Las dos CTA intentan volver a la unidad perdida

30-01-2017
Compartir

La ruptura se hizo manifiesta en septiembre de 2010, luego de las fallidas elecciones internas para definir las nuevas autoridades de la central alternativa. Entonces se enfrentaron el docente Hugo Yasky y el estatal Pablo Micheli, sin resultados definitivos, duras acusaciones cruzadas y abierta animosidad entre ambas fracciones. No obstante, la fructura no hizo más que mostrar las diferencias que los sectores tenían respecto de la caracterización del gobierno de Cristina Kirchner, cuestión que siguió diferenciándolos en los años siguientes.

La asunción de nuevo Gobierno abrió un tiempo de menores fricciones internas y nuevas posibildades de entendimiento. Con críticas compartidas a la gestión del presidente Mauricio Macri (“el ajuste” y “la necesidad de ganar y retomar el protagonismo en la calle”). Y los primeros planteos para avanzar en una unificación o fusión posible, en la recuperación de la unidad perdida durante 2018. Así, por lo menos, lo auguraron tanto Yasky como Micheli, quienes ya adelantaron los primeros pasos: la convocatoria a comicios nacionales de renovación única de autoridades y un plenario conjunto para elegir comisión provisoria el 9 de febrero próximo.

Divisiones

En ese plenario nacional conjunto, las organizaciones gremiales de ambas CTA definirán de forma consensuada “un plan de acción” y elevarán al Gobierno “un duro planteo” a partir de sus propuestas. “Habrá convergencia”, señaló Yasky, quien confirmó que el encuentro nacional de las CTA se realizará en la sede sindical que encabeza. La iniciativa incluiría a los sindicatos que abandonaron a Micheli y responden al visitador médico Ricardo Peidro, alejado a partir de “profundas diferencias” con el dirigente estatal.

La CTA Autónoma, precisamente, tuvo ya varias escisiones. La última fue la que protagonizó a principio de año el secretario general de ATE nacional, gremio de origen de Micheli, Hugo “Cachorro” Godoy, quien fundó una nueva corriente, que es conocida como la CTA Perón, y cuenta con el respaldo de un histórico dirigente de la CTA, Víctor de Gennaro. Por lo cual llegaría más debilitado a las negociaciones.

Críticas

Además de los cuestionamientos a la gestión de Macri, las dos CTA se manifestaron también en contra de la conducción unificada de la CGT, que integran los dirigentes Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña. El principal calificativo que se escuchó de ambos fue “inacción”. El dirigente docente, por caso, auguró que en el corto plazo “se producirá una divisoria de aguas en el movimiento obrero con un reagrupamiento de las organizaciones, traspasando las fronteras gremiales para aplicar un plan de acción que resista el intento de llevar el país a una situación pre-sindical”.

En ese sentido, su CTA ya acordó para el 14 de febrero en Bruselas, Bélgica, un encuentro cumbre con la titular de la Confederación Sindical Internacional (CSI), la australiana Shanan Burrow, a quien le planteará “a modo de paraguas protector” la realidad por la que atraviesan “los trabajadores argentinos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés