El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 14°C
Ante Diputados

Martín Guzmán: "La alternativa al acuerdo es la incertidumbre"

También dijo que la Argentina "enfrenta una situación de gran potencial desestablizador por la combinación de la carga de la deuda y la secuencia de vencimientos"

Martín Guzmán junto a Carlos Heller y Juan Manzur en su exposición ante la comis
Martín Guzmán junto a Carlos Heller y Juan Manzur en su exposición ante la comis Ministerio de Economía.
07 marzo de 2022

Cerca de las 15, con la exposición del jefe de Gabinete, Juan Manzur, comenzó el debate en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados para tratar el acuerdo con el FMI enviado por el Gobierno para refinanciar la deuda contraída por Mauricio Macri en el 2018.

Además de Manzur, estarán el ministro de Economía, Martín Guzmán, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, entre otros funcionarios.

Previamente, los funcionarios, junto a la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, fueron recibidos por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en su despacho del Palacio Legislativo.

En la apertura de la discusión en comisiones, el jefe de Gabinete señaló que la presencia de miembros del Gobierno nacional en el Congreso en el inicio del debate sobre el acuerdo con el FMI pretende "dejar en claro que las decisiones que afectan el futuro de los argentinos" deben tomarse "con intervención de los representantes del pueblo".

Manzur explicó que "el programa de 2018 no cumplió con lo que estaba previsto, tuvo cuatro de las 12 revisiones previstas y no cumplió con las expectativas" y sostuvo que por esa razón en la ley de sostenibilidad de la deuda pública se especifica que el Congreso debe aprobar" este tipo de acuerdo para ofrecer "legitimidad democrática".

A su vez, aseguró que "el conjunto del sistema político" debe "demostrar una actitud responsable que ponga el interés de los argentinos por encima de los intereses coyunturales de la compulsa política".

Por otro lado, afirmó que el acuerdo garantiza "el crecimiento de mediano plazo y la estabilidad duradera" y aseguró que busca "garantizar la continuidad de los programas sociales y derechos de trabajadores".

"El programa tiene como objetivo central que el país continúe con el crecimiento con inclusión social evitando políticas de ajuste y reformas que quiten derechos laborales", declaró. 

"Este es el mejor acuerdo posible", subrayó Manzur.

Por su parte, Martín Guzmán dijo que la Argentina "enfrenta una situación de gran potencial desestablizador por la combinación de la carga de la deuda y la secuencia de vencimientos".

"Argentina no cuenta con recursos para hacer frente a los vencimientos programados, lo que pone en clarísimo riesgo la estabilidad de la balanza de pagos en este mismo mes", subrayó.

Asimismo, el funcionario añadió que "desde lo fiscal se apunta a seguir estableciendo un camino de fortalecimiento del crédito y de nuestra moneda". "Por eso es importante ir bajando el déficit fiscal para depender menos del endeudamiento y de la emisión monetaria. Se trata de un camino necesario", sentenció.

En ese sentido, determinó que el acuerdo "establece un camino transitable" que "se contrapone a la incertidumbre" y permite un "principio de solución a un problema muy grave al desarrollo de la Argentina".

El funcionario dijo que el entendimiento con el FMI "se contrapone a la incertidumbre que no puede redundar en nada mejor que un profundo estrés cambiario y consecuencias negativas inflacionarias y en la actividad económica y el empleo".

Así, indicó que desde el Gobierno consideran que “éste es un programa para la recuperación y para la reducción de la inflación y por lo tanto nuestro compromiso es efectivamente cumplirlo”, y señaló la importacia de su aprobación por parte del Poder Legislativo. “El acompañamiento del Congreso va a ser decisivo para actuar de forma que fortalezca a la República y nos fortalezca como estado Nación”, remarcó

En tanto, Guzmán aclaró que en este acuerdo “no hay ninguna reforma que implique quita de derechos, no hay reforma previsional y no hay reforma laboral”. Además, aseguró que “no se está agregando un solo dólar de deuda a la deuda que se tomó en el programa stand by”.

El ministro de Economía detalló que desde el punto de vista macro se trazan tres criterios de desempeños: el primero referido a las reservas internacionales; el segundo referido al resultado fiscal; y el tercero referido al financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro Nacional.

“ Lo que se negoció es un acuerdo que tiene como base un programa que incluye un conjunto de compromisos de política, de condiciones que desde la perspectiva del gobierno nacional son consistentes con los objetivos económicos y sociales a los que estamos apuntando de generar trabajo y empleo, mayor dinamismo productivo, ayudar a fortalecer estabilidad económica y poder atacar nuestros problemas sociales y desde el punto de vista macro, atacar lo que hoy es el principal objetivo de política macroeconómica del gobierno que es (atacar) la inflación”, explicó.

Para identificar cuál es la principal limitante al crecimiento económico sostenido en la Argentina y cuáles son las condiciones que nos permiten como Estado Nación tener mayor autonomía en las políticas económicas, “se definió como primer objetivo de acumulación de reservas internacionales que para el año 2022 es de US$ 5.800 millones; para 2023 es de US$ 4.000 millones y para 2024 es de US$ 5.200 millones”, explicó Guzmán a los legisladores.

Para que haya estabilidad macro en la Argentina es necesario contar con más reservas. Esto nos permitirá seguir en la senda de la recuperación económica, generación de empleo y atacar los problemas sociales más acuciantes como el problema de la pobreza”, añadió.

Desde lo fiscal, el titular del Palacio de Hacienda planteó que el Gobierno apunta a “seguir estableciendo un camino de fortalecimiento del crédito, y profundizar un camino tan necesario del fortalecimiento de nuestra moneda”. “Por ello es importante poder ir bajando, reduciendo el déficit fiscal, de modo de, depender menos del endeudamiento y depender menos de la emisión monetaria”, dijo.

“Ahora es el momento de establecer un camino que de una forma decidida fortalezca a nuestra moneda. Y hay un conjunto de cuestiones por abordar para fortalecer nuestra moneda, y esta es una, poder ir reduciendo el financiamiento monetario al Tesoro, y darle espacio al Banco Central, que ha estado asistiendo al Tesoro en este contexto, darle espacio para que pueda también ir mejorando su hoja de balance”, aseveró Guzmán.

En cuanto a la inflación, subrayó que se logró acordar un esquema que parte de la premisa de que la inflación tiene múltiples causas. “A la hora de atacar la inflación, lo primero que debemos enfrentar es atacar un tema productivo. En segundo lugar, mejorar el perfil de financiamiento de las políticas públicas, y por eso, el esquema monetario fiscal es tan importante. En tercer lugar, poder anclar expectativas. De allí la fundamental importancia del objetivo de acumulación de reservas internacionales, y también el rol que juega el Estado en las políticas de precios e ingresos”, agregó.

A su vez, aseguró que ese esquema también se apunta a que haya un crecimiento del poder adquisitivo de los ingresos.

“Consideramos que este es un programa para la recuperación y para la reducción de la inflación y por lo tanto nuestro compromiso es efectivamente cumplirlo”, concluyó Martín Guzmán en su exposición.

En la previa a este encuentro, los dos bloques mayoritarios tuvieron reuniones para encauzar sus posiciones. Por el lado del oficialismo, pasadas las 19 de ayer, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Carlos Heller, del Frente de Todos (FdT), organizó una reunión entre Guzmán y los diputados que componen la comisiones para definir el cuestionario y la estrategia oficial ante la presentación de hoy.

Allí, el titular del Palacio de Hacienda explicó “en detalle” todo el programa acordado y las políticas de los próximos tres años. Del encuentro también participó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien señaló que “respeta todas las opiniones” y que cree “en la unidad en la diversidad” pero les pidió a los legisladores que las las opiniones “no sean con calificación para poder seguir trabajando juntos después”.

Asimismo, señaló que aunque hay sectores dentro del oficialismo que se oponen “por responsabilidad y por convicción voy a trabajar muy fuerte para que este acuerdo salga”.

Por el lado de Juntos por el Cambio, ayer se reunió también la Mesa Nacional. En este caso fue de manera remota, via zoom. La postura que llevará el bloque es la “de no empujar un default”, lo que significa en primera instancia que brindarán el quórum en el recinto.

Pero, además, se estableció que buscarán aprobar sólo el refinanciamiento pactado con el FMI y no avalar el programa económico que está explicitado en los anexos que envió Guzmán al Congreso. Es decir, acompañar el artículo 1 del proyecto pero rechazar el número 2 que es el que trae los anexos con los memorándum.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés