puntos básicos, casi 1.000 puntos menos que había mientras Massa tenía chances de quedarse con la Presidencia. 

Mientras tanto, las Bolsas mundiales tuvieron una muy buena semana, porque la Fed, el BCE y el BoE no subieron sus tasas. Con muchos bloques económicos desacelerando o al borde de una recesión, se supone que el ciclo de suba de tasas ha terminado. Tanto que se espera que la entidad que preside Jerome Powell decida en 2024 seis bajas de la tasa base sucesivas de 25 puntos básicos cada una: llevándola del actual de 5,5% anual a 4% para fines de 2024 (veremos, los datos de inflación y empleo serán los que manden).

La baja de tasas y la perspectiva de tasas aún más bajas pronto fue música para las Bolsas mundiales, pero no le hicieron ni cosquillas a la Bolsa porteña: es más terminó con valores muy a la baja en la rueda del viernes con una inquietante caída vertical del 6,5% en el último día de la semana.

Mientras el índice Merval porteño tuvo una baja semanal del 1,7% en pesos, con suba del 0,2% en dólares, la Bolsa de México saltó nada menos que 5,1%, con Wall Street y Santiago de Chile 2,8% arriba, San Pablo 2,4% y Tokio con una mejora del 2,1%. La Europa bursátil estuvo más apagada, por temor a recesión y desempleo: Frankfurt no se movió y la Bolsa de Madrid bajó 1,3%.}

Existe temor a que los bloques económicos grandes como Europa, China, Gran Bretaña y Japón se desaceleren, con chances recesivas, y en este momento se espera un aterrizaje suave con posibilidad recesiva algo menor en EE.UU.

El impacto en las commodities

Frente a eso, los principales commodities actúan en consecuencia. Gracias al nuevo dólar exportador, la soja de Rosario sube 6,4% en lo que va de diciembre, al tiempo que el maíz rosarino sube 4%, el níquel 2,4%, el aluminio 2% y el cobre 0,6%. Pero atención: también en lo que va de este mes la soja baja 2% en Chicago, el trigo rosarino cede 3,5%, el petróleo pierde 5,5% y el girasol de Rosario se hunde 7%.

Detrás de todos esos números macro, las tradicionales posiciones de reserva se mantuvieron con un especial refugio en las criptomonedas y no en los metales preciosos, ya que los grandes stocks de oro están en poder de los grandes bancos centrales. Así, en lo que va de diciembre el bitcoin es el gran ganador con una suba del 11,1%, mientras que el oro baja 0,1% y la onza de plata se hunde 4,1%.

Lo que viene es desafiante. Hoy presentan las condiciones para que el Tesoro chupe del BCRA lo que los bancos tienen en pases a un día que rinden menos del 9% mensual, con Letras a 30 días que pagarían 15% por mes, licuando igual la masa que los bancos tienen de los depósitos de la gente, y además pasando de una entidad que jamás defaulteó a un Estado que lo hizo nueve veces. Será ciertamente complejo, y veremos cuánto tiempo se mantienen quietos los dólares libres con una inflación que viaja al 25% mensual

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés