El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 13°C

Pujas por recursos con varias provincias

Córdoba y Entre Ríos reclamaron por obras prometidas y Santa Fe para que se cumpla con el fallo de la Corte Suprema por coparticipación

07 julio de 2017

La declaración sorprendió. Porque el portador de los dichos era José Manuel de la Sota, tres veces gobernador. Pero, sobre todo, por la virulencia de los términos empleados. El dirigente de Unión por Córdoba tildó anteayer de “caradura” al presidente Mauricio Macri y acusó al Gobierno Nacional de apropiarse de obras que había realizado el gobierno de la provincia. “Esperaba que el Presidente reconociera que Córdoba le dio el triunfo. Lo votaron porque estaban desilusionados de Cristina Fernández. Y el macrismo lo único que hizo es apropiarse de nuestras obras. ¡Cómo puede ser tan caradura! Ellos se comprometieron a aportar el 10% de las obras de la autopista Río Cuarto pero el 90 % lo pusimos nosotros en una ruta nacional”, dijo indignado el exgobernador.

La relación de Cambiemos con De la Sota es de respetuosa distancia. Mientras que la de su aliado y gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, con la gestión de Macri resulta mucho más afín. Desde el inicio mismo del mandato. La disputa electoral que se avecina, que no contará a De la Sota como candidato, como esperaba, es probable que haya contribuido en ese sentido. Sobre todo, a partir de las evaluaciones previas que indican que ambos espacios compiten en la provincia por un mismo votante. De hecho, una encuesta de Management & Fit que se difundió días pasados sostiene que un 66% aprueba tanto la gestión de Macri como la de Schiaretti, mientras que el vice Martín Llaryora y el macrista Héctor Baldassi están cabeza a cabeza en torno de los 29 puntos. Pero, sin la virulencia de De la Sota, en el gobierno de Schiaretti sostienen que la demanda es pertinente y concreta.

En el caso de Santa Fe, el gobernador Miguel Lifschitz no necesitó de intermediarios. Señaló que Nación aún le adeuda a su provincia fondos de la coparticipación y que no cumplió con lo exigido por el fallo de la Corte Suprema sobre estos recursos. Y apuntó contra reiteradas veces en estos días contra el sentido de las políticas económicas del Gobierno. “No veo un plan económico del gobierno. Hay una excesiva confianza en que medidas de carácter monetaristas son suficientes y creo que hacen falta medidas más proactivas”, señaló en una de esas intervenciones.En este caso, la relación entre ambos gobiernos ha sido más zigzagueante, pero por divergencias ligadas a la política de seguridad en la provincia y a cómo enfrentar al narcotráfico, cuestiones que parecen más encaminadas.

En el caso de Entre Ríos, las fricciones también tienen que ver con obras prometidas por Nación. La administración de Gustavo Bordet sostiene que llevó adelante con recursos propias inversiones en vialidad de las que debía hacerse cargo el Gobierno. En este caso concreto, que sólo quedan tres convenios de los diez existentes para construir o repavimentar rutas en la provincia.

A estos casos se le suman, por cierto, los cortocircuitos reiterados con el tucumano Juan Manzur, el puntano Alberto Rodríguez Saá o el pampeano Carlos Verna. Pero éstos tienen otra historia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés