Liderados por el BID

Los bancos multilaterales de desarrollo se comprometieron a impulsar el financiamiento verde

Mediante la declaración conjunta “La Naturaleza, las Personas y el Planeta”, se comprometen a ayudar a que los países definan y ejecuten estrategias de sostenibilidad

Los bancos multilaterales de desarrollo se comprometieron a impulsar el financia
02-11-2021
Compartir

Varios bancos multilaterales de desarrollo (BMD), liderados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se comprometieron hoy a integrar a la naturaleza en sus políticas y a impulsar significativamente el financiamiento relacionada con la naturaleza entre sus países miembros. Mediante la declaración conjunta “La Naturaleza, las Personas y el Planeta”, los bancos se comprometen a ayudar a que los países definan y ejecuten estrategias de sostenibilidad.

El presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, estuvo al frente del anuncio que formó parte del evento sobre Bosques y Uso de las Tierras, durante la Cumbre Mundial de Líderes en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

“El capital natural es fundamental para la recuperación de América Latina, el Caribe y el mundo entero tras la crisis de Covid-19. Es una fuente de trabajo, genera ingresos, apalanca inversiones del sector privado y protege resilientemente a servicios ecosistémicos esenciales. Por este motivo, el BID ha redoblado sus esfuerzos relacionados con el cambio climático y la biodiversidad durante el último año, y por qué constituye un pilar central de nuestra Visión 2025 para la recuperación de la región”, dijo Claver-Carone.

El compromiso de los BMD se enfoca en cinco pilares.

  1. Liderazgo: Estableciendo enfoques institucionales estratégicos para impulsar una mayor integración de la naturaleza en los análisis, evaluaciones, asesoramiento, inversiones y operaciones para 2025;
  2. Impulsar inversiones “de impacto ambiental positivo”: Desarrollando proyectos, modelos de negocios e instrumentos financieros para apoyar a las actividades económicas que busquen revertir los motores de pérdida de naturaleza y promover su protección y regeneración;
  3. Promover sinergias a nivel nacional y regional: Fomentando que los sectores público y privado y organizaciones internacionales trabajen en conjunto, y apoyando a que los gobiernos revisen sus Estrategias Nacionales de Biodiversidad y Planes de Acción, de acuerdo con el Marco Global sobre Biodiversidad post-2020;
  4. Valorar a la naturaleza para orientar la toma de decisiones: utilizando herramientas existentes y nuevas para ayudar a que los clientes de los sectores público y privado valoren más adecuadamente, gestionen de manera sostenible, protejan y restauren la naturaleza y sus activos naturales, y así brindar beneficios de desarrollo;
  5. Comunicación: Alineando objetivos y desarrollando herramientas y metodologías conjuntas para el seguimiento de inversiones “de impacto ambiental positivo” entre carteras, y mejorando la difusión sobre esfuerzos e iniciativas por integrar la naturaleza en sus análisis y operaciones.

Los BMD que firman la declaración junto al BID son el Grupo del Banco Africano de Desarrollo, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, el Banco de Desarrollo del Caribe, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Islámico de Desarrollo y el Grupo del Banco Mundial. Se puede leer la declaración en el siguiente enlace.

La Organización de las Naciones Unidas calcula que los océanos y ecosistemas terrestres mundiales están absorbiendo el 25% de las emisiones cada uno, y que las soluciones basadas en la naturaleza podrían representar una reducción del 40% de las emisiones del carbono necesarias para limitar el calentamiento global por debajo de los 2°C para 2030.

América Latina y el Caribe poseen los activos más críticos para sustentar soluciones basadas en la naturaleza. Además de contar con siete de los 25 focos mundiales de biodiversidad, la región posee el 40% de la biodiversidad mundial, el 30% del agua dulce y casi el 50% de los bosques tropicales del planeta. 

No obstante, ese activo natural no está siendo aprovechado y los proyectos basados en la naturaleza de la región no están alcanzando su potencial, principalmente por falta de conocimiento técnico, estrategias y financiación. En algunos casos, aún existen políticas que operan como subsidios negativos a la biodiversidad.

Enfoque holístico sobre el capital natural

Durante los últimos cinco años, el BID ha invertido más de US$ 800 millones en 28 proyectos con componentes de soluciones basadas en la naturaleza. El bancoha implementado mecanismos de financiación con un enfoque holístico, centrado en mejorar el clima y la salud de los ecosistemas, como también en nuevas oportunidades para la generación de empleo y crecimiento verde. Un ejemplo es el Laboratorio de Capital Natural, un laboratorio de financiamiento destinado a integrar y apoyar novedosos proyectos de financiación del banco.

En 2021, el BID lanzó una nueva clase de activo en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE). Así, los países podrán convertir sus activos naturales en capital financiero, comercializar los servicios ecosistémicos que ofrecen y atraer a inversionistas institucionales. El banco ayudó a que Costa Rica se convirtiera en el primer país en ofrecer sus activos naturales a través de esta innovadora plataforma.

El BID también desarrolló la Iniciativa Amazonas, un programa destinado a apoyar la bioeconomía y las actividades regenerativas en la cuenca del Amazonas. Asimismo, el banco obtuvo US$ 279 millones del Fondo Verde del Clima (GCF, por sus siglas en inglés), el mayor fondo climático del mundo, para financiar instalaciones por un valor de US$ 600 millones que apalanquen inversiones en apoyo a la adaptación y mitigación de la cuenca amazónica al cambio climático.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés