Tras embargo total de Trump, Venezuela queda más aislada y rompe diálogo

8 de agosto, 2019

Luego de que el presidente de EE.UU. Donald Trump emitiera una orden ejecutiva el lunes donde amplía las sanciones estadounidenses existentes contra Venezuela para incluir un embargo económico total contra ese país, el gobierno de Nicolás Maduro acaba de responder con la retirada de sus negociadores en el proceso iniciado con la oposición en Barbados.

 

Con las nuevas sanciones, Venezuela quedó colocada en una situación de embargo total similar a la de Siria, Cuba, Irán y Corea del Norte, los únicos países que ahora están bajo sanciones tan estrictas de Estados Unidos. La orden significa que ahora los estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con el gobierno venezolano.

 

En tanto, el gobierno venezolano anunció el miércoles por la noche que rompe las negociaciones en curso y no irá a la nueva ronda de diálogos en Barbados, prevista para hoy y mañana.

 

Según Maduro, optó por “no enviar a la delegación venezolana en razón de la grave y brutal agresión perpetrada (…) por la administración de Trump contra Venezuela, que incluye el bloqueo ilegal de nuestras actividades económicas y financieras”.

 

A pesar de la unción de Washington por Juan Guaidó como el líder democráticamente elegido del país y su congelamiento de activos del gobierno, el cambio de régimen sigue siendo un gran obstáculo.

 

Si bien puede ser racional que China y Rusia den marcha atrás y se den cuenta de los beneficios económicos de la transición en Venezuela buscada por los Estados Unidos, el orgullo nacional también está en juego.

 

Si Washington no puede convencer a China y Rusia a través de argumentos en torno al interés económico propio, ganar tracción con ellos se vuelve mucho más difícil.

Trump, además, parece estar jugando su juego. Incluso si una mayor presión económica no logra expulsar a Maduro, ir con todo podría tener el beneficio secundario conveniente de fortalecer sus posibilidades de reelección para 2020 en Florida, donde, junto con los cubanos, los venezolanos son votantes clave.

 

Los próximos contramovimientos de Maduro podrían implicar insistir en que su delegación aún está comprometida con la mediación patrocinada por Noruega con Guaidó, mientras sienta las bases para la condena de las severas sanciones estadounidenses en la ONU.

 

Reacios a entrar en la refriega, China y Rusia aún pueden verse atraídos si Estados Unidos recurre al poderío militar para hacer cumplir su embargo, y no está claro hasta dónde llegarían en defensa de Maduro.

 

Dejá un comentario