La FED dijo que no están dadas las condiciones para implementar un cambio en la política monetaria

Tras la reunión del directorio, la Fed también sostuvo que estima un mayor aumento de la inflación.

7 de julio, 2021

La FED dijo que no están dadas las condiciones para implementar un cambio en la política monetaria

El directorio de la Reserva Federal de EE. UU. (FED) consideró hoy que aún no están dadas las condiciones para modificar su política monetaria y de compras de títulos públicos, según los detalles revelados con la difusión de la minuta de la última reunión mantenida en junio.

De acuerdo con el documento publicado en su sitio web en Washington, la FED dijo que “en general, se consideró que el estándar del comité de progreso sustancial adicional no se había cumplido, aunque los participantes esperaban que el progreso continuará”.  Además, “varios participantes mencionaron que esperaban que las condiciones para comenzar a reducir el ritmo de compra de activos, se cumplieran algo antes de lo que habían anticipado en reuniones anteriores“.

Las actas muestran que el comité tenía una gran incertidumbre sobre qué tan pronto se resolverían la escasez de mano de obra y los cuellos de botella de la oferta que contribuyen a la inflación. Varios participantes enfatizaron “que la incertidumbre en torno de las perspectivas económicas era elevada y que era demasiado pronto para sacar conclusiones firmes sobre las trayectorias del mercado laboral y la inflación, señala el acta.

Los funcionarios respondieron a una perspectiva más elevada para los precios señalando dos aumentos de las tasas de interés para 2023, según la mediana de sus proyecciones, mientras que siete de 18 querían aumentar las tasas de interés el próximo año.

Trece de ellos consideraron que los riesgos de inflación estaban ponderados al alza, frente a los cinco de marzo, según mostró su pronóstico. El mes pasado, el banco central mantuvo sin cambios el rango objetivo para su tasa de referencia de política de cero a 0.25%, donde ha estado desde marzo de 2020 cuando la pandemia se afianzó.

Los funcionarios también decidieron continuar con las compras mensuales de US$ 80. 000 millones en bonos del Tesoro y US$ 40.000 millones de en valores respaldados por hipotecas hasta que se logró un “progreso sustancial adicional” en la inflación y el empleo. “Varios participantes vieron los beneficios de reducir el ritmo de estas compras más rápidamente o antes que las compras de bonos del Tesoro a la luz de las presiones de valoración en los mercados de la vivienda”, señaló el registro.

También discutieron el aumento de la inflación, y aunque “en general esperaban que la inflación se moderara” una vez que los factores transitorios asociados con la rápida reapertura de la economía hubieran disminuido, “una mayoría sustancial de los participantes consideró que los riesgos para sus proyecciones de inflación se inclinaban al alza”. “Varios participantes comentaron que las limitaciones de la cadena de suministro y la escasez de insumos presionarían al alza los precios durante el próximo año”, dice el acta.

“Varios participantes señalaron que, durante los primeros meses de la reapertura, la incertidumbre se mantuvo demasiado alta para evaluar con precisión cuánto tiempo se mantendrán las presiones inflacionarias”, agregaron.

La medida de inflación preferida por la FED subió un 3,9% para el año que finalizó en mayo, pero el mensaje agresivo del banco central ha hecho bajar los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo. Los funcionarios “juzgaron que la perspectiva económica había seguido mejorando y que los efectos más negativos de la pandemia en la economía probablemente habían ocurrido”, mostraron las actas.