El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Déficit será mayor: menos credibilidad y más endeudamiento

30-11-2016
Compartir

punto de ingresar en diciembre, una gran preocupación entre los economistas es la posibilidad que tiene el Gobierno de cumplir con su target fiscal, una de las pocas metas macroeconómicas que aún podía cumplir. Ya se sabía que la caída del PIB sería bastante superior a 1,5% proyectado por el Gobierno hace pocos meses y la inflación no sería de 20-25% en el acumulado anual. Ahora, además, hay cada vez más dudas sobre el objetivo de lograr un rojo fiscal de 4,7% del PIB.

La preocupación por la dificultad para cumplir las metas fiscales se da, en primer lugar, por las dificultades que semejante panorama puede generar en términos de necesidades de endeudamiento, que este año fue muy abultado y que podría volver a serlo en el que viene. En segundo lugar, afecta la potencial pérdida de credibilidad del Gobierno, lo que generaría mayores incertidumbres.

Mala tendencia

Los datos de las cuentas fiscales de octubre, publicados la semana pasada por la Secretaría de Hacienda, mostraron un nuevo incremento en el ritmo de crecimiento del déficit. Mientras durante el primer semestre tanto los ingresos como el gasto crecieron en términos interanuales a un ritmo similar (cada uno al 27%), en los cuatro meses ya cerrados del segundo semestre el gasto se aceleró hasta un crecimiento de 40% mientras que los ingresos desaceleraron levemente hasta un crecimiento del 25%.

En particular, en octubre se registró una aceleración sustancial de los gastos que encendió todas las alarmas: crecieron nada menos que 51% mientras que los ingresos subieron sólo 23%. Es decir, un incremento importante del déficit que deja grandes preocupaciones de cara a un último bimestre, y especialmente un diciembre en el que, por cuestiones estacionales, el gasto se expandirá aún más y pondrá en peligro la meta fiscal de 4,7% sobre el PIB.

El economista Nicolás Dujovne, en una columna publicada ayer en La Nación, plantea: “Excluyendo los ingresos extraordinarios que proveerá el blanqueo de capitales, es muy probable que el déficit primario de 2016 trepe hasta 5,5% del PIB. Así, para que el Gobierno alcance su meta de déficit de 4,7% del PIB, deberá computar al menos US$ 3.500 M provenientes de la recaudación que provea el blanqueo como parte de los ingresos tributarios del año”.

Es decir, la posibilidad de lograr la meta depende mucho de un ingreso extraordinario que no ocurrirá, por ejemplo, en el 2017, cuando por el contrario se realizarán mayores gastos de la mano del Programa de Reparación Histórica y cuando la meta fiscal planeaba convertirse realmente en gradualmente contractiva (4,2% del PIB). También en el 2017 se espera un escenario internacional menos amigable para el acceso al financiamiento.

Difícil cumplimiento

El último informe del Banco Ciudad sostiene que, teniendo en cuenta que el blanqueo ya alcanzó los US$ 21.863 M, “la recaudación del impuesto especial se ubicaría con estos números parciales en unos US$ 1.100 M”. Es decir, un número menor al que señala Dujovne por ahora.

Sobre esta cuestión, Economía & Regiones afirma: “La meta de déficit primario del 2016 de 4,7% se volvió de difícil cumplimiento. Esperamos que el déficit primario alcance el 5,1% del PIB, por lo cual la meta no sería cumplida y se patearán gastos del 2016 para 2017, lo que complicará más la meta del año que viene”. entrevista Fiona Mackie Economist Intelligence Unit (EIU).

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés