El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 6°C
Panorama

Cuenta regresiva: el mercado empeora rueda tras rueda

Subieron los dólares financieros. Los bonos se movieron poco. Y la Bolsa porteña fue otra vez la peor de todas. El BCRA sigue perdiendo reservas y Economía sale a tomar más deuda.

A medida que la elección se acerca, el mercado local no desbarranca pero desmejora algo cada día.
A medida que la elección se acerca, el mercado local no desbarranca pero desmejora algo cada día.
Luis Varela 26 septiembre de 2023

Sin mostrar signos graves, pero sí negativos, el mercado financiero argentino acaba de entrar en la cuenta regresiva para conocer quiénes irán al balotaje, en la elección presidencial que se celebrará el 22 de octubre. El resultado de ayer no fue positivo: en cuanto a tipos de cambio, el blue se mantuvo quieto pero los dólares financieros subieron más y la brecha cambiaria escaló hasta el 118%. Los bonos estuvieron prácticamente inmóviles, con el riesgo país baja de 3 unidades hasta 2.368 puntos básicos. Y lo más pálido estuvo en la Bolsa porteña, que fue otra vez la peor de todas, con bajas generalizadas en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York.

En medio de todo este escenario preelectoral, los especialistas que viven de los negocios especulativos siguen de fiesta, aprovechando con todo tipo de rulos y bucles la distancia de $60 que hay entre el dólar MEP y el blue, y surfean este momento como en los mejores tiempos de la patria financiera. Y ayer con un agregado que movió las calculadoras: la Secretaría de Finanzas dio el menú de la nueva licitación para colocar Lelites, Lecer, Boncer y Bono dual (con premios que llegan por ejemplo a CER + 4%), todo con una postergación de deuda que viene descontada, porque el BCRA seguirá realizando emisión indirecta.

Tensión en Estados Unidos 

La demanda de apertura de cuentas en EE.UU. está en uno de los puntos más altos en los últimos años
 

Este momento de gran incertidumbre que se vive en Argentina viene coronado con una tensión que va creciendo en el mercado norteamericano, pero sin que llegue a asustar a los inversores altamente especulativos. Durante buena parte de la rueda de ayer los medios estadounidenses hablaron sobre el riesgo político que hay en EE.UU., porque republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo en cuanto al límite del gasto y puede repetirse el escenario donde puede darse un cierre o "shut down" del Gobierno, dejando a la Administración Biden sin poder realizar pagos. Eso sucede porque los republicanos impulsan un fuerte recorte de gastos, pero los demócratas tienen número como para trabar ese intento, ya que el Congreso está dividido, y si bien se dice que este domingo puede surgir una amenaza de parálisis a partir de octubre, los inversores descuentan que habrá algún tipo de acuerdo de último momento, como siempre suceden.

Mientras tanto, el titular de la Fed de Chicago, Austan Goolsbee, salió a decir que la alta inflación sigue siendo el mayor riesgo para la economía norteamericana, advirtiendo que el mercado no debe pensar cuánto más puede subir la Fed su tasa de interés base sino cuánto tiempo más se deberá mantener elevada. Y eso provocó que las tasas largas de EE.UU. subieran al nivel más alto desde 2007: se pagó 5,5% anual a 1 año de plazo, 4,6% a 5 años, 4,5% a 10 años y 4,7% a 30 años. Y con eso en el exterior el dólar subió contra todo: avanzó 1% en México y Chile, 0,6% en Brasil, 0,5% contra el euro, 0,3% en Japón y 0,2% en China y contra la libra.

Por el momento, esta suba de intereses está asustando más a los bonos privados que a las acciones. Hay una situación de crecimiento de desconfianza en los bonos privados porque la SEC terminó sin condenar a Bed Bath & Beyond por el default de un bono que debió pagar hace un mes, y con eso crece la desconfianza respecto de lo que podrá pasar con otro tipo de bonos de empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York, de ahí que la renta fija internacional está perdiendo valor contado de manera casi masiva.

El mercado cambiario local

dolar
 

A nivel estrictamente local, el reducido mercado blue no registró grandes movimientos, pero sí hubo tensión con los dólares financieros. Según afirmaban operadores, el blue fue mantenido inmóvil supuestamente por manos amigas, pero los dólares libres bancarios tuvieron otro resultado. Ayer el dólar blue no cambió y cerró a $745, el Senebi subió $2,75 hasta $754,27, el MEP subió $3,63 hasta $685,71 y el contado con liquidación saltó $6,32 hasta $762,46. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 106% y la del CCL con el mayorista se estiró hasta el 118%.

Mientras tanto, con un volumen operado nada destacado, los bonos argentinos terminaron casi sin cambios: en promedio subieron 0,3% y el riesgo país bajó 3 unidades hasta 2.368 puntos básicos. Y ahora todo está enfocado para la nueva licitación que realizará mañana la Secretaría de Finanzas para colocar Lelites, Lecer, Boncer y un bono Dual. 

Una nueva licitación

Mecon Economía
 

Según el menú presentado ayer por la Secretaría de Finanzas, a los Fondos Comunes de Inversión se les ofrecerá una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 18 de octubre de 2023 (nueva). A los denominados creadores de mercado se les ofrecerán dos letras: una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de enero de 2024 (x18e4 - reapertura) y una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 20 de febrero de 2024 (x20f4- nueva). Y a los inversores en general se les ofrecerán tres bonos: un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 3,75% vencimiento 20 de mayo de 2024 (t6x4 - reapertura), un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 4% vencimiento 14 de octubre de 2024 (t4x4 - reapertura) y un bono de la Nación Argentina en moneda dual vencimiento 30 de junio de 2024 (tdj24 - reapertura). Se descuenta que la licitación será exitosa porque seguirá la misma trampa: el BCRA emite, compra bonos del FGS de la Anses, y desde esa posición toman todo lo que los privados no están dispuestos a tomar, con asistencia indirecta de parte de la autoridad monetaria.

Apuestas por las acciones 

acciones-2
 

En cuanto a papeles privados, a pesar de anotarse las tasas de la Fed más altas en 16 años, los inversores siguieron apostando por las acciones, tanto que la Bolsa de Nueva York cerró en alza: el Dow subió 0,1%, el S&P mejoró 0,4% y el Nasdaq ganó 0,5%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,1% y la de México retrocedió 0,6%.

A nivel local, con la misma tónica que se desarrolla desde las PASO del 13 de agosto pasado, las acciones argentinas siguen de capa caída. Con $8.654 millones operados en acciones y $17.135 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 0,9%. Y, además de ser otra vez la peor de todas las bolsas, las ADR argentinas operadas en Nueva York también mostraron un panorama negativo: hubo suba del 1% para Mercado Libre, pero luego bajas del 2% al 4% para TGS, Francés, Supervielle, Central Puerto, Pampa E, Galicia, YPF, Macro y Loma Negra.

Ayer, además, el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires entregó su informe sobre los movimientos de agosto. Mientras la ley de alquileres sigue trabada en el Senado, los escribanos informaron que en agosto en la Ciudad se hicieron 4.135 escrituras: 23,2% más operaciones que en julio y 32,7% más que en agosto de 2022. Con este mejor nivel de actividad, los precios en dólares de las propiedades subieron 3,5% contra julio pero todavía caen 5,2% contra agosto 22.

La estrategia de los bancos centrales

A nivel global, con las tasas en máximos de 16 años, los analistas creen que los bancos centrales seguirán trabajando para pelear contra la inflación y que orientarán todo a un freno económico global. Así, ayer, las commodities mostraron una rueda bastante apática: el petróleo bajó 0,6%, los metales preciosos actuaron débiles, los metales básicos siguieron en descenso, hubo mejora general para los granos tanto en Chicago como en Rosario y se anotó una baja del 0,9% para el bitcoin, con panorama estable para el resto de las criptomonedas.

¿Qué visión se tiene en el mercado? Faltan 26 días (19 ruedas de negocios) para la elección presidencial del 22 de octubre. Hay un total desconocimiento del resultado que puede tener la votación y en general se cree que no habrá ganador en la primera vuelta. Muchos de los que advierten esto lo dicen por los precios de dólar futuro que se negocian en el Rofex: se opera un dólar oficial de $389 para fin de octubre, de 480 pesos para fin de noviembre y de $627 para fin de diciembre.

La visión del mercado

Elecciones Massa Milei Bullrich
 

Desde Delphos Investment, Leonardo Chialva, resaltó "esperemos que todo esto se defina el 22 de octubre, porque si hay que ir al balotaje, y esperar hasta el 19 de noviembre, la situación va a ser más desgastante y van a tener que emitir más pesos". Además, en esta última parte del año viene un momento de baja liquidación del agro, alto rojo fiscal, y la parte de la temporada con mayores gastos para el Tesoro. Ayer el BCRA apenas pudo comprar US$ 1 millón en el mercado (con todos los dólares campo en desarrollo) y al final del día la autoridad monetaria volvió a perder reservas: se le fueron US$ 48 millones. Varios analistas calculan que tal como están plantadas las cosas, el déficit fiscal está otra vez en el 3% del PIB, que con el plan platita puede llegar al 4,2%, y si se agrega el rojo cuasifiscal (las Leliq) superará el 10,4%, una herencia dificilísima para quien suceda a Alberto, sea quien fuere.

Todo esto plantea según los expertos la posibilidad de que los desequilibrios se extiendan de manera aguda para las próximas ocho semanas, y más hasta que se conozca el resultado del balotaje, y quede nombrado el Presidente que reemplazará a Alberto Fernández desde el 11 de diciembre. En una semana se concretará el primer debate presidencial, que puede ser decisivo. 

El desconcierto llega a tal punto que se desconoce incluso quiénes serán los dos que queden para el balotaje. Nadie sabe, sobre todo, que se hará con la gigantesca deuda en pesos que Massa le deja al Gobierno que asuma en diciembre: el 97% está indexado. Y mucho menos se sabe qué se hará con las Leliq, son ya $ 22 billones lo que el BCRA le debe a los bancos, que no es otra cosa que el dinero líquido de ahorristas e inversores que tienen en el sistema financiero, no como ahorro, sino como dinero para realizar pagos. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés