El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 11°C
Escenario

La sanción de la Ley Bases liberó a la oposición dialoguista

El Gobierno cuenta con las medidas que solicitó y ahora la mayor responsabilidad es suya.

El radicalismo escuchando a Rodrigo de Loredo, su jefe de bloque en Diputados, durante el tratamiento del proyecto de la Ley Ómnibus
El radicalismo escuchando a Rodrigo de Loredo, su jefe de bloque en Diputados, durante el tratamiento del proyecto de la Ley Ómnibus
01 julio de 2024

Luego de la aprobación por el Congreso de los primeros proyectos del Poder Ejecutivo y de las medidas anunciadas el viernes por el ministro Luis Caputo y el presidente del BCRA Santiago Bausilli, el Gobierno y los analistas privados coinciden en que se abrió una nueva etapa del programa económico. Pero también comenzó un ciclo político con características diferentes a las imperantes hasta ahora.     

En una entrevista en TN Javier Milei sostuvo que con el PRO marcha hacia una "fusión". Eso se expresaría en la continuidad de los acuerdos en el Congreso y en listas de legisladores compartidas el año que viene.

Milei le hará al PRO una oferta "que no podrá rechazar" porque el grueso del electorado que se ilusionó con el partido amarillo, hoy adhiere al gobierno al que ató su suerte. Por lo tanto, una eventual pérdida de apoyo al Presidente no engrosará al PRO, sino que se inclinará por una alternativa opositora.

Pero el campo del 30% que en la primera vuelta de 2021 no votó por Milei ni por Sergio Massa también estuvo integrado por otros sectores cuyo peso legislativo es decisivo. Uno de esos espacios es liderado por Miguel Ángel Pichetto que le reclamó al Gobierno "que se ponga a gestionar y trate de recuperar la economía". 

Pero por su peso institucional, es clave el rumbo que siga la Unión Cívica Radical. Con ley Bases y el paquete fiscal se abre una nueva instancia porque los radicales creen haber cumplido con su responsabilidad política de "darle al Gobierno las herramientas que necesita" como afirmaban sus legisladores. De todas maneras, el rol opositor del radicalismo estará condicionado por la necesidad que tienen sus gobernadores de mantener una relación productiva con el Gobierno nacional. Además de reconocer  que en casi todos los distritos que  gobierna -la excepción es Chaco- Milei se impuso ampliamente en el balotaje presidencial.            

Con los instrumentos de los que dispone desde ahora, es el Gobierno el que debe mostrar resultados y le deja a la llamada oposición dialoguista más espacio para marcar diferencias con el oficialismo en diferentes terrenos.

Cambió el escenario político, pero también el económico.             

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés