Los bonos repuntan, pero hay desánimo en papeles privados

17 de marzo, 2021

Los bonos repuntan, pero hay desánimo en papeles privados

Por Luis Varela

Los mercados del mundo hicieron ayer un rebaje, mostrando en general leves bajas en casi todos los índices bursátiles globales, con los ojos puestos en los principales bancos centrales decisivos (la Fed, el BCE, el BoJ y otros) ya que casi todos sus directorios entraron en debate, analizando la velocidad de los precios, la marcha del virus y la posibilidad de que la suba de las tasas largas empiece a provocar algún contagio en las tasas de corto plazo.

Con debates entre economistas de primera línea en varios países, entre ellos varios Premios Nobel, en general no se piensa que pueda aparecer pronto una inflación demasiado alcista en el corto plazo en las economías centrales, pero algunas tasas largas se triplicaron (en EE.UU., por ejemplo, la de 10 años pasó de 0,5 a 1,6% en ocho meses) y todas las autoridades monetarias están recalculando sus estrategias para que no se provoque un masivo vuelo desde monedas débiles hacia papeles del Tesoro norteamericano.

Hasta fines del año pasado había una opinión generalizada, con todos los expertos, casi sin excepción, planteando que a lo largo de 2021 el dólar marcaría un fuerte retroceso contra otras monedas, entre otras cosas por el gigantesco estímulo que hizo primero Donald Trump y que ahora multiplicó Joe Biden. Pero esa debilidad del dólar por ahora no se vio, sino todo lo contrario: el billete verde arrastró, y provocó devaluaciones en varios países que esperaban todo lo contrario.

Así, ayer por ejemplo, en el exterior, el dólar subió 0,7% en Chile, 0,2% contra el euro y el real, no cambió contra la libra y bajó 0,2% contra el yen y el mexicano. Pero en lo que va de 2021 el dólar sube 8,5% en Brasil, 5,5% contra el yen, 4,5% contra el franco suizo y 2,5% contra el euro y el chileno. El billete verde baja solo contra dos monedas en lo que va de este año: 0,5% contra el yuan chino, una moneda absolutamente dirigida, y se hunde 1,7% contra la libra, que se sacó de encima numerosas trabas de la Unión Europea con el Brexit.

En Argentina, mientras tanto, el Gobierno sigue manejando el mercado con mano de hierro. La estrategia de Martín Guzmán es utilizar al dólar como ancla para ver si puede frenar la aceleración de los precios, que ya lleva cinco meses con tasas mensuales con subas superiores al 3,5%, y el ministro cree que manejando bonos y reservas, frenando el tipo de cambio de modo artificial, logrará llevar a la suba de los precios a un ritmo del 2% en el segundo trimestre.

Por supuesto, esta situación está generando un atraso en el tipo de cambio y una inflación en dólares que complica el comercio exterior. El Gobierno sigue poniendo cepos a las importaciones, y ya hay al menos 500 planteos en la Justicia de parte de importadores por no poder ingresar productos, pero Guzmán clavó la estaca cambiaria, y busca provocar una inflación contenida, por lo menos hasta que se vote en octubre.

Ayer en lo político hubo dos grandes novedades. El nombramiento del nuevo ministro de Justicia, que no cayó bien en el mercado. Y el anuncio de la Cámara Nacional Electoral, que fijó que las Paso se celebrarán el 8 de agosto y las elecciones generales serán el 24 de octubre. Esto provocó malestar entre los gobernadores que le había pedido al Presidente que no se hicieran las primarias. Y Alberto, siempre les dijo que buscarán un acuerdo en el Congreso para suspenderlas, pero fueron incapaces de lograrlo.

La otra gran preocupación del mercado sigue siendo el virus, ahora con el otoño tan cerca. Italia tuvo ayer en un solo día una cantidad muy importante de muertes, la mayor desde enero. Y Argentina registró en 24 horas 202 muertes y 8.235 contagios, por lo que ya acumulamos más de 54.000 fallecidos. Y lo más grave del caso es que las vacunas no llegan. Hay miles de personas de más de 80 años llamando a los teléfonos de Salud, y los contestadores no dan ninguna respuesta.

Pero el frente cambiario no se alteró en absoluto por todo eso. El dólar turista subió 20 centavos hasta $159,74 , el oficial subió 12 centavos hasta $96,81, el blue bajó $2 hasta 144 y el mayorista subió 7 centavos hasta $91,13 . El BCRA sumó US$ 16 millones a las reservas por lo que ahora suman US$ 39.881 millones. El dólar MEP bajó un centavo hasta $144,65 y el contado con liquidación bajó un centavo bajó $149,24. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 48,8% y la del CCL con el mayorista fue del 63,8%. Y medidos en pesos, la libra subió 7 centavos hasta $126,63, el real bajó 1 centavo hasta $16,20 y el euro bajó 14 centavos hasta $108,49.

Otro de los elementos del día fue el financiamiento obtenido por Guzmán. Se colocó más deuda: el Gobierno recibió 477 ofertas y colocó $76.957 millones de pesos en tres letras: 43% fue en un bono CER a febrero de 2022, 31% en una Lete a tasa variable mas 2,25% y 26,1% en una Lete a tasa variable con vencimiento al 30 de julio próximo.

Esta licitación, debe decirse, no genera gran tranquilidad en el Gobierno, ni en el mercado, porque en los próximos tres meses se acumulan vencimientos por medio billón de pesos y Guzmán deberá realizar muchas colocaciones para poder cubrir esos fondos. En paralelo, también ayer el BCRA colocó otros $292.986 millones en Leliq al 38% anual, con los bancos pagando 37% por los plazos fijos.

En la agenda, por supuesto, está el viaje de Guzmán a Washington en nueve días, para ver si logra postergar los pagos con el FMI, y detrás de eso con el Club de París y otros organismos. Y todo el mercado está mirando esas negociaciones en detalle, porque entre lo que se está cobrando por la cosecha, más lo que se capte por el impuesto a la riqueza riqueza, es posible que se puedan pagar los cupones de los bonos nuevos el 9 de julio, con algunos papeles empezando a pagar cupones con tasas interesantes, entre ellos los bonos GD38 y GD41.

Justamente esa expectativa permitió que los titulos públicos argentinos volvieran a tener una muy buena rueda ayer, con una suba promedio del 2,5%, por lo que el riesgo país siguió bajando: achicó otras 22 unidades, hasta 1.551 puntos básicos, desde el récord post canje de 1.680 puntos tocados hace apenas siete días. Esta variación hizo que varios expertos dijeran, resoplando, subieron del quinto al cuarto subsuelo.

Pero el alivio en los bonos no se sintió en los papeles privados. Los inversores volvieron a huir. No cayó bien el nombramiento del ministro de Justicia. Y también parece incomprensible la presión de Ganancias a las empresas, con lo que kioscos, almacenes y otras pymes que ganen más de $ 217.000 por mes pagarán lo mismo que las grandes empresas. Por esa razón, mientras Wall Street y las bolsas del exterior pisaban el freno, la Bolsa porteña perdió volumen en papeles privados y el valor de las acciones argentinas volvió a la zona oscura.

Mientras los cheques de Biden empiezan a ser repartidos, los inversores miran qué saldrá de la reunión de la Fed de hoy y, por el momento, todo quedó en cámara lenta, tanto que el Nasdaq pudo subir apenas 0,1%, pero el S&P y el Dow Jones tuvieron mermas de hasta el 0,4%. Con la Bolsa de San Pablo 0,7% abajo, con grandes chances de que el Banco Central de Brasil la tasa Selic .

Más allá de todo eso, la Bolsa de Buenos Aires local volvió a secarse. Con 749 millones de pesos operados en acciones y 1.809 millones de pesos en Cedears, el índice S&/P Merval bajó 1,6%. y lo que es peor es que se vio una baja en bloque en casi todas los ADR argentinos, con más impacto en Irsa I, Supervielle y Central Puerto. Aunque volvieron a sobresalir con muy buenas subas Bioceres y Despegar, una por una alianza con una productora de proteínas vegetales y la otra por la vacunación masiva en EE.UU.
Porque, debe decirse, el nivel de vacunación de la Argentina respecto de otros países es lamentable.

Finalmente, con la mirada en una suba de tasas globales que parece ser irremediable, las commodities y otras posiciones refugio pisaron el freno. El petróleo bajó. Los metales preciosos frenaron. Los metales básicos se desinflaron. Los granos dentro de todo aguantaron bien, pero sin lograr las subas de los últimos tres meses. Y lo que está más en la mira son las criptomonedas, con multiplicación de nuevos valores en el panel y, lo más peligroso, inexplicables problemas de minado en algunos clásicos como el ethereum.

**

Bioceres compró 6% de Moolec y voló en Wall Street

Bioceres Crop Solutions Corp., una corporación nacida en Argentina y con proyección global, anunció que está ahí nomás de cerrar la compra de 6% del capital social de Moolec Science Ltd., una firma radicada en el Reino Unido que tiene en carpeta varios proyectos para producir proteínas a través del uso de plantas como biorreactores (molecular farming). Grosso modo, al estrategia es modificar genomas de plantas para que los mismos expresen proteínas animales funcionales. “Esta transacción permite a Bioceres ganar exposición a una industria de rápido crecimiento que está alineada con nuestro propósito de ayudar a los sistemas alimentarios en la transición hacia la neutralidad de carbono”, dijo Federico Trucco, CEO de Bioceres. La acción de la empresa ($BIOX) escaló 11,33% ayer en Wall Street.