Dólar firme y Bolsa floja: IPC y Letes marcarán la cancha

15 de abril, 2021

Dólar firme y Bolsa floja: IPC y Letes marcarán la cancha

Por Luis Varela

El rebrote del Covid sigue marcándole el pulso a todos los mercados. Ayer hubo una inquietud en EE.UU. porque se paró la vacunación con la Johnson & Johnson por algunos casos de inoculados con coágulos, al tiempo que la inflación por las restricciones hizo que la Fed adelantara que dejará de comprar bonos (antes de subir las tasas) y Wall Street y el dólar sintieron esos dos efectos. Mientras que en Argentina hubo muchos contagios, más muertes, más restricciones, el peso y la Bolsa local también lo sufrieron. Y dejó a todos con la boca abierta cuando se conoció que en marzo por sexto mes consecutivo en Río de Janeiro y otras diez grandes ciudades de Brasil hubo más muertes que nacimientos.

Como el total de fallecimientos en 17 meses de pandemia no llegan al 0,04% del total de la humanidad, muchos de los que siguen la economía y las finanzas no le dan al Covid la importancia que ciertamente está teniendo sobre la economía y los negocios de todas partes, pero si se sigue la actual proyección antes de este fin de semana se llegará a nada menos que 3 millones de muertes en toda la pandemia. 

Y la preocupación es grande porque las nuevas cepas son más veloces y agresivas, afectan también a los jóvenes, obliga a utilizar muchas más camas de terapia intensiva. Y se está viendo además que, si bien no son muchos, hay efectos secundarios adversos en algunas vacunas, y determinadas regiones deciden suspender la aplicación de determinadas vacunas, por lo que se hace todavía más incierto el tiempo que llevará salir de todo esto, con el final del virus y la vuelta a la normalidad en la vida y la actividad económica general.

Con esto, los bancos centrales siguen siendo obligados a insuflar dinero en efectivo para mantener los niveles de compras y ventas para que no haya destrucción de empleo. Pero las restricciones complican la fabricación y distribución de productos, acentúan las subas de los precios y pueden ocasionar, quizás antes de lo que se esperaba hasta ahora, un temido incremento en el costo del dinero, para aplacar un proceso inflacionario que se va complicando lentamente en todas partes.

Estados Unidos dio a conocer el martes que en marzo la inflación fue del 0,6% (la variación mensual más alta desde 2012), y que en los últimos doce meses el costo de vida ya subió 2,6% anual, un número que no se veía desde agosto de 2018. Y el ministro Guzmán, que sigue de gira por Europa tratando de negociar para que el Club de París postergue el pago por US$ 2.400 millones que debe hacer el país dentro de un mes, salió a avisar que el número de inflación de marzo que dará a conocer hoy el Indec será el más alto del año (lo cual significa que estará por encima del 4% de enero), al tiempo que consultoras privadas plantean que abril volverá a tener un número similar.

El mercado de divisas

Con ese marco ayer se anotó una tendencia muy particular en los mercados cambiarios de todas partes. En el exterior, mientras Jerome Powell avisa que la Fed dejará de sostener el valor de los bonos si la inflación persiste, antes que subir las tasas cortas, la Bolsa de Nueva York cerró mixta, con bajas para el S&P y el Nasdaq (con leve suba en el Dow), pero con la cuarta rueda consecutiva con debilidad mundial para el dólar. Ayer la divisa estadounidense subió 0,2% en Chile, pero bajó 0,1% contra el yen y el mexicano, cedió 0,2% contra la libra, achicó 0,3% contra el euro y cayó 1,1% contra el real.

En Argentina el mercado cambiario tuvo otro agregado. Como no hay vacunas, y nada anticipa que la provisión del antídoto contra el virus llegue pronto, muchas personas con poder adquisitivo empiezan a tomar la decisión de comprar un pasaje al exterior, preferentemente a Miami, donde cualquier viajero se puede vacunar en cualquier farmacia, con la vacuna que pida, siempre y cuando la pague. Eso hizo que la demanda de dólares creciera, a dos días además del vencimiento del pago del impuesto a la riqueza.

Así, los dólares financieros libres volvieron a mostrar tendencia alcista, mientras el equipo económico sigue empecinado en frenar los dólares oficiales, creyendo que tomándolos como ancla podrán achicar el proceso inflacionarios que sigue desatado, sobre todo en alimentos, con una gran tensión con las empresas mayoristas, sobre todo después de que el jefe de Gabinete Santiago Cafiero le ordenara a los inspectores de la AFIP que salieran a controlar precios.

Con todo eso, el dólar turista bajó ayer un centavo hasta $162,23, el oficial bajó un centavo hasta $98,32, el blue subió $1 hasta $143 y el mayorista subió 5 centavos hasta $92,67 pesos, con el Banco Central sumando US$ 29 millones en las reservas hasta US$ 40.019 millones y sin hacerse visible un uso de bonos para frenar el precio de los dólares. Por lo que el dólar MEP saltó 1,01 pesos hasta $143,80 y el contado con liquidación subió 55 centavos hasta $151,61, su mayor precio de las últimas ocho semanas. 

Con lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue subió a 45,5% y la del CCL con el mayorista saltó hasta el 63,6%. Y debe entenderse que el peso no se hunde sólo con el dólar sino que también baja contra otras monedas: ayer, medidos en pesos, el euro subió 33 centavos hasta $111,01, la libra subió 30 centavos hasta $127,67 y el real subió 20 centavos hasta $16,40.

Ayer se dio, además, un elemento sorpresivo. En términos promedio, los bonos argentinos casi no se movieron y, sin embargo, el riesgo país cedió 17 unidades, hasta 1.569 puntos. Y cuando los operadores fueron consultados sobre esta rareza, manifestaron que el riesgo de toda la región bajó un poco por el rechazo al populismo que se empieza a ver electoralmente en algunos países latinoamericanos, pero también hubo una baja porque la base de comparación (el riesgo de EE.UU.) movió la base cero del eje hacia arriba.  

No es casual que el presidente de EE.UU. Joe Biden le haya levantado el pulgar a dos decisiones ayer -explicó un operador de Wall Street-, se permitió el debut del Coinbase en Wall Street, la principal plataforma de venta de criptomonedas. Y, al mismo tiempo, acaba de nombrar como titular de la Security Exchange Commision a un personaje como Gary Gensler, un profesor especializado en blockchain del MIT y expresidente de la CFTC, y su función será controlar a las criptomonedas, que son el principal enemigo del dólar. Al tiempo que Powell, desde la Fed comenzará con un juego de pinzas con la reducción de su programa de compra de activos.

El rumbo de las acciones

Ante semejante movida, además de debilitar al dólar, Wall Street cedió 0,4% en el S&P y 1% en el Nasdaq. Pero las bolsas latinoamericanas subieron porque los commodities respondieron con subas a la baja del dólar: así San Pablo ganó 0,8% y México mejoró 1,7%. En Buenos Aires los números fueron distintos: con muy pocos negocios en papeles locales ($593 millones en acciones y $2.223 millones en Cedears), la Bolsa bajó 0,8%. Y los ADR argentinos en NY tuvieron mayoría de bajas, de hasta el 3,3%, con Mercado Libre y Edenor entre las más perjudicadas.

La suba local del dólar con debilidad en la Bolsa vino acompañada por dos factores. Todos quieren conocer qué número de inflación dará hoy el Indec. Y también hay que ver cuál es el resultado que tiene hoy el Tesoro, que intentará colocar bonos por unos 73.000 millones de pesos. Entre las 10 de la mañana y las 15 de hoy, se ofrecerán una Lete en pesos a descuento a 6 meses, una Lete en pesos a 6 meses a tasa variable más 2,75% y una lete a un año ajustada por CER a descuento. Los operadores estiman que el equipo de Guzmán deberá hacer mucho más esfuerzo que en el llamado anterior, en el que las ofertas se siguieron achicando.

Más allá del “vivir al día”, ayer hubo otro alivio para Argentina: la debilidad global del dólar sigue sosteniendo el valor de los commodities. Ayer hubo una importante suba para el petróleo, los metales preciosos estuvieron mixtos, los metales básicos actuaron firmes, las criptomonedas cedieron apenas en el debut del panel que será ultra vigilado por la SEC para pescar evasores, y lo mejor del día fueron los granos, que pegaron un salto de hasta el 3% en Chicago y en Rosario, con el trigo brillando, pero con el maíz pisándole los talones. Eso permitió que ayer, mientras los dólares libres subían, el Central pudo volver a superar las reservas brutas por US$ 40.000 millones, algo que no se veía desde la corrida cambiaria de octubre que llevó al blue a un récord de $195.