El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 11°C
Ley Ómnibus

El Gobierno está confiado en que tiene los votos, pero para la oposición muchos temas "quedaron en el aire"

El oficialismo introdujo una serie de cambios en el texto de la Ley Ómnibus para lograr mayor apoyo, pero los bloques dialoguistas aún no están conformes

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.
19 enero de 2024

El presidente Javier Milei siguió desde Davos las negociaciones con la oposición por la Ley Ómnibus. Ahora, reinstalado nuevamente en Olivos, se interiorizó en las conversaciones de las últimas horas en el Congreso

El mandatario cree haber logrado el favor político de los bloques "amigables" y está confiado en conseguir los votos que necesita para aprobar la "Ley Bases" la semana próxima. Los diputados potencialmente aliados, sin embargo, todavía quieren ver por escrito muchos de los cambios que pidieron.

En las primeras horas del día, algunas fuentes oficiales especulaban con una reunión muy importante en la quinta presidencial con los principales involucrados en los ajustes en el texto de la Ley Ómnibus: el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el ministro de Economía, Luis Caputo y el economista Federico Sturzenegger (autor intelectual de las desregulaciones de la ley), además del estratega político, Santiago Caputo. El encuentro luego no fue confirmado oficialmente.

Después del mediodía, el titular de Diputados, Martín Menem, se dirigió a la Casa Rosada para trabajar con los funcionarios en el texto del proyecto. Fuentes oficiales reconocían que todavía hay varias evaluaciones por hacer a raíz de los pedidos de los diputados, sobre todo en materia fiscal.

El grueso de la negociación en torno al proyecto se dio el jueves en las reuniones que mantuvieron Martín Menem; el ministro del Interior, Guillermo Francos y Santiago Caputo con los representantes de los bloques más propensos a acompañar: Pro, UCR, Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal

Allí, los enviados del Poder Ejecutivo le presentaron a los legisladores un punteo de siete páginas con los cambios que el oficialismo estaba dispuesto a incorporar y que implicaban "adaptaciones en más de cien artículos".

Después de las charlas, desde las bancadas aliadas avisaron que apoyarían la iniciativa con los cambios prometidos. Pero deslizaron que aún hay "algunos puntos por rever". En el Gobierno, en cambio, están absolutamente confiados en que ya reunieron los votos suficientes, que hubo acuerdo y el respaldo está cerrado. "Si se votara hoy, saldría", sostuvo, con firmeza, un alto funcionario del Ejecutivo. Y atribuyó la manifestación de esas dudas de último momento a "especulaciones" de parte de los aliados.

Las conversaciones avanzaron positivamente porque el Gobierno aceptó cambios en puntos claves del proyecto. Pero los bloques hicieron más planteos y no quedaron del todo satisfechos con la profundidad de algunas modificaciones. Muchos temas, dijeron en esos bloques, "quedaron en el aire".

El plan de Milei y algunos de sus colaboradores era debatir en comisión para sacar dictamen hoy mismo e ir al recinto el lunes. Pero esta mañana se impuso la realidad. 

El Congreso, admitieron, no puede funcionar sin los trabajadores legislativos, que se ocupan de cuestiones técnicas, vitales, y operan de lunes a viernes. Además, muchos diputados tienen compromisos en sus provincias durante el fin de semana y ya avisaron que no estaban dispuestos a suspenderlos para que el Gobierno obtuviera su primer triunfo político.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés