El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 15°C
Anuncio

Fondo de estabilización para el trigo, mesa tripartita, críticas a los "especuladores" y más medidas pronto

A través de un discurso grabado, el mandatario destacó que la guerra entre Rusia y Ucrania provocó un aumento de los precios de las materias primas

Fernández, hoy con Guzmán, Marcó del Pont, Moroni, Kulfas, Domínguez y Todesca Bocco
Fernández, hoy con Guzmán, Marcó del Pont, Moroni, Kulfas, Domínguez y Todesca Bocco
18 marzo de 2022

El presidente Alberto Fernández anunció hoy la creación de "un fondo de estabilización" para combatir la suba de precios y convocó a todos los sectores productivos y de la economía popular a alcanzar acuerdos que permitan "luchar contra la inflación y proteger la mesa de los argentinos".

El martes, luego de que el Indec informara una inflación de 4,7% para febrero (con alimentos subiendo al doble), Fernández anunció que el viernes (luego de que el Senado debatiera el acuerdo con el FMI), empezaría la “guerra” contra la inflación. Hoy no usó esa expresión.

A través de un discurso grabado desde la Quinta de Olivos, el mandatario destacó que la guerra entre Rusia y Ucrania provocó un aumento de los precios de las materias primas, y "esto claramente nos afecta y se suma a los muchos problemas que ya tenemos y que ya todos conocemos".

“El precio interno del trigo que se utiliza para el pan, que se estaba comercializando en torno a los $26.000 o $27.000 por tonelada antes del 20 de febrero, se elevó rápidamente a valores superiores a los $30.000 apenas iniciado el conflicto, y en los últimos días supera los $35.000 por tonelada”, dijo Fernández.
 

"Sería absurdo cargar en la guerra la culpa de nuestra inflación. Pero la verdad es que está incidiendo negativamente y causando mayores problemas", dijo Fernández

El aumento del valor del trigo "haría que aumenten los costos de producción del pan, de los fideos, de la harina que millones de argentinos y argentinos" consumen, explicó el mandatario.

Ante esta suba, y la de otras materias primas, el Presidente anunció que ha "tomado la decisión de proteger a los argentinos de este fenómeno inesperado y que ojalá sea transitorio".

Para eso, dijo, "he decidido constituir un fondo de estabilización con el objetivo de evitar el traslado de esta suba del precio internacional al precio que pagan los argentinos y argentinas". 

Está claro que faltan detalles: quién pondrá la plata para ese fondo, cuánto dinero tendrá y cómo se usará. La hipótesis más firme es que será un subsidio cruzado desde los exportadores hacia los productores locales de fideos, pan y otros ítems.

Además, añadió, "he instruido a mis ministros para que tomen las medidas necesarias y ellos serán los encargados de comunicarlas a partir de mañana".

"Garantizar el pan en la mesa de las argentinos es fundamental y está en el centro de las decisiones que estamos tomando ante esta emergencia", apuntó.

Los ministros "serán los encargados de mantenerlos informados diariamente sobre las medidas que se irán implementado desde este mismo momento y estamos en una situación extraordinaria que requiere soluciones extraordinarias", subrayó.

La otra mesa, tantas veces invocada

Además, Fernández adelantó que se retomará la otra mesa (la tripartita), tanta veces invocada en vano, para conciliar posturas entres actores y sectores. 

“Desde este lunes convocaré a los representantes de los sectores productivos, empresarios, trabajadores formales y de la economía popular, representantes del campo y el comercio, la pequeña y mediana empresa y la sociedad civil a una mesa de acuerdo que nos permita diseñar un mañana en la lucha contra la inflación”, dijo.

Los “espculadores” y los “codiciosos” 

"Confiamos en encontrar acuerdos que ayuden a bajar la inflación y a garantizar el aumento del poder adquisitivo de los salarios", dijo el mandatario, pero también advirtió: "No vamos a dejar de controlar y fiscalizar precios, aplicar la Ley de Abastecimiento si es necesario y utilizar todos los instrumentos con los que cuenta el estado para cumplir con el objetivo de controlar los precios".

Allí, el discurso volvió a recaer en la remanida frase de "los especuladores" y “los codiciosos”, y perdiendo consistencia argumental con el tramo inicial de su alocución de 18 minutos.

En ese mismo sentido, el mandatario agregó que "la batalla hoy es contra los especuladores, contra los codiciosos, contra quienes buscan aún en situaciones tan complejas sacar una renta extraordinaria, contra los agoreros de siempre, que intentarán instalar el sálvese quien pueda o buscar culpables rápidos y respuestas sencillas".

"No me cansaré de repetirlo: nadie se salva solo. Escucharé sus propuestas y sus preocupaciones y les transmitiré los caminos que estamos recorriendo", aseguró y apuntó a que "es hora que cada sector pueda pensar cuál es su contribución a este momento crucial del mundo y de Argentina".

“En el mismo camino dialogaré con cada gobernador y gobernadora y con todos los intendentes para que las medidas que adoptemos lleguen a cada rincón de la Argentina. Necesitamos luchadores contra la especulación y la inflación en cada comercio, en cada mesa, en cada casa. Esta batalla necesita de cada uno de nosotros y nosotras”, dijo Fernández.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés