Neonazis en Mar del Plata: confirman condena para la patota y según la DAIA es una “bisagra”

23 de febrero, 2020

La causa por una docena de ataques en Mar del Plata entre 2013 y 2016 perpetrados por ocho neonazis llegó a su fin luego de un juicio oral realizado en mayo de 2018 en el que fueron condenados con penas de hasta 9 años y 6 meses de prisión efectiva y cinco de los ocho imputados fueron trasladados inmediatamente a la Unidad Penal 28 en Capital Federal.

 

Ahora, luego de posponer la decisión en un par de oportunidades, la Sala II del Tribunal de Casación Penal confirmó la condena, tras la apelación de los condenados.

 

El tribunal ratificó el fallo que considera que los acusados integraban una organización  y por lo tanto decidió condenar a prisión a Oleksander Levchenko, Gonzalo Paniagua, Alan Olea, Nicolás Caputo y Giuliano Spagnolo quienes fueron detenidos tras la lectura del fallo en 2018.

 

Entre los fundamentos, los jueces afirmaron que se trataba de “una agrupación destinada a imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, en concurso ideal con el delito de pertenecer a una organización y realizar propaganda basada en ideas o teorías de una raza, religión o grupo étnico”.

 

Oleksander Levchenko en 2018 tras ser condenado.

 

De esta forma se hacen efectivas la condena a 9 años y seis meses de prisión para Levchenko, Olea y Paniagua, a 8 años y 9 meses para Caputo, y 5 años y 6 meses para Giuliano Spagnolo.

 

Los jueces decidieron en tanto absolver a Giordano Spagnolo, hermano mayor de Giuliano.

 

Los acusados estaban imputados por lesiones, daños y por integrar una organización destinada a “imponer sus ideas por la fuerza”, por una serie de ataques y amenazas contra personas de la comunidad trans, defensores de la igualdad de género y militantes políticos y sociales entre octubre de 2013 y febrero de 2016.

 

En tanto, algunos de los testigos que declararon durante el juicio aseguraron que la patota se manejaba con “niveles de violencia alarmantes”.

 

En abril del año pasado, el mismo tribunal que los condenó rechazó un pedido de la defensoría oficial para apartar del caso a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que fue querellante en el proceso judicial y se enfrentó a la fiscalía, que no consideraba que los ataques neonazis fueran los hechos de un grupo organizado.

 

El abogado de la DAIA, Alejandro Broitman, afirmó a la Agencia AJN que la resolución emanada de la Sala II de Casación Penal confirmando la condena “implica una bisagra fundamental en lo que es la Justicia Argentina”.

 

“A partir de ahora, vamos a poder combatir al nazismo y al antisemitismo de una manera mucho más efectiva”, destacó Broitman.

 

“Para la sociedad toda, fue limitar a los agresivos, limitar que dañen e infecten a la sociedad con ideologías totalmente reprobadas por la gente de bien. Esta gente hizo mucho daño y tuvo asolada a Mar del Plata. Se pudo dar final a esta actitud tan agresiva como la que ejercían”, agregó Broitman al sitio AJN.

 

Dejá un comentario