Los préstamos en pesos cayeron 1,1% en enero

6 de febrero, 2019

pesos banco

 

Terminó el primer mes del año y el total de préstamos en pesos al sector privado alcanzó un nivel de $1.554.105 millones, con un alza interanual de $172.581 millones. Si bien esto equivale a un incremento del 12,5% anual, también marca una caída respecto al mes anterior de 1,1%.

 

“Por segundo mes consecutivo, el financiamiento global presenta un retroceso, como resultado de las restricciones monetarias impuestas por la política económica que busca reducir los niveles de inflación. Además queda claro que, medido contra cualquier índice de precios, la evolución anual marca una merma importante en valores ajustados”, argumentó Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

 

Los préstamos en pesos cayeron 1,1% en enero
En enero, el total de préstamos en pesos al sector privado alcanzó un nivel de $1.554.105 millones.

 

Si se analiza por línea de créditos, los préstamos personales presentaron una disminución respecto al mes anterior del 0,1%. El saldo bajó a $419.237 millones para el total acumulado, con un crecimiento interanual del 15,2% contra los $363.888 millones al cierre del mismo mes del año anterior.

 

“De esta manera, se acumula una serie de 3 meses consecutivos en los cuales los saldos vienen disminuyendo. Es un evento inédito en estos últimos 5 años, durante los cuales el crecimiento de los saldos (en términos nominales) fue constante. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los meses de diciembre (por la influencia del aguinaldo) y enero y febrero (por el período vacacional) son la parte del año tradicionalmente más floja en colocaciones a plazo, realmente deberemos esperar hasta fines del mes de marzo para sacar conclusiones sobre si la tendencia de las financiaciones a las familias continuará a la baja durante el año que se inicia”, aseguró Barbero.

 

La operatoria a través de tarjetas de crédito ascendió a $388.234 millones, 3,4% más que el mes pasado. El crecimiento interanual llegó al 25,1%, lo cual, según Barbero “implica un claro retroceso en términos reales, pues los ítems que se abonan con el llamado dinero plástico han tenido un incremento de precios que rondan el 45%”. Eso indica, en consecuencia, una retracción en el consumo así como una baja en la incidencia de los saldos financiados a pagar y de las compras en cuotas con tarjetas. “No obstante el último mes apreciamos una recuperación en los saldos, circunstancia destacable en un contexto de retracción de los financiamientos”, añadió.

 

En cuanto a las líneas de créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, durante enero marcó un leve crecimiento del 0,1%, acumulando un stock total al cierre de mes de $211.223 millones. El crecimiento respecto al mismo mes del año pasado fue de 50,30% y continúa siendo la línea con mayor crecimiento interanual. “Vemos una muy floja performance mensual, si bien sabemos que el mes de enero no es propicio para cerrar operaciones con instrumentación de garantías reales debido al período vacacional, en años anteriores durante este mismo mes, las colocaciones fueron realmente importantes. A pesar de la calma en la cotización del dólar, ha pesado más la aplicación de los índices de ajuste sobre los valores de las cuotas, trayendo como consecuencia una retracción en la demanda de nuevas operaciones”, concluyó.

 

A fines de enero, la línea de créditos prendarios presentó un stock de cartera de $96.222 millones, mostrando una caída del 1,2% en comparación al stock de fines de diciembre de 2018, que fue de $97.398 millones. Si comparamos los saldos al fin del mes de hace un año, ($90.671 millones) la suba ha sido de $5.551 millones equivalentes al 6,1%. “La línea permanece en una clara tendencia bajista en consonancia con los bajos niveles de venta de los vehículos que se utilizan para garantizar las mismas”.

 

En relación a los préstamos comerciales, experimentaron una caída que se observó el mes pasado: la misma ha sido del 6,3%, ubicándola con un stock de cartera de $369.086. En términos interanuales representa una reducción del 9,7%, siendo la única línea que presenta una evolución negativa en términos nominales en el lapso de 365 días. Aún con la disminución que se observó en las tasas activas de interés en este primer mes del año, ha continuado con fuerza la caída de las financiaciones al sector privado comercial e industrial.

 

En cuanto a los préstamos en dólares, respecto del mes pasado ha tenido una suba del 1% y presenta una baja interanual del 0,9%. El 82,73% del total de la deuda en moneda extranjera sigue siendo la línea de comerciales, la financiación en dólares sigue sujeta a empresas que puedan originar ingresos en divisas. Si bien se mantiene la estabilidad del tipo de cambio, todavía no se percibe una reactivación de estas financiaciones.

 

La línea de hipotecarios, al igual que el mes pasado, sigue siendo la de mayor crecimiento interanual ubicándose en un 64,4 %. De todas formas, sólo representa el 2,35 % de la deuda total en dólares.

 

Por último, las tarjetas de crédito tuvieron un amplio aumento en relación al mes anterior del 53,7%, siendo a nivel interanual su caída más que importante: -48,1%.

 

“Los viajes de vacaciones al exterior potencian el crecimiento del uso de la tarjeta durante el mes de enero con relación a los meses anteriores, pero muy lejos de los valores que se usaban el año pasado cuando el turismo al extranjero alcanzó niveles máximos”, finalizó Barbero.