Carrió descartó rupturas dentro de Cambiemos

03-01-2017
Compartir

“Mantengo una relación excelente con todo el Gobierno y no deseo verme involucrada en ninguna disputa interna”, respondió la diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, a un artículo del diario La Nación que anticipaba un quiebre de la relación entre Lilita y el presidente Mauricio Macri. Carrió, socia fundadora de Cambiemos, despidió el 2016 celebrando el procesamiento a Cristina Kirchner y con una nueva embestida al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Sin haber cumplido su promesa de abandonar la banca en Diputados, tal como había anticipado en reiteradas ocasiones, y aún con dudas de su futuro electoral y distrito de competencia, Lilita comenzó el año buscando disipar cualquier tipo de rumores que indiquen una ruptura en la cúpula de la coalición de gobierno.

“Desmiento en forma categórica cualquier desinteligencia con Mauricio Macri y el Gobierno”, añadió Carrió y señaló que “por supuesto que tenemos discusiones con funcionarios del Gobierno Nacional, pero todos los debates se dan en el marco de un gobierno de coalición, de la confianza política y el afecto personal”. En las últimas semanas, celebró el ingreso del economista Nicolás Dujovne al Ministerio de Hacienda y el ascenso de Luis Caputo en la naciente cartera de Finanzas. Y despidió con críticas moderadas, al ministro saliente, Alfonso Prat-Gay, pese a haber compartido espacio durante varios años.

Casi en simultáneo, reiteró críticas a las políticas tomadas en torno a la relación con el Reino Unido y la cuestión Malvinas, llevadas adelante por la canciller Susana Malcorra. Y le anticipó a su vice ?en su paso por el Congreso?, Pedro Villagra Delgado, que de continuar este tipo de acciones sin participación del Poder Legislativo, como la exploración de zonas de pesca, hidrocarburos y el proyecto para sumar vuelos con escalas en Argentina, se pedirá la interpelación y juicio político de los funcionarios. En otra interna ministerial, la diputada de la Coalición Cívica insistió en el respaldo al procurador del Tesoro, Carlos Balbín, otro de los nombres a quien se apuntaba para dejar su cargo.

Carrió, cerró el primer comunicado del año aclarando que: “No tengo apetencias personales, ni ambiciones de cargo alguno, mi disposición es estar donde mejor le sirva a la construcción de la República y a Cambiemos”. Lilita no definió aún su lugar de competencia en los comicios de 2017, donde deberá renovar banca, y que podrá hacerlo tanto en la ciudad de Buenos Aires, o en la provincia de Buenos Aires, como vecina de Exaltación de la Cruz. En el distrito bonaerense, Carrió ya anticipó que no quiere en ninguna lista al intendente de Vicente López y primo del Presidente, Jorge Macri, por contar con “asuntos de corrupción”. Macri, de buena relación con la gobernadora María Eugenia Vidal, está en la nómina como posible candidato a senador. En la ciudad, Cambiemos piensa en Lilita como figura para fortalecer la alianza y retener la posible avanzada del embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés