El Economista - 70 años
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 21°C
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 21°C
Panorama

Inquietante salida de fondos en pesos agita el fantasma de una corrida y el final de la luna de miel con Massa

Se está viendo un crecimiento en los rescates de los fondos en pesos. ¿Pequeña dolarización o el inicio de algo más relevante?

Sergio Massa, este jueves con Georgieva en Washington
Sergio Massa, este jueves con Georgieva en Washington
Leandro Gabin Leandro Gabin 13-10-2022
Compartir

Empieza a inquietar en el mercado financiero la incipiente dolarización que se está viendo en las carteras de los inversores más profesionales. Después de la “borrachera” que dejó la fiesta del "dólar soja", la situación cambiaria volvió a mostrarse precaria con el Banco Central acumulando ventas netas en el mercado híper regulado oficial por US$ 230 millones en lo que va del mes. 

"Algo se está incubando", decía, misterioso, el ejecutivo de una de las principales ALyC de Argentina. El comentario venía a cuento de los rescates que se están viendo en la industria de fondos comunes. "Hay algo de rescates, la gente está sacando algo de pesos de los fondos. Nada muy importante por ahora, pero sumado a la nueva medida del dólar turista, esto podría explicar la suba del blue", agregaba el financista.

Si bien reconoce que es imposible saber si estos movimientos son el inicio de algo más relevante o una pequeña dolarización, apunta que el mercado local vive hoy una "tensa calma". "Se está cocinando un sell-off, despacito, me parece", acota. 

Quienes tienen los radares más encendidos dicen que el movimiento simultáneo de la suba del dólar alternativo y la venta de billetes del Central son coherentes con un proceso de mayor dolarización por parte de los inversores en pesos. "El que rescata se está dolarizando", dicen. Y el ejecutivo agrega que "esto empieza así...hay uno que dice 'hasta acá llegue', saca los pesos y se dolariza. Esto está pasando ahora. Pero no sé si se puede profundizar o no. Lo veremos", reconoció. 

El banco CMF puso esta inquietud del mercado por escrito en su último reporte. "Todavía está fresca la herida generada por el sell-off del mercado de deuda en pesos de junio, gatillada por un rescate elevado que se produjo en un contexto de dudas acerca del rolleo. En las últimas ruedas se viene dando un dinámica parecida en cuanto a salida de fondos, pero diferente en cuanto a los tipos. Lo que fue una corrida contra la curva CER, en este caso se está dando en los fondos T+1 y Money Market; situación tal vez explicada en la garantía otorgada por los puts del BCRA de sostener la curva indexada a la inflación", describen. 

"Por ahora el contado no parece haber recibido mucha demanda, pero cualquier profundización de esta dinámica podría volver a generar una corrida contra el dólar; ¿podrá contener el gobierno un nuevo salto en los dólares financieros? La respuesta parece estar en el anclaje de expectativas, situación que aún no parece haberse logrado", dice enigmático CMF. 

Los dólares alternativos van acercándose, lentamente, al valor que impuso ahora Sergio Massa con el dólar turista. De hecho el CCL es el que lo "empató" y cotiza a $315. Pero el que se dolariza vía la Bolsa (MEP) ya lo hace a $300 y el minorista pagó $292 para conseguir billetes en las cuevas cuando la semana pasada pagaba $277. "Fue un poco torpe ponerle un piso al dólar y no atacar la oferta. Siempre le pegan a la demanda y se olvidan de fomentar que ingresen los dólares", comentaba un operador turístico que trabaja a destajo para actualizar los precios luego de las nuevas percepciones. Recordaba que en las últimas semanas cuando se empezó a rumorear la medida, las compras de pasajes y paquetes turísticos crecieron 35%. 

Sergio Massa
 

Según creen en la industria, la medida de Massa no hará que los argentinos viajen menos al exterior. Economía cometió un pecado capital por codicioso: podría haber hecho que aquellos que viajen paguen directamente al dólar MEP, o desdoblado en forma más prolija, pero se engolosinó y lo hizo vía aumento de percepciones. Claro, el Tesoro recauda fortunas por el Impuesto País y después bicicleta la devolución de los adelantos de Ganancias y Bienes Personales a quienes no pagan esos impuestos. Un tributarista decía que con suerte esto lo pagará el próximo gobierno, algo completamente licuado por la inflación. 

Pero incluso según fuentes oficiales, la gran mayoría de las personas que vacacionan en el exterior pagan Ganancias y Bienes Personales. Por ende, no tienen que esperar a que la AFIP les devuelva los pesos por las percepciones sino que lo toman a cuenta. "Hoy viaja la clase media alta y alta. Nadie más puede viajar siendo clase media. Y ese segmento de la sociedad tributa impuestos. Con lo cual a ellos no les cambia si le ponen más impuestos para encarecer el dólar", apuntan en la industria turística. 

El plan Massa entró en una meseta un tanto peligrosa. Después de seguir con la política restrictiva con el dólar para pegarle a la demanda y no a la oferta (ya se "fumaron" los dólares de la soja), crecieron las especulaciones sobre un "plan" de estabilización para la inflación. Los movimientos del tigrense van más en la línea de un "Plan Llegar" algo más prolijo que el de su antecesor, el reaparecido en público Martín Guzmán, que a un programa para mucho más allá de las elecciones del año próximo. 

La consultora PxQ del ex viceministro de Economía de Kicillof, Emmanuel Alvarez Agis, se preguntó precisamente cuál es el plan Massa. En un informe a clientes, dice que el escenario más probable (le asigna 60% de chances de ocurrencia) es que intente un plan para ganar las elecciones del 2023. 

"Si bien desde el punto de vista económico, las chances del oficialismo de reelegir en 2023 lucen como lejanas, lo cierto es que el cambio en el eje político-económico dentro del FdT con el paso de Massa al ejecutivo aumentó la probabilidad de reelección", señala PxQ. 

La consultora de Agis -que tiene línea directa con Massa- sostiene que desde el punto de vista económico, el escenario base para 2023 es que los trabajadores del sector privado lleguen con el mismo salario real que el que tenían cuando Macri no pudo ser reelecto en 2019. Para el caso de los trabajadores informales, un perfil más cercano al votante del FdT, actualmente el ingreso real de ese sector se encuentra 20% por debajo del nivel de 2019. 

"Tomando en cuenta que la campaña electoral del oficialismo estuvo 100% basada en la economía ('pagar jubilaciones con Leliq', 'que vuelva el asado', etcétera), no parece que la situación actual le permita al gobierno reelegir en 2023", reconoce.

PxQ señala que en un escenario donde el salario corre trimestralmente atrás de la inflación y el aumento de precios se encuentra al tope de los reclamos de la sociedad en lo que respecta a los reclamos económicos, para subir el salario real no hay que subir el salario nominal, sino bajar la inflación. "El problema es que bajo los lineamientos del programa actual con el FMI la inflación no va a bajar, sino más bien lo contrario. El programa con el FMI es inflacionario", alerta.

"Para bajar la inflación es necesario un programa de estabilización que no solo sirva para alinear la política fiscal, la monetaria y la cambiaria con el objetivo de desinflación (cualquiera que sea), sino que además se debe poner freno a la dinámica indexatoria que convierte cualquier accidente nominal en un nuevo piso inflacionario. Ahora bien, la experiencia argentina muestra que los planes de estabilización fallidos desencadenaron crisis más profundas (como el Plan Austral y el Plan Primavera) y que solo en pocos casos se logró un resultado exitoso", reconoce. 

La inflación sigue siendo el mayor dolor de cabeza para el Gobierno. Hoy se conocerá el IPC y en pasillos oficiales repiten que "estará un poco por debajo de 7%". Esto será otro mazazo para los salarios y marcará el limitado margen de acción que tiene la política económica para detenerlo. Kristalina Georgieva en la Asamblea del FMI fue clara: "Lo que espera la gente es que su gobierno se tome en serio la necesidad de reducir la inflación, brindar una plataforma para acelerar el crecimiento, y eso es lo que apoyamos con nuestro programa". 

Y, en simultáneo la búlgara le tiró un centro al ministro: "Nos complace mucho ver cómo es que el ministro Massa se ha tomado muy en serio su responsabilidad y su compromiso". 

  • Hoy será otro ejemplo de que el objetivo de reducir la inflación es, al menos por ahora, una expresión de deseo. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés