El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Cambiemos, entusiasmado con los números del Congreso

El Gobierno afrontará los próximos años de gestión con un mejor panorama en el Congreso: cerca del quórum y con la oposición debilitada

23-10-2017
Compartir

Por Mariano Espina

El Gobierno de Cambiemos seguirá con minorías hasta el fin de su mandato. No obstante, el buen paso por la prueba de medio término deja al oficialismo más cerca del quórum propio en ambas cámaras. Alcanzará los 110 escaños en Diputados y llegará al tercio en el Senado, 25 bancas. Enfrentará en los próximos meses una agenda inmediata protagonizada por el Presupuesto 2018 y la relación Nación ? provincias. Para el año que viene, en el debate estarán reformas que desde la Casa Rosada anticipan hace varios meses. Por caso, modificaciones en los regímenes tributarios, previsionales y laborales.

A diferencia de lo que fue el primer año y medio, a partir del 10 de diciembre cambiará la lógica de negociación. El oficialismo buscará fortalecer el lazo con los legisladores que responden a los gobernadores del peronismo dialoguista. Con ellos, bastará para asegurarse la aprobación de las leyes. El Bloque Justicialista en Diputados, que representa a los mandatarios mencionados, superará los cuarenta escaños. Durante el 2016 acompañaron en los más de cien proyectos que el Gobierno logró aprobar. Esto implicaría, a su vez, dejar al Frente Renovador ,de Sergio Massa, fuera de la mesa de negociación. Algo similar es lo que ocurre en el Senado. Miguel Angel Pichetto, también pieza clave el año pasado, será correa de transmisión de los gobernadores y mantendrá el diálogo abierto con la Casa Rosada. Con el número de bancas que liderará el jefe del bloque del PJ-FpV (28), le alcanzará a Cambiemos para superar la mitad más uno.

Asimismo, el ingreso de Cristina Kirchner al Senado terminará por quebrar un bloque PJ-FpV que hasta el momento se mantuvo unido pese a mareadas diferencias. La expresidenta conducirá un bloque de nueve escaños. En Diputados, por su parte, el bloque que responda a Cristina Kirchner -llámese Frente para la Victoria o Unidad Ciudadana-, bajaría de 71 a 66. Este bloque perderá, a su vez, a algunas figuras importantes durante los gobiernos de CFK. Es el caso de Juliana Di Tullio, Héctor Recalde, Diana Conti y Teresa García, entre otras. Reingresará el santafesino Agustín Rossi, que lideró el bloque en la mayor parte de la administración kirchnerista.

El Gobierno mantendría, a su vez, a las autoridades de ambas cámaras. Hubo rumores, meses atrás, de un posible reemplazo de la fórmula Emilio Monzó ? Nicolás Massot, presidente de Diputados y jefe del bloque PRO, respectivamente. Su posible salida, luego negado, surgió de algunas declaraciones de Monzó y una relación quebrada con figuras importantes de Cambiemos.  Finalmente quedarán en él cargo tanto el como su espada Massot. Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos, también seguiría con esa función en los próximos dos años. Se deberá resolver, de todas formas, la conducción del interbloque oficialista en el Senado, por la renuncia semanas atrás del radical Angel Rozas, de poca y mala relación con el Ejecutivo. Esta semana habrá un anticipo del nuevo escenario en el Congreso postelecciones. El interbloque Cambiemos buscará avanzar en la Cámara Baja con el pedido del juez federal Luis Rodríguez para desaforar al diputado del FpV-PJ y exministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

Esta vez, el oficialismo contaría con los respaldos necesarios para avanzar con el desafuero del exministro, investigado por sobreprecios en Yacimientos Carboníferos Río Turbio.

Luego comenzará, y con fuerza, el debate presupuestario, que se votaría con la nueva composición del Congreso. Cambiemos correrá con una ventaja, ayer le ganó a varios de los gobernadores peronistas con los que se sentará a negociar la distribución de los recursos: Córdoba, Entre Ríos, Salta y Tierra del Fuego.

A partir de diciembre, también, perderán fuerza y en forma considerable, lo que se conoció como Progresistas y también el Frente Renovador. Los primeros ponen en juego siete sobre ocho bancas y lograrían retener sólo una. El espacio de Massa bajaría de 40 escaños a 19. Con los resultados del escrutinio definitivo, se terminará de conocer en detalle la nueva composición de la Cámara Baja.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés