El riesgo de América Latina baja, pero el argentino sube

11 de mayo, 2021

El riesgo de América Latina baja, pero el argentino sube

Por Luis Varela

Expertos vinculados a la Bolsa de Cereales explicaban al mediodía de ayer que en este momento se vive el pico de la liquidación de divisas de granos de este año y la afirmación se daba con un pronóstico: “Vas a ver cuál es el tamaño de reservas que junta el Banco Central esta semana“. Y anoche, en el comunicado diario que hace la autoridad monetaria cada día hábil, se confirmó la expectativa: Reconquista 266 sumó nada menos que 145 millones a las reservas, con lo que va de este año consiguió nada menos que US$ 1.210 millones, tras dos años como 2019 y 2020 en los que el vaciamiento de las arcas significó una tremenda pérdida. 

Lo paradójico del tema es que la presente cosecha es en cantidades absolutamente mediocre, muy inferior a la de los últimos años. Y esta gran suma de entrada de dólares obedece a una condición internacional, que se explica perfectamente: en los treinta meses previos a la pandemia la tonelada de soja cotizó en Chicago a US$ 320 por tonelada y en este momento está bailando muy cerca de los US$ 600, un máximo no visto desde 2012. Mientras que en la Bolsa de Rosario el “yuyito” cotizó a US$ 235 por tonelada en los treinta meses preCovid y hoy vale casi US$ 360. O sea, es un tema de precio y no de cantidades.

El marco político

Muchos gobernadores le venían pidiendo al Gobierno que elimine las PASO, ya que eso significaba para ellos el riesgo de que el kircherismo le coloque su gente en distritos que dominan desde hace años. Pero el rebrote del Covid obligó al Gobierno a operar, al filo de la ley electoral, a firmar un acuerdo con la oposición para que las PASO y las generales se posterguen un mes (a setiembre y noviembre respectivamente), pero refrendando en el acuerdo que las PASO se harán sí o sí.

Esa decisión descolocó completamente a los gobernadores y también a los intendentes del conurbano. Y lo que también hace hervir a los mandatarios provinciales es la discusión por la ley de los biocombustibles, y para apagar el incendio se logró postergar todo como está por sesenta días, diciendo como siempre “y luego vemos”.

Pero si se hila más fino aparece una gran diferencia que está hinchando la vena de los provincianos. Mientras el hasta hace poco totalmente desconocido subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, forzó a Martín Guzmán a que este año haya un solo aumento de la electricidad, del 9%, y no dos o más subas como quería Guzmán, para que no le explote la macro, la gente del interior está que trina. Sucede que para que los bonaerenses voten al Gobierno les subirán la luz un 9%, mientras que en lo que va de este año las facturas de las provincias atragantaron a los habitantes con subas eléctricas del 35% en Tucumán, con otros aumentos fuertes: Mendoza 27%, San Luis 25%, Salta 22%, Catamarca 21%, Jujuy 20% y Rio Negro 20%.

Además de esta movida absolutamente electoral, que obligará a Guzmán a pedirle al BCRA más emisión, hay en el mercado una sucesión de rumores que van empezando a alterar los ánimos. Se sabe que el miércoles de la semana que viene Guzmán deberá hacer una licitación de deuda en la que tendrá que levantar cuatro veces más dinero que la semana pasada. También se sabe que la CNV le preparó el terreno encorsetando a los organismos institucionales (bancos, compañías de seguros y fondos de inversión) para que se vean obligados a seguir en ese corral. Pero también están los fondos Templeton y Pimco, que cobran la amortización de capital de un bono grande, y tienen planeado abandonar el barco, pasarse al contado con liquidación, y volver para no regresar.

En medio de ese embudo, ayer hubo rumores de que se preparan nuevas limitaciones al mercado de contado con liquidación, también se afirmó que el BCRA empezará a recortar la liberación de billetes en efectivo para que haya poca plata en la calle y que todo se tenga que hacer bancarizado. Por lo que los que quieran seguir yéndose, tendrán que seguir desarrollando otros canales, como hacen con las criptomonedas o las Cedears. Y si el Estado también bloquea eso, terminarán contratando gaviotas, pero siempre aparecerá un agujero por donde salir de los infinitos cepos que pone el Gobierno.

Así, pocos entendieron qué hizo el Presidente ayer, con Guzmán al lado, hablando con el presidente de Portugal, que tiene en el FMI un poder de voto del 0,34% (inferior a la Argentina), cuando debe convencer a EE.UU que tiene 15% o a China que tiene el 6%. Y, si es cierto lo que se decía anoche, tampoco se entiende por qué hablará con Kristalina Georgieva el viernes vía Zoom, mientras intenta ver al Papa en Roma. ¿Era necesario hacer un viaje a Europa para intentar convencer a los países, cuando Guzmán no pudo hace 15 días?

Es cierto, dentro de tres semanas vence el pago por US$ 2.400 millones con el Club de París, y si no se hace habrá una multa muy importante. Y las autoridades de esa institución ya le dijeron a Guzmán con todas las letras: “el pago no se posterga, vayan a acordar con el FMI, se necesita un plan”. Frente a eso, Argentina tuvo en las últimas 24 horas 496 muertos por Covid, con 17.381 contagios nuevos detectados; por lo que en 18 meses de pandemia hay 67.821 muertos (con el 69,20% de ocupación de camas en las unidades de terapia Intensiva, el nivel nacional más alto hasta ahora, y seguimos sin recibir vacunas, cuando Pfizer acaba de hacer un acuerdo con Xi Jinping para producir 1.000 millones de vacunas en Shanghái.

Sabemos  que  el mundo financiero no está tranquilo. Las destrucciones de empresas fueron rápidas y la recreación será lenta y trabajosa. Y todos los países están transitando importantes desafíos. En ese contexto, ayer el mercado cambiario internacional estuvo en general favorable hacia el dólar: en el exterior el billete verde subió 0,3% contra el euro, 0,2% contra el yen y el chileno y 0,1% en México, pero bajó 0,1% contra el real y cayó 0,9% contra la libra (a pesar de que Escocia está por firmar un referéndum para resolver si independiza de Inglaterra).

A nivel local, con la inflación arrancando muy firme en mayo, el mercado cambiario tuvo un día relativamente tranquilo, pero con el dólar fuga firme, pese a la suma de reservas del BCRA. El dólar turista subió 12 centavos hasta $164,18, el oficial subió 7 centavos hasta $99,50, el blue subió $1 hasta $152. El dólar mayorista subió 9 centavos hasta $93,93, con fuerte suba de US$ 145 millones en las reservas hasta US$ 40.619 millones. Con el dólar MEP cediendo 36 centavos hasta $154,04 y el contado con liquidación subiendo 47 centavos hasta $158,47. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue subió al 52,8% y la del CCL con el mayorista saltó hasta el 68,7%. Y medidos en pesos, la libra subió $1,24 hasta $132,53, el real bajó 2 centavos hasta $17,94 y el euro bajó 31 centavos hasta $113,84.

Con toda esa situación, debemos repetir que el mercado cambiario tiene siempre la misma tónica: el dólar arranca muy hacia arriba, luego interviene el Gobierno vendiendo bonos, lo tranquiliza, pero los títulos argentinos sufren. Por eso ayer los bonos volvieron a bajar y el riesgo país subió otras 7 unidades, rozando los 1.600 puntos básicos, al tiempo que en todos y cada uno de los países de la región el riesgo país está bajando: Ecuador tiene 734 puntos, Brasil 261, México 199, Perú 137, Chile 133 y Uruguay 132.

Esto se da con gran inestabilidad en los mercados bursátiles. Ayer hubo bajas en la Bolsa de Nueva York: el Dow cedió apenas, pero el S&P cayó 1% y el Nasdaq se desplomó 2,6%, con fuertes caídas en algunas tecnológicas que hasta ahora eran estrellas en el firmamento. Y la Bolsa de San Pablo achicó apenas, con la de México anotando una mejora, amparada en las materias primas que siguen muy altas.

El mercado bursátil local no tuvo una mala actuación. Con $1.123 millones operados en acciones y $2.373 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,6%. Y en Nueva York, los ADR argentinos estuvieron mixtos, con un fuerte aumento del 5% para Cresud y una fuerte baja del 6,5% para MercadoLibre, que sigue devolviendo parte de lo que ganó. 

En commodities se ve claramente que los tiempos por venir serán más tranquilos que hasta ahora. El petróleo se mantuvo sin cambios. Hubo un día mixto en metales preciosos. Bajas en metales básicos. Los granos pisaron el freno y achicaron el precio luego de las cotizaciones increíbles del viernes pasado. Y donde más nerviosismo se está observando es en las criptomonedas, que siguen a los saltos, muy selectivas, con el Bitcoin en baja, con caídas importantes en el Litecoin y el Cardano, y con muchos millennials tomando ansiolíticos, en medio de la primera clase de las muchas crisis que deberán afrontar en sus vidas.