El Economista - 70 años
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 10°C
Versión digital

mar 05 Jul

BUE 10°C

La industria de la tecnología en un debate cada vez más amplio e intenso

19-06-2019
Compartir

Tiempos interesantes para la tecnología. Su industria, acostumbrada durante mucho tiempo a captar el foco de atención al revelar las innovaciones, ahora está siendo consumida por un nuevo debate lleno de dudas y preguntas sobre sus productos.

La Conferencia del Código (CODE CONFERENCE) del sitio web Recode , celebrada la semana pasada en Scottsdale, Arizona, es una de las reuniones más destacadas del sector.

En ediciones pasadas, los ejecutivos de tecnología anunciaron sus últimos dispositivos o servicios. Este año, ni un solo producto fue lanzado.

En cambio, los oradores de las compañías de Big Tech fueron presionados sobre lo que estaban haciendo para combatir el odio y la desinformación. Esto significó un giro en la conversación provocado en parte porque participan más personas, al asumir la tecnología un papel tan central en nuestras vidas y en nuestra cultura, fue inevitable que provocara un debate más amplio y una crítica más aguda.

El diálogo estuvo dominado durante mucho tiempo por ejecutivos y empleados de las propias empresas. El resto del mundo sirvieron como consumidores. Todo eso está cambiando con la preocupación por las violaciones de la privacidad, el efecto de la tecnología en la democracia y el impacto de los teléfonos inteligentes.

Los políticos, los expertos y los investigadores no están dispuestos a ceder la palabra solo a los CEOs y los visionarios de la tecnología.

La nueva conversación incluye defensores de la privacidad, reguladores, funcionarios electos y grupos de consumidores convertidos en activistas.

Los políticos y los candidatos en las principales economías del mundo están proponiendo la desintegración de grandes compañías tecnológicas, y tanto la FTC como el Departamento de Justicia de EE.UU. están considerando realizar amplias investigaciones antimonopolio en la industria.

También, nuevos grupos como el Centro para la Tecnología Humana (Center for Humane Technology) han surgido y celebrado eventos dirigidos a observar cómo la adicción a la tecnología está afectando nuestras vidas.

Incluso dentro de la industria, hay algo que se rompió y el diálogo ha cambiado. Apple, por ejemplo, hizo y hace de la privacidad un punto clave de venta de sus propios productos y viene atacando a otros por sus prácticas y modelos de negocios.

El CEO Tim Cook lanzó un ataque a sus competidores el fin de semana pasado, como parte de un discurso de graduación en Stanford. "Si aceptamos como normal e inevitable que todo en nuestras vidas se pueda compartir, vender e incluso filtrar en el caso de un hack, perdemos mucho más que datos. Perdemos la libertad de ser humanos".

https://www.youtube.com/watch?v=2C2VJwGBRRw

Pese a este giro, aún existen muchos lugares dedicados exclusivamente al lanzamiento de productos. Sin ir más lejos, esta semana se pudo ver la emoción que generó en alguno analistas Libra, la criptomoneda que Facebook anunció el lunes. Incluso allí, sin embargo, el interés en la tecnología fue atenuado por las preocupaciones sobre el papel de Facebook.

Las grandes ferias comerciales como CES y el reciente E3 o los eventos dedicados a las propias compañías, siguen vigentes. Hubo mucho interés en los productos en la reciente conferencia de desarrolladores de Apple, por ejemplo.

La comunidad tecnológica también se entusiasmó con las filtraciones sobre el próximo Pixel 4 de Google. Google incluso aumentó la apuesta inicial, tuiteando su propia foto real de la matriz de la cámara trasera desde su cuenta de hardware oficial.

https://twitter.com/madebygoogle/status/1138876305158500353

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés