Escenario del PJ después del congreso bonaerense

02-01-2017
Compartir

“Hoy empezó una nueva etapa en el peronismo bonaerense y en el peronismo nacional”, expresó el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, a la salida del congreso del último jueves en el cual el partido exhibió “unidad”, a partir de la firma de un documento y la ampliación del número de apoderados, otorgándole mayor espacio a los intendentes. Pese a la euforia de diversos dirigentes peronistas, las diferencias se mantienen entre los referentes y están lejos de disiparse.

Espinoza, mantuvo equilibrio en la selección de apoderados como también de la mesa de acción política, hecho que le permitió lograr unanimidad en la firma del documento. Pero siguen los recelos en cuanto a por caso, a la figura de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y la posibilidad de definir las diferencias en unas PASO.

Entre los sectores en los cuales mayor trabajo de equilibrio tuvo que ejercer Espinoza, está en los el denominado Grupo Esmeralda. Este, estárepresentado entre otros por el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, y Gabriel Katopodis de San Martín, solo lograron incluir a un representante entre la lista de nueve apoderados, el propio Katopodis. Y pese a exhibir conductas dispares al resto de sus compañeros, por ejemplo en el acompañamiento al Presupuesto de la gobernadora María Eugenia Vidal, a cambio de ganar cargos en la legislatura bonaerense, acompañaron todas las insignias exclamadas en el congreso del jueves último. No obstante, desde el Esmeralda sostienen que irán a unas primarias si se presenta como candidato, por ejemplo, el exgobernador Daniel Scioli, así lo confirmó en diálogo con El Economista, el intendente de Bolivar, Eduardo “Bali” Bucca. Este grupo, comenzará la campaña en los primeros días del mes de enero, y esperará definiciones del exfuncionario Florencio Randazzo, que pese a mantener reuniones constantes en los últimos meses de 2016, no retomó la agenda mediática y no brindó definiciones electorales.

Otro desafío que tendrá el peronismo, es sostener a sus dirigentes. Tanto desde el gobierno de María Eugenia Vidal, como del Frente Renovador de Sergio Massa, buscarán cooptar la mayor cantidad de peronistas posibles de cara a los comicios legislativos de este año. “Si nos consolidamos, no solo no se van a ir, si no que más de un renovador va a volver al peronismo”, le dijo a este diario un dirigente del PJ bonaerense. En la tarea de Cambiemos por incluir peronistas, se destacan las primeras apariciones del exintendente de Castelli, Francisco Echarren -que se identificaba como un Fénix- como flamante subsecretario de Vivienda, Tierra, y Hábitat.

Entre los ecos que recibió el mensaje del congreso a nivel nacional, una de las primeras reacciones las protagonizó el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, que durante el 2016 mostró una conducta “dialoguista” con respecto al Gobierno de Mauricio Macri. Al mensaje de Espinoza, de que “el peronismo a nivel nacional necesita unirse de la misma forma en que lo hará el bonaerense, sin mezquindades para servir a nuestra argentina”, Bordet asintió y respondió que “este es el tiempo para reconstruir sin reproches, sostener nuestra identidad y desde ahí prepararnos para ser la mejor alternativa en 2017”, y llamó a su vez a conformar “un gran frente político con fuerzas afines”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés