Sin margen de acuerdo en el PJ bonaerense

Los dos espacios se mantienen firmes y las posturas son irreconciliables casi sobre el cierre de alianzas

12-06-2017
Compartir

Por Mariano Espina

La semana que pasó fue, quizás, la más tensa de los últimos meses en la interna peronista de la provincia de Buenos Aires. El sector vinculado al PJ bonaerense que conduce Fernando Espinoza e impulsa la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner avanzó con maniobras para cerrarle caminos al randazzismo y lograr una lista que agrupe a todos los espacios en cuestión. El exministro del Interior, Florencio Randazzo, respondió con un acto (cerrado) ratificando la voluntad de competir en unas PASO dentro de la estructura partidaria y presentando el nombre que lo acompañará en los siguientes meses: Cumplir. Nada cambió en las últimas horas.

Sin definir candidaturas, el kirchnerismo se mostró activo durante el último fin de semana, con varios actos en simultaneo. Uno de los principales protagonistas fue el hijo de la expresidenta, el diputado Máximo Kirchner. También se mostró la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, pese a que evitó definiciones sobre sí dejará o no el municipio para saltar a la campaña.

En una de sus apariciones del sábado, Máximo afirmó: “Si quieren la unidad del peronismo, ya la podemos ir construyendo, porque pueden volver al bloque del que se fueron, nosotros los vamos a estar esperando con los brazos abiertos”. El mensaje tiene como destinatarios al Peronismo para la Victoria (Movimiento Evita) y al Bloque Justicialista de Oscar Romero y Diego Bossio. El segundo rompió con el Frente para la Victoria en febrero del 2016 y le quitó a la bancada kirchnerista 17 escaños. El primero, en parte, fue menos traumático. Seis bancas y una relación no tan distante. El jefe del bloque es Leonardo Grosso, y al igual que el Justicialista  respaldan la candidatura de Randazzo. “Charlamos, tomamos unos mates y vemos cómo hacemos para construir una mayoría en la Argentina que permita detener este ajuste. Estamos dispuestos, no lo duden, no tengamos miedo. Hay que ponerse de pie y dar la pelea”, insistió Máximo. Pero del otro lado, no lo percibieron como un mensaje conciliador.

Se especuló, luego de la invitación, de que se realice una reunión hoy en el Congreso entre los bloques, para analizar la propuesta de Máximo. Desde una de las bancadas que rompieron con el FpV, la respuesta fue contundente: “Es una falta de respeto que la convocatoria sea por los medios, en segundo lugar es una falta de respeto al presidente del partido y por último, en calidad de qué convoca Máximo”, le dijo a El Economista un importante diputado peronista.

Esta semana será clave para conocer cual será la estrategia que finalmente aplique el PJ bonaerense y el kirchnerismo para acotar el margen de acción al randazzismo. El miércoles se vence el plazo para presentar las alianzas. Los frentes que vayan a competir en las PASO (13 de agosto) deben presentar ante la Junta Electoral partidaria las firmas que avalen las candidaturas. Se sabrá también los sellos que acompañarán a las alianzas. Se especula con que el Frente Ciudadano reemplace al Frente para la Victoria, por el lado del kirchnerismo, y Cumplir será el sello randazzista. Diez días después se conocerán en detalle las listas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés