El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 14°C
The Island

Se lanza un proyecto de ciudad y hotel en una isla uruguaya frente a Argentina, con token propio

La comunidad isleña se manejaría con un token propio como moneda y tendría, también, su Constitución

The Island es la primera ciudad privada decentralizada, sustentable y A.I. powered
The Island es la primera ciudad privada decentralizada, sustentable y A.I. powered
19 mayo de 2023

La isla de Lobos más conocida del Uruguay es la ubicada a unos ocho kilómetros de Punta del Este, en el océano Atlántico, y circundarla para ver su fauna se ofrece como un paseo turístico. 

La otra, localizada en la confluencia de los ríos Uruguay y Negro, tiene mayor extensión y su historia cuenta que allí crecieron los primeros ganados traídos por los conquistadores españoles, aunque su presente es algo desolado. 

Eso podría cambiar si prospera un proyecto inmobiliario impulsado por desarrolladores e inversores de varios países —argentinos, paraguayos, estadounidenses, sudafricanos, uruguayos, entre otros—, con algunas características peculiares: la comunidad isleña se manejaría con un token propio como "moneda" y tendría, también, su "Constitución".

Se trata de The Island, a la que sus promotores presentan como una ciudad privada y un "eco-resort", de carácter "sustentable", "descentralizado" y con algunos usos de la inteligencia artificial. Según lo planificado, las casas inteligentes convivirán con el hotel de 60 bungalows "de lujo ecológico" y "última generación", se explica en la web del proyecto que ahora comienza a difundirse.

The Island prevé tener un aeropuerto privado, canchas de tenis, de fútbol y de golf, de 18 hoyos, un centro de convenciones, teatros abiertos y cerrados, un shopping, 20 kilómetros de carreteras, granjas agrícolas y también de cannabis. 

¿Por qué en Uruguay?, pregunta desde su sitio, para argumentar que es "un país próspero con un entorno político y económico estable, que incluye una larga tradición democrática". La ubicación es otra razón: solo 120 kilómetros de Buenos Aires y a tres horas de Montevideo.

Mientras se tramitan autorizaciones —ambientales, departamentales (provinciales) y para obtener exoneraciones fiscales del gobierno nacional uruguayo—, dos de los impulsores del emprendimiento aseguraron a El Economista que ya se inició una preventa de 70 lotes de entre 3.000 y 5.000 metros cuadrados cada uno, que seguirá hasta fin de mes, con la peculiaridad de que se pagan con Lobo$, un token ideado como el criptoactivo de uso corriente en la economía isleña. Esos primeros fraccionamientos tienen un valor total de 5,4 millones de Lobo$, a un precio unitario de US$ 0,75.

337743461_451016237214607_5924065811791124957_n
 

"La venta viene bastante bien. Estamos vendiendo más que nada a partners: corporaciones o grupos interesados en todo lo que se va a aplicar en la isla, y no mayormente al consumidor final", contó Alex Heikel, el responsable tecnológico de The Island. 

Los ejecutivos dijeron que a cargo del negocio de real estate está Fortune International Group, uno de los socios principales del emprendimiento; los otros, según la web del proyecto, son la poderosa familia Werthein, con negocios en distintos rubros en Argentina; la compañía de blockchain enfocada en desarrollo y marketing Studio 54; Estating, un fondo dedicado al blockchain y los activos digitales que se encarga de los asuntos legales; y HouseZero, una compañía sudafricana que proveerá las soluciones de construcción.

Según lo planificado, la etapa de comercialización seguirá, en junio, con una venta privada de lotes por otros 5,4 millones de Lobo$, pero con un valor de US$ 1 por token, y después —en diciembre— una oferta al público en general por 7,2 millones de Lobo$ al precio unitario de US$ 1,5. En total, se ofrecerán 643 fraccionamientos.

Para la transacción se deben comprar los tokens para tener acciones en la sociedad dueña de The Island. El mercado de Lobo$ —con un máximo de 18 millones y un precio de venta al público de US$ 1,5 por token— estará construido con las redes Ethereum y Polygon, informa el sitio del proyecto.

Sobre el aspecto legal, Heikel explicó que un vehículo financiero creado por la empresa Estating tendrá el poder sobre cada lote; eso se conecta con un contrato inteligente en la blockchain. También se prevé la emisión de una colección de NFT (la sigla de token no fungibles) representativos de bloques específicos de tierra.

Se prevé que un total de 333 miembros sean los dueños de este "club" isleño, como lo describió Heikel. El proyecto involucra una inversión inicial de US$ 20 millones pero, dijo, se espera que alcance una valuación de US$ 200 millones, sin considerar las casas.

La isla de Lobos ubicada en el departamento (provincia) uruguayo de Río Negro, vecino de la provincia de Entre Ríos, tiene una superficie total de 11 kilómetros cuadrados. Según informaron Heikel y Ariel Eiros, el responsable de operaciones de The Island, su actual dueño es un holandés, a través de la sociedad, que negoció con Nicolás Werthein una opción de compra del terreno. Ese empresario argentino es presentado como CEO del proyecto y figura en el primer lugar entre los 33 "viajeros" que, si se concreta, desembarcarán como pobladores de la ciudad-isla. Una fuente no vinculada a The Island confirmó que tiempo atrás hubo conversaciones entre Werthein y el propietario de isla de Lobos.

"Todas las autorizaciones están comenzadas", con distinto nivel de avance en su trámite, aseguró Eiros. 

Un funcionario de la Intendencia de Río Negro confirmó a El Economista que el proyecto fue presentado hace unos dos años y aseguró que ahora está avanzando en su tramitación. Estimó que no tendrá problemas para ser autorizado. No supo informar sobre el permiso ambiental.

Comunidad isleña

La cuenta en Twitter de The Island, creada a fin del 2022, tenía esta semana casi 1.000 seguidores, muchos de ellos integrantes del ecosistema cripto. 

Si se concreta, los hospedajes y otros servicios básicos en The Island se deberán pagar en su propia unidad monetaria, los Lobo$

Se concibe para la isla un gobierno caracterizado como organización autónoma descentralizada (DAO, por su sigla en inglés), conocida simplificadamente como una "criptocooperativa"

Se prevé la conformación de un buró ejecutivo y un comité judicial. Además, según información contenida en la web del proyecto, la "Constitución" isleña tendría un poder superior por sobre las leyes estatales y locales, si bien todas sus normas deben apegarse a lo dispuesto en la Carta Magna uruguaya. 

Los ciudadanos isleños estarán obligados a votar y la reelección del presidente y su vice está permitida, pero por solo período.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés