Asume el 11 de marzo

Boric presidente: ¿qué le espera a Chile?

Aunque desde la retórica Boric prometió ser un gobernante de izquierda, en la práctica se espera que esté más cerca del centro.

Boric y el futuro de Chile
Damián Cichero Damián Cichero 21-12-2021
Compartir

Tras su contundente triunfo en el balotaje del domingo pasado, el izquierdista Gabriel Boric, el candidato más votado en la historia de Chile, se convertirá en el presidente más joven del país trasandino.

Sin embargo, Boric no tiene mucho tiempo para festejar. A partir del 11 de marzo, deberá poner manos a la obra e intentar resolver muchos de los problemas que aquejan a los chilenos, como la crisis social, la pandemia del coronavirus y la alta inflación.

Durante su campaña, presentó un programa de gobierno con 53 medidas prioritarias en el que dio algunos indicios de cómo será su gestión. Dicho plan está centrado en cuatro perspectivas: feminismo, transición ecológica justa, descentralización y garantía del trabajo decente.

Uno de sus grandes objetivos será remplazar el actual sistema de las AFP. Durante su primer discurso como mandatario electo, Boric dijo que las mismas siguen “haciendo negocios con nuestras pensiones (?) vamos a defender un sistema público, autónomo, sin fines de lucro y sin AFP”.

La idea es implementar un nuevo sistema de seguridad social que asegure una pensión mínima de $250.000. Además, buscará aumentar el salario mínimo de manera escalonada hasta los $500.000 y reducir la jornada laboral a 40 horas semanales

También se espera un boom de impuestos, entre los que se destaca uno a los súper ricos, un royalty a la gran minería del cobre y un combate frontal a la evasión tributaria.

Respecto a la cuestión feminista, Boric prometió aumentar el presupuesto para el Ministerio de la Mujer, garantizar el acceso a la anticoncepción, crear un modelo de Educación Sexual Integral y promover una ley para garantizar la interrupción voluntaria del embarazo. 

Por otra parte, en lo que se refiere al asunto climático, Boric propuso que el transporte público sea gratuito y no contaminante a través del plan de Transporte Público Doble Cero (cero tarifas, cero emisiones). Además, se garantizará el derecho humano al agua y se creará una empresa nacional del litio

Sin embargo, aunque desde la retórica Boric prometió ser un gobernante de izquierda, en la práctica se espera que esté más cerca del centro. Esto se debe a que, tanto en el Congreso como en la Convención Constituyente, estará en minoría. 

En cuanto al Congreso, Boric se encontrará con un Senado donde las fuerzas políticas están empatadas, mientras que en la Cámara Baja su partido contará con 9 de los 155 legisladores

Por ello, no solo deberá negociar con la amplia coalición que lo llevó al poder, de la cual forma parte el Partido Comunista, sino también con la oposición. Una situación similar ocurre en la Convención Constituyente, a la cual Boric ha defendido públicamente. Allí, apenas posee 16 de las 155 bancas. 

Finalmente, en relación a la política exterior, Boric se mostrará más cercano con los gobiernos de su signo político, aunque, a diferencia de otros países de la región, no negociará el tema del respeto por los Derechos Humanos.

Sin dudas, esto último lo alejará de algunos líderes autoritarios como los presidentes de Venezuela y Nicaragua, Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente. Justamente, el mandatario venezolano lo felicitó por su triunfo y Boric ni siquiera le contestó. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés