El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 23°C

CGT busca aliados en la negociación por reforma

Luego de varios encuentros con legisladores del peronismo, espera reunirse con gobernadores para no quedar aislada

13-11-2017
Compartir

La primera respuesta de la CGT al borrador del Gobierno para avanzar con modificaciones a la legislación laboral fue contundente. El consejo directivo de la central  obrera advirtió que no apoyará el proyecto “tal como está”, pero no cerró la puerta a un acuerdo posible con la cartera que encabeza Jorge Triaca si cede en algunos de los puntos que más controversias genera. Por ejemplo, la reforma de la Ley de Contrato de Trabajo. A su vez, espera ampliar su arco de alianzas para no quedar aislados en la discusión. A los varios encuentros que los dirigentes de la CGT ya tuvieron con legisladores nacionales del peronismo, se le agrega ahora un pedido concreto de encuentro con gobernadores, que también tienen por estos días un proceso de negociación en curso con el Gobierno por las reformas fiscales propuestas.

La semana pasada, la CGT y el Gobierno habían puesto en marcha las rondas de reuniones de equipos técnicos para repasar el proyecto y analizar los cambios propuestos. Los artículos que modifican el cálculo de las indemnizaciones, limitan las horas extra e iguala la jerarquía del empleador y el empleado fueron de los más cuestionados, mientras que las posiciones están más cercanas en las propuestas de blanqueo laboral, de licencias, de prácticas formativas y la creación de una agencia de tecnología médica.

En ese sentido, en la CGT consideran que el proyecto es “más duro” de lo que esperaban y que, si bien es posible que el Gobierno acepte modificaciones en el borrador antes de enviar su proyecto al Congreso, necesitará de apoyos variados para tener más peso en la discusión. El Gobierno, por lo pronto, ya tiene los suyos. Por ejemplo, el de la Unión Industrial Argentina. “Acá nadie va a precarizar el empleo, eso sería absurdo”, dijo el presidente de la entidad, Miguel Acevedo, este fin de semana.

En la CGT estiman que el peronismo, más allá de sus divergencias entre kirchneristas y no kirchneristas, no avalaría el proyecto. Las reyertas no saldadas con el espacio que encabeza Cristina Kirchner hizo que no haya habido encuentros todavía con ese sector, pero descuentan la negativa del bloque de FpV-Unidad Ciudadana en el Congreso. Respecto del otro sector, saben que están más atados a lo que resuelvan los gobernadores, que el próximo jueves serán recibidos por el presidente Mauricio Macri. A su vez, esperan que los recelos al interior de Cambiemos también puedan jugar a su favor. Sectores del radicalismo, ya expresaron sus dudas respecto del proyectos y algunos, su rechazo. Dato no menor: la discusión podría quedar para después del 10 de diciembre, cuando se renueven la mitad de Diputados y el tercio del Senado.

La propia CGT tiene también su desafío ante la naturaleza del proyecto oficialista y la necesidad de hacer equilibrio es más perentoria. Temen quedar desbordados ante el rechazo más frontal de algunos sectores. Por caso, la Corriente Federal de los Trabajadores, encabezada por el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, que declaró que su sindicato está en estado de alerta ante esta situación y que prepara una movilización para antes del 10 de diciembre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés