Macri: “Nunca más procesos de violencia masiva”

29 de enero, 2019

El jefe de Estado escucha, en primera fila, los fuertes testimonios

 

“Necesitamos trabajar más que nunca para que nunca se repitan en el mundo procesos de violencia masiva y que nadie, en ninguna parte del planeta, sienta que su vida corre riesgo por ser considerado diferente”, afirmó el presidente Mauricio Macri durante el acto en el que homenajeó a las víctimas del Holocausto en el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del nazismo. “Sólo conociendo, recordando y contando lo que pasó vamos a poder evitar que vuelva a ocurrir algo semejante”, agregó Macri en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, donde se llevó a cabo el acto.

 

“Sólo conociendo, recordando y contando lo que pasó vamos a poder evitar que vuelva a ocurrir algo semejante”, dijo Macri.

 

“Como hecho del pasado no podemos hacer nada para cambiarlo, pero sí tenemos la responsabilidad de recordarlo, para mirar al futuro y aprender de esas lecciones”, señaló el Mandatario en otro tramo de su discurso al cumplirse un nuevo aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, en Polonia. Y agregó: “Somos una sociedad que, desde sus raíces, está conformada por diferentes etnias, culturas, naciones y religiones. Valoramos celebramos y nos enriquecemos en la diversidad y con esa diversidad queremos crecer y construir el futuro”. “Por eso es tan importante seguir impulsando la investigación, la memoria y la educación”, dijo más tarde.

 

Macri recordó que esta fecha ha sido instituida por las Naciones Unidas para recordar la liberación de ese campo de concentración y exterminio nazi ocurrida el 27 de enero de 1945. La ceremonia contó con la participación de los ministros de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie y Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro. Además, estuvieron el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; el secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, y el secretario de Culto, Alfredo Abriani, entre otras autoridades.

 

En tanto, participaron sobrevivientes de la Shoá, familiares, dirigentes de la DAIA y la AMIA, invitados de la comunidad judía y autoridades de los diferentes cultos que tienen presencia en el país. Durante el acto también expuso Raquel Mowszowicz, una mujer sobreviviente de la Shoá, que además es integrante del Comité de Honor del Centro Ana Frank y del Comité de Honor de Sobrevivientes del Museo del Holocausto de Buenos Aires.

 

Mowszowicz nació en el gueto de Lida, un lugar que en aquella época formaba parte de Polonia y que actualmente pertenece a Bielorrusia y donde en mayo de 1942 los nazis asesinaron y enterraron en fosas comunes a alrededor de 6.700 judíos. “Durante mi infancia y adolescencia trataba de entender las conversaciones esquivas de los adultos, hurgaba en la memoria, luego en documentos, cartas y fotos que empezaron a hablarme de una historia oculta de mi pasado borrado. Cuarenta años me llevó reconstruir mi historia”, afirmó.

 

Mowszowicz, que perdió a 41 miembros de su familia durante el Holocausto, advirtió que “el aumento del antisemitismo, neonazismo y negacionismo deben tomarse con mucha seriedad”, y rescató palabras del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, en el sentido de que “es un imperativo de los Estados investigar, conmemorar y educar”.

 

El primer orador había sido Jorge Knoblovits, flamante presidente de la DAIA, quien devolvió el gesto de Macri a la comunidad judía al destacar que es el primer jefe de Estado en haber participado de esta conmemoración. En su alocución, Knoblovits llamó a “estar alerta” frente a manifestaciones de xenofobia, al señalar que “fueron siempre un preludio de las grandes tragedias de la humanidad”.

Dejá un comentario