El Banco Central se asustó y flexibilizó el dólar y las tasas

17 de enero, 2020

BCRA, reservas

Por Luis Varela

 

Sí, pero no. Avance y retroceso. El gobierno de Alberto Fernández sigue mostrando pragmatismo cada vez que las situaciones llegan a un punto límite. Y ayer, después de conocerse la inflación de diciembre y el fuerte arrastre a enero, con grandes cancelaciones de plazos fijos, y fuerte suba de los dólares libres, el Banco Central anunció que flexibilizará una parte del cepo cambiario.

 

En realidad, la encerrona cambiaria es más grande, ya que después del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, las monedas de América Latina empezaron a retroceder fuerte contra el dólar, y mientras el dólar oficial argentino está congelado, ayer el billete verde volvió a subir otra vez en Brasil y Chile, y esa situación va generando nerviosismo en todos los participantes del mercado cambiario.

 

Por eso, mientras el dólar mayorista, el oficial y el blue siguen estáticos, los dólares libres de los grandes jugadores, el dólar Mep de la Bolsa y el contado con liquidación, volvieron a subir, acercándose un poco más hasta el teórico dólar turista, que de alguna manera está funcionando como una especie de techo de banda, tal como ocurrió en buena parte del gobierno de Mauricio Macri.

 

Y llegó a tal punto la presión, que el Banco Central sorprendió a propios y extraños anunciando que flexibilizará el cepo para las empresas que ingresen dólares: les permitirá girar utilidades al exterior. A través de la Comunicación A 6869, la autoridad monetaria dispuso que las entidades “podrán dar acceso al mercado de cambios para girar divisas al exterior, en concepto de utilidades y dividendos, a accionistas no residentes, sin la conformidad previa del BCRA”, en la medida que se cumplan algunas condiciones.

 

Esa decisión llegó después de un día intenso con las monedas. En el exterior el dólar subió 0,4% en Brasil, 0,2% en Japón y 0,1% contra el euro y el chileno, pero bajó 0,1% en México y cedió 0,3% contra la libra, ya que el Brexit se aproxima a gran velocidad, y ofrecerá una especulación muy importante contra el euro.

 

En Argentina, mientras tanto, el dólar turista siguió congelado en $ 81,86, con un valor cuasi teórico. Al tiempo que hubo una baja de 1 centavo para el dólar oficial hasta $ 62,97, una baja de 25 centavos para el dólar blue hasta $ 77,75, con el dólar mayorista subiendo tres centavos hasta $ 59,98, pese a lo cual el Banco Central sumó US$ 82 millones a las reservas por lo que ahora le quedan US$ 45.369 millones.

 

Pero detrás de esa quietud, hay otros números. El dólar MEP o dólar bolsa avanzó 63 centavos hasta un récord de $ 80,03. Y el contado con liquidación saltó 97 centavos, hasta $ 81,81. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue llegó al 23,5% y la diferencia entre el ccl y el dólar mayorista alcanzó nada menos que a 36,4%.

 

Y, en relación a lo que ocurrió en el exterior, en Buenos Aires, medidos en pesos, la libra subió 19 centavos hasta 78,32, el real bajó 5 centavos hasta 14,31 y el euro retrocedió 14 centavos hasta 66,71.

 

En realidad, una de las razones que marcan la debilidad de las monedas latinoamericanas tiene que ver con el acuerdo entre chinos y estadunidenses. Sucede que China comprará más grano en Chicago, y por eso, por el momento, la demanda de granos en Sudamérica iría a la baja. En lo que va de enero, con el dólar oficial argentino sin cambios, sube 4,4% en Brasil y salta 3,2% en Chile.

 

Hubo también otras novedades: mientras Paraguay logró colocar su “bono de oro”: US$450 millones a 30 años al 4,45% anual, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires colocó deuda por $ 9.400 millones al 45% anual (reabrió su bono en pesos 2022 BCD22 a una tasa de corte en torno a Badlar + 8,25% (44,75%), comprimiéndose respecto a la emisión de noviembre pasado en 460 puntos básicos. Recibió ofertas por $10.000 millones.

 

Y otra de las flexibilizaciones importantes que hubo en el día tuvo que ver con la tasa de interés. Debido a la fuerte inflación de 2019 y al arrastre que hay en enero, los plazos fijos están rindiendo 18 puntos menos que la inflación y hay un buen número de cancelaciones. A pesar de eso, el BCRA siguió pagando 52% anual por las Leliq a los bancos. Y la tasa de los plazos fijos siguió bajando: pagaron 35% por plata chica y 36% por plata grande. Pero con una novedad: el Banco Central autorizó plazos fijos atados a la Inflación a 90 días, que pueden ser cancelados a los 30 días de iniciada la operación.

 

Con todas estas novedades, más nombramientos en el FMI para iniciar la renegociación de la deuda, los bonos argentinos estuvieron algo mejor y la Bolsa directamente recuperó buen terreno. Eso sí, continuaron las conversaciones para postergar el pago del capital del bono bonaerense BP21, y hoy se haría sin problemas el pago de otro bono de la provincia de Buenos Aires: vence renta y amortización del bono PBE20, y además hoy vence renta de bono de la Municipalidad de Río Cuarto (BRN20) y ttambien vence renta y amortización del bono de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (TFU27).

 

Con estas alternativas, mientras se vio una baja para los bonos de Brasil, y una suba para los de Suiza, los argentinos tuvieron con bajo volumen operado un repunte del 0,8%, por lo que el riesgo país perdió 14 unidades, hasta 1.807 puntos básicos.

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en ocho papeles: AY24 35%, AF20 11%, AY24X 9%, TC20 9%, A2M2 6%, A2M2X 5%, PARYX 3% y TJ20 2%. Y en los extremos se vio un salto del 12% para el bono DICPX y subas del 3% al 7% para los bonos TC25P, PUM21, CO26D, PARYX, CEDI, BDC28, CO26, A2E7D, AA25, AY24 y AC17X. Y bajas del 2% al 8% para los bonos TO23, A2M2D, DIA0, AA22, PAA0D, TVPP, AA37D, TC23 y AA37.

 

El mundo bursátil siguió de fiesta por el acuerdo entre Estados Unidos y China, por lo que hubo otro día con subas entre el 0,8% y el 1,1% para los índices de la Bolsa de Nueva York. Y, en línea con eso, hubo alza del 0,2% en la Bolsa de San Pablo y del 1,9% en la de México.

 

En la plaza local, con menos negocios ($ 871 millones) la Bolsa de Buenos Aires subió 2,7%. El 80% de lo operado en acciones se transó en catorce papeles: Galicia tuvo el 21% de los negocios y Aluar el 10%. En los extremos se vio un salto del 20% para Clarín y subas del 8% al 13% para Boldt, Ausol, G. Oeste, Metrogas, Transener, San Miguel y Juramento. Con bajas del 1% al 5% para Morixe, Tglt, Molinos, Ferrum y Phoenix. Al tiempo que en los ADR argentinos que cotizan en Wall Street se anotaron avances entre el 1% y el 3% para TGS, Galicia, Edenor, Macro, Bunge, Pampa E y Telecom y baja del 1,5% para Isa I.

 

Finalmente, en las commodities hubo reacción por el acuerdo con China. Se vio una baja del 0,1% para el petróleo que llevó el precio del barril a US$ 58. Los metales preciosos también estuvieron débiles, con baja del 0,2% para el oro y descenso del 0,3% para la onza de plata. Los metales básicos actuaron mixtos: el aluminio subió 0,4%, el cobre bajó 0,5% y hubo una caída del 3,8% para el níquel. En Chicago hubo baja del 0,5% para la soja, descenso del 1,4% para el trigo y caída del 3% para el maíz. En Rosario la soja subió 9,4%, pero el trigo bajó 1,5% y el maíz se derrumbó 6,6%. Y se anotó una baja del 0,6% para el bitcoin, con bajas mayores para el resto de las criptomonedas.

 

Y por si algún desprevenido no encuentra en qué invertir, ayer se conoció que el metal más caro del mundo ya vale 8.000 dólares la onza, es decir cinco veces más que el oro. Se trata del rodio, un elemento muy demandado por el sector automotriz porque ayuda a cumplir con el endurecimiento de las normas de emisión para los vehículos.

Dejá un comentario