El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 13°C
María Lourdes Puente

"El Mercosur construyó una identidad: es un punto en común con la región y desde ahí podemos construir"

El Economista dialogó con María Lourdes Puente Olivera, que será pre candidata al Parlasur en la lista encabezada por Juan Schiaretti.

María Lourdes Puente es politóloga y doctora en Relaciones Internacionales
María Lourdes Puente es politóloga y doctora en Relaciones Internacionales .
Damián Cichero 24 julio de 2023

Con todas las listas y candidatos ya definidos, los últimos días de campaña se acercan de cara a las elecciones PASO del próximo 13 de agosto. Como es de esperar, la mayoría de estas abordarán temas como la economía y/o la inseguridad. Pero hay otros asuntos de relevancia que también tienen que ser abordados, como la cuestión del Mercosur.

Sin dudas, el bloque regional es fundamental para Argentina, ya que le permite afianzar sus lazos culturales y económicos con Brasil, nuestro principal socio comercial. 

Sin embargo, desde hace años el Mercosur se encuentra "estancado" y, como algunos de los socios exigen, entre ellos Uruguay, una actualización del mismo parece más que necesaria. 

Además, a esto se suman las negociaciones para finalmente ratificar, o no, el acuerdo comercial que el bloque regional firmó en 2019 con la Unión Europea, algo que hoy no parece cien por ciento seguro debido a las exigencias climáticas europeas.

Intentando ahondar en estos temas, El Economista dialogó en exclusiva con María Lourdes Puente Olivera, politóloga y doctora en Relaciones Internacionales, que será pre candidata al Parlasur en la lista encabezada por Juan Schiaretti. 

Aunque en el pasado ya ejerciste cargos públicos, ¿qué te llevó en esta oportunidad a meterte de lleno en el mundo de la política?

La vocación por lo público la tuve siempre, porque me interpela y duele la Argentina. Y siento fuerte eso de aportar al bien común. A veces en la función pública, a veces desde la academia o de organizaciones intermedias, busqué generar instancias de encuentro en un país que se fractura cada vez más. Ahora sentí que el espacio para hacerlo ahora era la política, pero participando electoralmente. Es un momento complejo de la Argentina y todos tenemos que contribuir a reconstruir ese puente que está roto: la sociedad con su dirigencia. 

¿Y por qué te inclinaste por Juan Schiaretti?

Schiaretti plantea una alternativa basada en la experiencia del modelo que él lidera en Córdoba y que tiene muchos ingredientes de lo que creo debe tener la política.  Articulación público-privada, involucramiento de la universidad, participación de diferentes instancias de la sociedad, y, además, diálogo y respeto institucional. Se nota que hay equipo, y que hay sucesor, todo eso siento que es virtuoso. Pero, además, comparto su actitud de plantar un mojón nuevo que es reemplazar la grieta por el encuentro. Mirando a Córdoba me gustó su enfoque en la producción, en lo federal, de manera de que todas las regiones se desarrollen. En la ciudad construyó y convocó una lista joven y diversa. No solo sumó la experiencia sino también juventud. Fijate que en la Ciudad de Buenos Aires encabeza la lista Diego Bossio con un conocimiento de la gestión del Estado indudable, y referentes como Verónica Tenaglia, de esos nuevos que trae la sociedad y que debieran ser protagonistas. En provinca, Rocío Giaccone y Martín Palma, de trayectoria militante en la políticaEs un buen equipo que también me llamó a sumarme.

"Schiaretti plantea una alternativa basada en la experiencia del modelo que él lidera en Córdoba", pondera Puente
"Schiaretti plantea una alternativa basada en la experiencia del modelo que él lidera en Córdoba", pondera Puente

Teniendo en cuenta tanto tu candidatura para el Parlasur como la crisis que atraviesa el Mercosur, ¿qué importancia tiene el bloque para Argentina? ¿Realmente necesita ser "actualizado"?

Creo que el bloque sufre algo propio de la sociedad de este siglo, que en la incertidumbre predomina el "salvese quien pueda" y muchas veces la tentación de la salida individual erosiona la colectiva. Los países que integramos el Mercosur estamos en deuda con nuestras propias sociedades, y es muy dificil encontrar acuerdos dentro, lo que hace más complejo los acuerdos hacia fuera. Pero como contrapartida, creo que instancias como el Parlasur, que premiten la representación de los diversos lugares geográficos y políticos de cada país, facilitan los intercambios, el conocimiento mútuo y la posibilidad de encontrar coincidencias. Esto, sin demasiada publicidad, ya está impactando positivamente para nuestros intereses. Y a ese diálogo me quiero sumar. Soy de las que creen que, en este mundo caótico de tantos actores nuevos y tantas parcialidades globalizadas, necesitamos renovar la pertenencia y la voluntad de vivir juntos. El Mercosur construyó una identidad. Es incipiente, pero es un punto en común con la región y desde ahí podemos construir. 

Para el poder, nada más fácil que negociar de a uno.

Tras varios años de cooperación, el mundo parece estar volviendo a dividirse en dos bloques: uno occidental liderado por EE.UU. y otro con China y Rusia a la cabeza. ¿Cuál debe ser la estrategia argentina en este tenso y complicado ambiente?

Argentina primero tiene que definir y acordar un rumbo de desarrollo económico, y paralelamente y en concordancia, acordar con sus vecinos los temas de debate global, e incluso algunos regionales que son de interés de los poderes globales como Atlántico Sur, Antártida, litio, etcétera. Para el poder, nada más fácil que negociar de a uno. Hoy no solo enfrentamos los intereses de las grandes potencias, sino también de grandes empresas con poder social y/o económico superior a nuestros estados. Necesitamos defender nuestras sociedades juntos. Encontrar con EE.UU. y China los espacios en los que tenemos mayor margen de maniobra, y priorizar frente a ellos, la relación regional. No podemos enojarnos con sus acciones y políticas porque cada uno juega su juego. Los necesitamos a ambos en diferentes aspectos. Hay que conocerlos bien, y negociar en cada tema según nosotros y nuestros vecinos. Hay potencias intermedias que pueden ayudar en este juego. La política tiene que estar muy cerca de la academia, de los que estudian, de la inteligencia, a fin de ir ajustando las acciones y decisiones a los cambios. Somos occidentales, pero con una particularidad menos individualista y más comunitaria. Pero amamos la libertad. Así que tenemos nuestra propia cultura que defender. 

f08m7kfwcae5g83
"La política tiene que estar muy cerca de la academia, de los que estudian, de la inteligencia, a fin de ir ajustando las acciones y decisiones a los cambios", dice Puente.

 Somos occidentales, pero con una particularidad menos individualista y más comunitaria. 

Centrándonos en la guerra en Ucrania, durante su exposición virtual en la UBA Volodímir Zelenski se "quejó" de la falta de apoyo tanto de Argentina como del resto de América Latina. ¿Crees que la estrategia de la región está siendo equivocada?

Ocurre como en todos los temas de agenda global, cuando no acordamos una voz, hay ganancia de otros. La grieta se cuela en la política internacional. Y las bibliotecas se dividen. Es interesante la posición del Gobierno chileno, cuya coherencia lo lleva a romper clichés respecto a varios temas de grieta.  Creo que pararnos en lo que nos divide respecto a la mirada de otros conflictos, nos daña. Tenemos que tratar de acordar los nuestros, y defender los valores que nosotros creemos. Acusar a EE.UU. o China de doble estandar internacional nos obliga a no tenerlo nosotros. Creo que necesitamos respetar las posiciones y después conversar, debatir y encontrar puntos de encuentro. La guerra en América Latina hace rato que fue erradicada. No creemos en ella ni podemos sostener que está bueno apoyarla. 

La guerra es el negocio de muy pocos. De algunos Estados, de pocas dirigencias y de empresarios de la industria bélica.

En la última cumbre de la OTAN, todos los miembros mostraron un firme compromiso con Ucrania, lo que vaticina que el conflicto se prolongará en el tiempo. Teniendo en cuenta tus conocimientos en seguridad internacional, quería pedirte una reflexión final al respecto. 

La guerra es el negocio de muy pocos. De algunos Estados, de pocas dirigencias y de empresarios de la industria bélica. Los pueblos solo la sufren. Hay que ultimar todos los esfuerzos por encontrar la manera de llegar a la paz. Nada es más importante que la vida. Y sobre todo poder vivir en paz. Es una triste noticia que se prolongue. Necesitamos líderes que se jueguen por la paz y que conduzcan a sus sociedades a la paz. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés